Un encuentro íntimo con MIGUEL VAREA
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Un encuentro íntimo con MIGUEL VAREA

Fotografía: cortesía de obra Miguel Varea
Edición 457 – Junio 2020.

Su vida estuvo dedicada a dibujar, a pintar, a grabar. Y a pensar. A leer. A escuchar música. A escribir sus textos de caligrafía personalísima.

Siempre rebelde. Siempre iconoclasta. Siempre arriesgado. Siempre sensible. Y generoso.

Deja una obra vastísima, original, provocadora. Deja recuerdos profundos en quienes lo conocieron. Deja su amor impregnado en Dayuma, en sus hijos, en sus nietos.

Cuando la gente está muriendo de coronavirus, a él le dio la gana de morirse de otra cosa, tal vez solo por el prurito de llevar la contraria. Porque sí: porque siempre fue un contestatario. Se reía de los formalismos, se burlaba del poder, de la solemnidad. Y de sí mismo:

Un día trascendente,
Igual ke el día de ayer
ke o komo será un día trascendente
los días trascendentales
pasan desapercibidos para alguien
intrascendente komo yo

En su homenaje, vayan estos recuerdos de dos personas que lo conocieron y lo aquilataron. Son dos visiones que se vuelven una. Son dos despedidas que se convierten en un encuentro. En un encuentro íntimo con Miguel Varea.

Puedes leer este contenido gratuito iniciando sesión o creando una cuenta por única vez. Por favor, inicia sesión o crea una cuenta para seguir leyendo.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Recibe contenido exclusivo de Revista Mundo Diners en tu correo