Un día con crisis existencial.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Un día con crisis existencial.

Por Anamaría Correa Crespo.

@anamacorrea75

Ilustración: María José Mesías.

Edición 439 – diciembre 2018.

Firma--Ana-Ma-CorreaEra el día de mi cumpleaños y las dudas existenciales me asaltaron. Debe ser que, con la edad, la inquisición interna empieza a hacer de las suyas. ¿Habré pasado ya la mejor parte de mi vida? ¿Me deparará algo realmente especial el resto de lo que me falta, o se habrá ya cumplido aquel ciclo en el que se alcanzan algunos de los mayores hitos vitales?

Caminaba el día de mis cumpleaños con algunos de mis alumnos, jóvenes de veinte años, veintiuno cómo máximo, y en el medio de la conversación ligera me sobrevino un pensamiento letal y les dije: presten atención a su vida, tengo la certeza de que ustedes entre la edad que tienen y sus 40 años vivirán los mayores aciertos y los peores errores que marcarán el resto de su vida. Y enseguida pensé, si lo que digo es cierto, entonces, ¿qué implicaciones tiene eso para mi propia vida? ¿Habré pasado ya la etapa de las decisiones determinantes y los giros vitales? ¿Estaré en capacidad de hacer aún giros de timón o estaré ya para siempre marcada por los hechos que ocurrieron entre mis 20 y 40?
Todo este carrete de pensamientos me resultó un poco perturbador. Me consolé pensando que lo más probable es que sea la famosa crisis de los 40 o de los 50 y así sucesivamente porque para cada edad existe una “crisis existencial”.

Nietzsche me ronda por estos días. Su crítica honda al afán del ser humano occidental de tratar de dar sentido a su vida a través de la imposición de la razón lógica y en su lugar, la invitación a encontrar un sentido de vida asociado a la creatividad, al arte y a la experiencia, quizá sea un camino a seguir. Dejar la obsesión con las preguntas que provienen de nuestro pensamiento más racional y buscar otras fuentes de afirmación.

Por eso, mientras escribo estas letras que quizá están escritas sobre todo para mí misma —porque la escritura ordena, sana, exorciza y cura—, escucho Vivaldi y Bach a todo volumen (Bach era uno de los favoritos de Nietzsche). Con la música intensa de fondo trato de hacer paz con las preguntas.

Me repito que al igual que con aquella frase trillada de que la felicidad está en el camino y no en el destino final, con la vida y la filosofía sucede algo parecido. Los cuestionamientos son, a menos que adscribamos a un código irrestricto de fe, parte de nuestra constitución, a los que podemos huirles y encontrar placebos o enfrentarlos. El truco está, creo, en no negarlos y evadirlos, sino en abrazarlos y afinarlos, disfrutarlos y diseccionarlos con curiosidad y algo de desapego. De tomarlos como materia prima de una deliciosa conversación. De no agotarnos en la falta de respuesta, en la condición del absurdo existencialista, de ser incapaces de contar con respuestas definitivas, sino de disfrutar en la disquisición, en el hurgar otras miradas, otras perspectivas. De abrazar la condición de perpetua ambigüedad a pesar de su costo emocional.

Volviendo a mis preguntas presentes, creo que hay que dejarlas estar. Disolverlas con más música para que su sabor no sea tan intenso. Volver a ellas y esperar a que las respuestas se desentrañen a su propio tiempo y ritmo. Al final, eso es lo que nos queda: controlar lo poco que podemos controlar de nuestra vida, dejar que el resto lo haga ella misma, el azar o el tiempo circular, y recordar esa frase popular que dice: ¡lo mejor está por venir!

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

En este mes

Susana Nicolalde. Tiempos de mujer

Por Pamela Velástegui. Edición 457 – junio 2020. En esta pieza de técnica mixta, mitad perfil, mitad entrevista, conoceremos el trabajo de una mujer a

Anamaría Correa Crespo

Entre Habermas y una cocina sucia

Por Anamaría Correa Crespo Ilustración: María José Mesías Edición 457-Junio 2020 Nunca el multitasking (palabra acuñada recientemente para referirse al arte de hacer diez cosas

BOCATA Bienestar

¿El frío puede sanar?

Respiración, meditación y exposición al frío son los tres elementos de un método desarrollado por el holandés WIM HOF para mejorar la salud. La capacidad

En este mes

David Rojas, autodidacta al servicio del arte

Por Martín Córdova. Fotografía: Pancho Feraud. Edición 457 – junio 2020. Los músicos ecuatorianos son, casi por obligación, artistas independientes que en su mayoría dependen

En este mes

Las pasiones de Mahler

Por Fernando Larenas. Edición 457 – junio 2020. Un compositor de dimensiones titánicas, ubicado en la fase tardía del Romanticismo, es lo primero que se

En este mes

Doce metros para vivir bien

Casa Parásito es un proyecto de tres jóvenes arquitectos que ya ha sido reconocido internacionalmente y demuestra que para alcanzar la comodidad no hacen falta

También te puede interesar

Columnistas

Las herencias.

Por Milagros Aguirre. Ilustración ADN Montalvo E. Edición 429 – Febrero 2018. Acabo de leer El monarca de las sombras, de Javier Cercas. El autor

María Fernanda Ampuero

Para Elisa

Por María Fernanda Ampuero “Pasamos demasiado tiempo enseñando a las niñas a preocuparse por lo que piensen de ellas los chicos. Y, sin embargo, al

Mónica Varea

El talento amontonado

Por Mónica Varea Hace poco presenté el libro El edificio”, de Xavier Terán Vásconez. Acepté hacerlo por tratarse de él, porque no soy una buena

Ana Cristina Franco

Quiteños en la playa.

Por Ana Cristina Franco. Ilustración: Luis Eduardo Toapanta. Edición 445 – junio 2019. Mi mamá me contaba que en los setenta sus idas a la

Mónica Varea

El nido vacío

Por Mónica Varea A voz en cuello cantábamos, acompañando la voz profunda de Mercedes Sosa, como un páaaajaro libre, de libre vuelo, como una pájaro

Ana Cristina Franco

Ingenio humano.

Por Ana Cristina Franco. Ilustración: Luis Eduardo Toapanta. Edición 446 – julio 2019. A mis 33 años, entendiendo amargamente que soy parte del mundo adulto,