Skip to main content

Tres historias de libros desaparecidos

por José Luis Barrera

En los bastidores del éxito literario se esconden textos que no llegaron a la imprenta porque sus autores los perdieron a bordo de un tren o los incineraron por pudor. Hemingway, Gógol y Esquilo escribieron libros que hoy están desaparecidos, pero que guardan la verdadera esencia de su arte.

Almas incineradas

Libros perdidos Nikolái Gógol.
Nikolái Gógol

Nikolái Gógol (1809-1852) abandonó una prometedora carrera como funcionario público para dedicarse a la literatura. De los escritorios de la administración pública en San Petersburgo fue a los salones artísticos y a las revistas, transformándose en un autor cotizado tanto en el país como en el resto de Europa.

Sus cuentos, a manera de pasaporte, le permitieron viajar por varias partes del continente y hasta por Tierra Santa. Al regresar a Rusia no era el mismo: la literatura había sido desplazada por la fe. Era el año de 1848 y para entonces su obra capital, la primera parte de Almas muertas, llevaba seis años esperando el nacimiento de la segunda.

Has llegado al límite de artículos gratis para este mes.
¡Lee sin límites! HAZTE PREMIUM o Iniciar sesión

Etiquetas:

Imagen de perfil

Acerca de José Luis Barrera

Periodista por formación, cuenta cuentos por vocación. Como todo cronista de Indias (millennial en este caso), sus relatos son el resultado de viajes a través de la geografía, pero también a través de los libros.
SUS ARTÍCULOS