Skip to main content

Tecnología para fulminar los dolores de cabeza

por Redacción Mundo Diners

Salud001a

Recurrir a fármacos no es la única manera de acabar con las migrañas. Hoy existen al menos tres dispositivos que pueden aliviarlas sin causar efectos secundarios.

sae cefaly 2

En la antigua Grecia, el remedio más conocido para un dolor de cabeza prolongado era hacer un pequeño agujero en el cráneo para drenar la sangre supuestamente infectada. A este procedimiento lo llamaban trepanación. Afortunadamente, los médicos de hoy no recurren a estas técnicas para curar los dolores de cabeza, es más, en la actualidad incluso el uso de fármacos está disminuyendo. ¿La razón? La ciencia ha desarrollado dispositivos que permiten aliviar este malestar, especialmente las migrañas, sin la necesidad de ingerir pastillas o similares.

Las migrañas son cefaleas recurrentes que producen una sensación de opresión en el cráneo y pueden durar de cuatro horas a tres días. En el 20 % de los casos estos ataques son tan intensos que pueden sobrecargar el cerebro de energía eléctrica y sobreexcitar las terminales de los nervios sensitivos, lo que puede producir alucinaciones llamadas auras; estas incluyen visión de luces intermitentes y esquemas geométricos y una sensación de hormigueo.

Las migrañas se desarrollan cerca de las sienes y muchos de estos ataques se desencadenan por cambios hormonales, estrés, estímulos sensoriales, cambios en el sueño, ciertos alimentos o medicamentos, entre otros. Lo cierto es que, aunque sus causas no se entienden completamente, la genética y otros factores juegan un papel importante.

[rml_read_more]

La mayoría de migrañas afectan al nervio trigémino, que es el nervio craneal más grande y complejo. Es así que los científicos descubrieron que se puede acceder a la rama superior de este nervio por medio de la piel de la frente y diseñaron dispositivos que, estimulando esta zona, aminoran o hacen desaparecer el dolor.

Según la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por su sigla en inglés), existe actualmente la necesidad de recurrir a estos dispositivos no invasivos debido a que muchos fármacos contra la migraña tienen efectos secundarios que algunos pacientes no pueden tolerar.

La lista de estos novedosos aparatos la encabeza Cefaly, un dispositivo de estimulación (e-TNS) que envía pequeños impulsos eléctricos por medio de un electrodo autoadhesivo que se coloca en la frente para estimular el nervio trigémino y reducir la frecuencia e intensidad de los ataques de migraña.

Al comienzo del tratamiento, es posible que el paciente no sienta nada, a lo mucho una ligera sensación de hormigueo, como si el cabello se erizara. Sin embargo, esta sensación aumenta gradualmente y se extiende por la frente y la parte frontal de la cabeza. Después de unos catorce minutos, la intensidad se estabiliza y permanece constante hasta que finaliza la sesión de tratamiento. Cefaly cuesta alrededor de 350 dólares.

Otro dispositivo es el estimulador magnético transcraneal Cerena (Cerena TMS), el primero de su tipo autorizado por la FDA. Para usarlo los usuarios sostienen el dispositivo con ambas manos en la parte posterior de la cabeza y presionan un botón para liberar un pulso de energía magnética que estimula la corteza occipital (la parte posterior del cerebro que procesa la información visual).

La aprobación del Cerena se logró tras un estudio aleatorio realizado en 201 pacientes con migrañas, en el que 39 % de los pacientes que utilizaron el dispositivo no sintieron dolor dos horas después de su uso. Lo que el estudio no mostró fue que Cerena fuera eficaz para aliviar los síntomas asociados a la migraña, como la sensibilidad a la luz, al sonido y las náuseas.

En Israel también desarrollaron un dispositivo similar, portable y no invasivo, llamado Relivion. Es parecido a Cefaly y trabaja por medio de la transmisión de pulsos que estimulan el tejido nervioso; cuenta con un sistema integrado de electrodos que estimula de manera conjunta parte de los nervios craneales occipital y trigémino, lo que crea un efecto acumulativo al liberar neurotransmisores en el tallo cerebral y modular las redes cerebrales asociadas con el control del dolor y el estado de ánimo. Pero tiene un dato interesante: trabaja con una app móvil que muestra el estado del tratamiento y transmite esta información a la nube. Sin embargo, su uso aún está en investigación.

Hay que tener en cuenta que, en todos los casos, estos dispositivos deben ser prescritos por un médico que los recomiende; además, están contraindicados para quienes tienen algún tipo de metal en la cabeza, el cuello o la parte superior del cuerpo que son atraídos por un imán, o si tienen un marcapasos, un estimulador cerebral o cualquier otro dispositivo. (Ángela Meléndez)

Edición 462-Noviembre 2020

Etiquetas: