Skip to main content

Studio 54, la república de las transgresiones

por Fernando Hidalgo Nistri

Studio 54

Un 26 de abril de 1977 dos jóvenes y ambiciosos empresarios de la noche neoyorquina inauguraron las pistas de baile de Studio 54. La discoteca se convirtió en un fenómeno social que revolucionó la cultura del ocio nocturno.

Lo sorprendente del Studio 54 fue que influyó en los comportamientos sociales a fuerza de institucionalizar todo aquello que se consideraba transgresor. En sus pistas lo insólito y lo extravagante no fue una rareza sino su esencia misma. Fue en este espacio donde la música disco y pop lograron dar el paso del underground al mainstream del momento. Todo esto hizo que el localmarcara tendencia y se convirtiera en toda una leyenda. Truman Capote, uno de los fijos del local, lo definió como el “club del futuro”.

Studio 54
Bianca Jagger, a caballo, la noche de su cumpleaños.

Un poco de historia

Hacia fines de la década de los setenta, Ian Shrager y Steve Rubell recibieron la propuesta de compra de un viejo edificio que había sido un estudio televisivo de la CBS. Ellos no se lo pensaron dos veces y lo adquirieron. Era una oportunidad que no podían rechazar: se trataba de un espacio muy amplio situado en el corazón mismo de Manhattan y a tan solo tres cuadras de Central Park. Una vez en sus manos, aprovecharon todo lo que había: palcos, escenarios y las parrillas de luces que habían abandonado sus últimos inquilinos. Escenógrafos de Broadway crearon una estética pionera con efectos especiales de iluminación. Ahí se popularizó la bola de espejos, el universo glitter,con las características lluvias de purpurina y los chorros de espuma. Todos los detalles se cuidaron al milímetro. El logotipo del local fue obra de Gilbert Lasser, que no era un cualquiera, sino un diseñador de vanguardia con exposiciones en el MoMA.

Has llegado al límite de artículos gratis para este mes.
¡Lee sin límites! HAZTE PREMIUM o Iniciar sesión

Etiquetas: