Sontag a la napolitana.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Sontag a la napolitana.

Por Diego Pérez Ordóñez.

Edición 461 – octubre 2020.

“La enfermedad es el lado nocturno de la vida, una ciudadanía más onerosa. Todos los que nacen tienen doble ciudadanía, en el reino del bien y en el reino de los enfermos. Aunque todos preferimos usar el pasaporte bueno, tarde o temprano cada uno de nosotros está obligado, al menos por un período, a iden- tificarnos como ciudadanos de ese otro lugar”. SUSAN SONTAG

Pasear libre y despreocupadamente por la mente de Susan Sontag. Indagar en sus rincones y visitar sus galerías secretas. Hurgar en busca de sus mecánicas intelectuales, de sus miles y variadas lecturas decantadas por los años, de sus procesos de acumulación de sensaciones y conocimientos. Entender cómo funcionaba en su caso la relación entre observar y escribir. Tratar de descifrar sus verdaderas pasiones.

Susan Sontag tenía ambiciones y alcances de pensadora total (acompañada también de buena cobertura mediática). Casi no había materia que no le interesara o a la que no hubiese hincado el diente: el activismo, el teatro, la sexualidad, la prosa, las imágenes, las dolencias del cuerpo o la barbarie de la guerra. Por la trascendencia de sus análisis, de sus glosas y emprendimientos literarios, se podría haber sentado muy cómodamente en los salones parisinos del antiguo régimen, ejerciendo el viejo arte de la conversación, en discusiones interminables sobre lo divino y lo terreno. También le habría ido de maravilla en el proceso de construcción de la Enciclopedia de sus antepasados eruditos iluminados, en animadas discusiones con Diderot, D’Alembert o con el radical barón de Holbach.

Puedes leer este contenido gratuito iniciando sesión o creando una cuenta por única vez. Por favor, inicia sesión o crea una cuenta para seguir leyendo.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Recibe contenido exclusivo de Revista Mundo Diners en tu correo