Skip to main content

Una sociedad injusta

por Anamaría Correa Crespo

Sociedad Injusta
Ilustración: María José Mesías

El filósofo político liberal, profesor de la Universidad de Harvard, John Rawls, diría que vivimos en el ejemplo clásico de una sociedad injusta. Una en la que las arbitrariedades de donde nacimos (región, clase social, etnia, género) determinarán casi decisivamente nuestras posibilidades de éxito en la vida.

¿Alguna vez te preguntaste por qué naciste en donde naciste: esa familia, ese momento histórico, ese lugar geográfico? ¿Cuántas coincidencias y hechos previos tuvieron que darse para que fuese así y no nacieras en el África rural hace doscientos años o aquí mismo en el Ecuador, en la provincia de Morona Santiago, donde, según las estadísticas más recientes, casi el 66 % de la población vive en la pobreza?

Las religiones occidentales hacen un pésimo trabajo en explicar esa desigualdad de partida para los seres humanos, bien resumida en esa frase del imaginario común, de que unos nacen con estrella y otros nacen estrellados. Si le preguntas a un católico por qué cree que él o ella nació en una condición de privilegio mientras billones de otros seres humanos nacen sin siquiera tener alimento suficiente o están sometidos a una guerra infame como los niños de Siria, te dirá quizá que es producto del libre albedrío de los seres humanos. La maldad de unos sobre otros.

Has llegado al límite de artículos gratis para este mes.
¡Lee sin límites! HAZTE PREMIUM o Iniciar sesión