Sobre el amor, las mujeres y la muerte (con el perdón de Schopenhauer).
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Sobre el amor, las mujeres y la muerte (con el perdón de Schopenhauer).

Por Ana Cristina Franco.

Ilustración Luis Eduardo Toapanta.

Edición 431 – abril 2018.

Firma--FrancoYo fui inmortal. Fui inmortal a los siete años y más inmortal todavía a los veintiuno. Esas pequeñas apariciones de la muerte eran solo esporádicas espinas en el corazón. Espinas ajenas. Los demás morirán, nosotros nunca. Morir es una mala costumbre de los otros. Hasta que pasa: ves una fotografía de hace tres años y descubres que eres otra. Y no es una arruga ni menos cabello ni algo distinto en el cuerpo. Eso es lo de menos. Es el brillo en los ojos. Eso que no es tangible, que no se puede nombrar, pero que ya no está.

¿Cuántas mujeres somos? ¿Cuántos seres humanos es un ser humano? ¿Cuántas mujeres habitan en una mujer y se transforman como el río? ¿Cuántas cambian de piel en una sola y múltiple mujer que es una y es millones?

*

Una sociedad que no acepta la muerte no puede aceptar la vejez. Pero si la vejez es discriminatoria, la vejez femenina lo es más aún. En nuestra sociedad, una mujer le tiene más miedo a envejecer que a morir. “No es que los hombres envejezcan mejor, sino que a ellos sí se les permite envejecer y a nosotras no”, dijo Carrie Fisher, la princesa Leia. En el imaginario colectivo la sabiduría que la vejez otorga a la mujer es desacreditada al relacionarla inmediatamente con la maldad y la corrupción, imagen que deviene en el arquetipo más temido por la cultura machista: la Bruja. En el caso de los hombres la sabiduría que llega con los años es celebrada y se transforma en sensualidad. Ejemplo de ello es el cliché del (sabio) profesor de filosofía ennoviado con su joven y guapa alumna veinte años menor que él. Para ellos la vejez es un premio, mientras que para nosotras un castigo.

Hay un hecho: el cuerpo femenino cambia más que el masculino, empezando porque nosotras vemos nuestra sangre una vez al mes. Una vez al mes vemos el líquido que nos da vida, que nos recorre, las posibilidades de esa vida y también de la muerte. Nuestra sangre. Una vez al mes sangramos, nos des-sangramos, expulsamos algo de vida para siempre. Por eso a las mujeres que están menstruando no se les permite asistir a ceremonias de ayahuasca: el movimiento energético que genera una mujer es enorme. No hablemos de gestar y parir. El cuerpo después de tener uno, dos, tres hijos. El cuerpo de las abuelas. Nosotras estamos cambiando todo el tiempo.

*

Es irónico: vivimos para amar, pero cada vez que amamos, morimos un poco. La misma explosión del amor trae consigo una sombra. La experiencia existe por el amor, pero el amor solo es posible con el dolor; parece que el amor está hecho de la misma materia con que está hecha la muerte.

Crecer (o envejecer) es perder la inocencia. Es como si tuviéramos que pagar con luz por la experiencia de vivir. Esta experiencia, entonces, sería una mezcla amarga.

Un cuerpo que ha vivido y amado es un cuerpo desgastado pero respetado, claro, si es masculino. Para el imaginario masculino la mujer solo sería amable antes de envejecer, es decir, antes de que su cuerpo haya acumulado la suficiente experiencia: antes de que haya amado.

Una mujer solo puede ser amada si no ama, porque la que ama es la que vive, sufre, se transforma y trasciende. Así, envejecer es una amenaza de soledad. Las mujeres preferimos morir a envejecer porque envejecer significa, en esta sociedad, no ser amadas. Por eso luchamos por cosas que no se pueden escribir como leyes. Porque no se puede establecer una ley que obligue a honrar el rostro de las abuelas, las arrugas en sus manos, que son coladas de maicena; ni los senos de las mujeres después de amamantar, que son vida y dan vida; ni el vientre después de parir ni todas las huellas de la experiencia. No existe una ley que nos permita, a la vez, amar y ser amadas.

 

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Columnistas

La Palma dibujada

Por Diego Pérez Ordóñez Hay ocasiones en que la literatura puede jugar a reemplazar la geografía. En esos momentos la pluma y los mecanismos de

Columnistas

Un eterno presente

Por Rafael Lugo Ilustración: Tito Martínez Edición 457-Junio 2020  Además de matar a Dios, el sabio Friedrich Nietzsche escribía poemas de inusitada sensibilidad que hablan a gritos

BOCATA Cronos

Henry Miller

Hace cuarenta años murió el irreverente escritor que rechazó el puritanismo, la hipocresía y la falsa moral de la sociedad de su tiempo. Sórdido, desinhibido,

Columnistas

Birus

Por Huilo Ruales Ilustración: Miguel Andrade Edición 457-Junio 2020 Finales de invierno, 2020 Hola, Birus, le digo al abrirle la claraboya por donde accede a

En este mes

Ojo en la hoja

“Los buenos libros se parecen en que son más ciertos que si hubiesen sucedido de verdad y en que, cuando terminas de leerlos, sientes que todo te sucedió y después, que todo te pertenece: lo bueno y lo malo, el éxtasis, el remordimiento y el dolor, la gente y los lugares y cómo estaba el tiempo.”
― Ernest Hemingway

En este mes

Las pasiones de Mahler

Por Fernando Larenas. Edición 457 – junio 2020. Un compositor de dimensiones titánicas, ubicado en la fase tardía del Romanticismo, es lo primero que se

También te puede interesar

Columnistas

Diario fallido.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 434 – julio 2018. 1 Sobre mi cabeza está el sexto piso, ocupado por madame Dalmon. Su bota

Columnistas

El misántropo fisgón.

Por Huilo Ruales   Hay alguien que se ha mudado en el piso de arriba. Parecería un niño, pero aquí los niños no tienen derecho

Columnistas

¡Dios existe!

Por Francisco Febres Cordero. Ilustración: Mario Salvador. Edición 444 – mayo 2019. Creo que ya lo conté: uso mi celular casi exclusivamente para realizar y

María Fernanda Ampuero

Nadie comprende lo que sufro yo

Por María Fernanda Ampuero Hay —ay— un terrible maleficio y nadie parece notarlo. Nos rodea y está por todos lados, pero no, nadie parece notarlo.

Columnistas

Tío Alejo y el agua.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 435 – agosto 2018. El tío Alejo llegaba descalzo a los dos metros, de tal manera que resultaba

Columnistas

Mutilados.

Por María Fernanda Ampuero. Ilustración Maggiorini. Edición 424 – septiembre 2017. “Y a ti una espada te atravesará el alma”. Lucas 2, 35   El