Skip to main content

Proyecto Uno: la banda del niño que no sabía bailar

por Santiago Rosero

Integrantes de Proyecto Uno
Izq. a der.: Ricky Echavarría y Nelson Zapata. Fotografía: ® FACEBOOK.

La mezcla de sonidos latinos con música electrónica, que hoy invade el mundo, tiene su origen en Proyecto Uno, el grupo de jóvenes dominicanos que a inicios de los 90 juntaron “house”, merengue y rap.

Año 1974, algún barrio de clase media en Santo Domingo, República Dominicana. Nelson Zapata tenía cinco años cuando fue a la fiesta de cumpleaños de su amigo Pavel de Jesús y, cuando subió el volumen de la música, una niña mayor y más alta que él lo sacó a bailar. Era consciente de que el baile no era lo suyo, pero nunca nadie se lo había recriminado de forma tan cruel. Al ver que él no coordinaba sus pasos, la niña volteó a ver a una amiga suya y, con una mueca displicente, le compartió la burla, latigueó los brazos al frente como quien se deshace de algo que molesta y se marchó. Así surgió la timidez que al pequeño Nelson lo acompañó por diez años. “Yo duré mucho tiempo con eso, la verdad es que para mí fue traumático”, dice por teleconferencia desde Miami.

A mediados de los ochenta, cuando tenía quince, ya instalado en Nueva York con su familia, conoció a una chica de la que se enamoró. A ella le gustaba bailar merengue, la música nacional dominicana, que él, curiosamente, no escuchaba ni apreciaba ni entendía mientras crecía en su país, sino que conoció convertida en la banda sonora de su comunidad de acogida en el bajo Manhattan. “Ya con la nostalgia del migrante, con esa música sentí que tenía un pedacito de mi patria en Nueva York”, dice él. Para conquistar a la chica que le gustaba el merengue, tuvo que pedirle a su madre que le enseñara a bailar. Años más tarde, Nelson crearía Proyecto Uno, un grupo novedoso y gozador que puso a bailar a gran parte del planeta.

Has llegado al límite de artículos gratis para este mes.
¡Lee sin límites! HAZTE PREMIUM o Iniciar sesión

Etiquetas:

Imagen de perfil

Acerca de Santiago Rosero

Periodista y chef. Autor del libro de crónicas El fotógrafo de las tinieblas, y Amasar. Como cocinero ha trabajado en Nueva York y París. Es fundador de los proyectos Idónea - Rescate de alimentos, y Fermento - Laboratorio Cultural y Gastronómico.
SUS ARTÍCULOS