Sin ascensores no habría rascacielos
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Sin ascensores no habría rascacielos

El invento del transporte vertical, es decir, los elevadores, influyó en la fisonomía arquitectónica urbana y animó a elevar las edificaciones al cielo.

La necesidad de desplazar pesadas mercancías o facilitar la movilidad de las personas data de miles de años. Antes de que hubiera una cabina lo suficientemente segura para el desplazamiento vertical, los primeros intentos se valieron de poleas, cabrestantes o molinetes, operados con energía humana, animal, a vapor o hidráulica.

Una de las versiones más antiguas es que Arquímedes creó un prototipo con cuerdas y de operación manual en el año 236 a. C., mientras en la antigua Roma se usaron montacargas para trasladar fieras y gladiadores desde pisos subterráneos hasta la arena del coliseo.

Luis XV también necesitó un artilugio, una especie de “silla voladora”, para que sus amantes accedieran a sus habitaciones en el palacio de Versalles, mientras el inventor ruso Iván Kulibin complació a la emperatriz Catalina II, ya entrada en años, con un módulo para desplazarse a pisos superiores del Palacio de Invierno.

Según el canal de televisión History, a mediados del siglo XIX se comercializaron ascensores que funcionaron con vapor o agua, pero no eran confiables para llevar pasajeros porque las cuerdas se desgastaban o no eran resistentes y más bien se utilizaron a principios del siglo XIX en minas y barcos.

Puedes leer este contenido gratuito iniciando sesión o creando una cuenta por única vez. Por favor, inicia sesión o crea una cuenta para seguir leyendo.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Recibe contenido exclusivo de Revista Mundo Diners en tu correo