Skip to main content

Sin ascensores no habría rascacielos

por Redacción Mundo Diners

Revolucion001a

El invento del transporte vertical, es decir, los elevadores, influyó en la fisonomía arquitectónica urbana y animó a elevar las edificaciones al cielo.

Elisha otis inventor ascensor e1589926552615

La necesidad de desplazar pesadas mercancías o facilitar la movilidad de las personas data de miles de años. Antes de que hubiera una cabina lo suficientemente segura para el desplazamiento vertical, los primeros intentos se valieron de poleas, cabrestantes o molinetes, operados con energía humana, animal, a vapor o hidráulica.

Una de las versiones más antiguas es que Arquímedes creó un prototipo con cuerdas y de operación manual en el año 236 a. C., mientras en la antigua Roma se usaron montacargas para trasladar fieras y gladiadores desde pisos subterráneos hasta la arena del coliseo.

Luis XV también necesitó un artilugio, una especie de “silla voladora”, para que sus amantes accedieran a sus habitaciones en el palacio de Versalles, mientras el inventor ruso Iván Kulibin complació a la emperatriz Catalina II, ya entrada en años, con un módulo para desplazarse a pisos superiores del Palacio de Invierno.

Según el canal de televisión History, a mediados del siglo XIX se comercializaron ascensores que funcionaron con vapor o agua, pero no eran confiables para llevar pasajeros porque las cuerdas se desgastaban o no eran resistentes y más bien se utilizaron a principios del siglo XIX en minas y barcos.

[rml_read_more]

Pero la Feria Mundial de Nueva York, en 1853, marcó el punto de inflexión. El inventor estadounidense Elisha Graves Otis se elevó a gran altura sobre una plataforma y aunque la cuerda que se empleó para el desplazamiento fue cortada, se tambaleó, pero no cayó. La clave fue un dispositivo con resortes de sujeción y freno de seguridad que provocó la exclamación de “todos a salvo”, relata una nota de BBC Mundo.

El novedoso aparato fue instalado, en 1857, en una tienda de cinco pisos de Nueva York. Fue el primer elevador de uso comercial e influyó en la arquitectura urbana de las grandes ciudades, donde comenzaron a construirse edificios cada vez más altos.

Incluso, señala BBC Mundo, “cambió completamente la distribución dentro de los mismos edificios. Mientras que antes los pisos más altos, que había que subir a pie, eran los espacios más baratos,reservados para la servidumbre, los artistas pobres o las tías locascon el ascensor pasaron a ser los exclusivos lofts o penthouse”.

Antes de llegar a los ascensores modernos automáticos y con diversos sistemas de funcionamiento, un gran paso fue la introducción del motor eléctrico a mediados de la década de 1880, a lo que siguieron el control por botones en 1894, un mecanismo tractor “sin engranajes” en 1904, que permitió altas velocidades en el desplazamiento, y los reguladores automáticos por pisos en 1915, precisa la Enciclopedia británica.

El uso generalizado de los ascensores en edificios residenciales, centros comerciales y hoteles estuvo acompañado por un oficio, ahora casi moribundo, el del ascensorista de uniforme y guantes, ocupado no solo de manejar el aparato, sino de tratar con el público.
Edición 457-Junio 2020

Cuando se trata de ascensores…

Fotografías: Shutterstock

shutterstock 1320719039
El Burj Khalifa, en Dubái, es el edificio más alto del mundo. Dispone de más de cincuenta ascensores, aunque también se pueden recorrer sus 160 pisos subiendo 2 909 peldaños.
shutterstock 1297342648
El CFT Finance Centre, en Guangzhou, China, es un top en rascacielos. Su elevador, con freno electromagnético, va a una velocidad máxima de veinte metros por segundo.
 
 
 
shutterstock 1179959518
Hammetschwand Lift, en Suiza, es el ascensor en exteriores más alto de Europa, a 1 132 metros sobre el nivel del mar y cubre una distancia de 152 metros en menos de un minuto.
alemania
Entre diseños espectaculares está AquaDom, en el vestíbulo del hotel Radisson Blu, en Berlín, Alemania. Un viaje por el centro de un acuario cilíndrico de 25 metros de alto.

Etiquetas: