Siempre es personal.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Siempre es personal.

Por Ana Cristina Franco.

Ilustración: Luis Eduardo Toapanta.

Edición 451 – diciembre 2019.

Firma--FRanco

Después de casi un mes del paro nacional, mi esposo y yo no nos dimos cuenta de que era nuestro aniversario. Nos fuimos a ver Joker, de Todd Phillips. Con hot dog en mano fui testigo de una brillante crítica a un sistema exitista; una película que, como dijo Michael Moore, es “un retrato oscuro de la realidad estadounidense”, pero no solo a esa, porque a mí, como a muchos, me fue inevitable comparar el filme con la situación de nuestro país.

De hecho, parecía con dedicatoria. Arthur Fleck representaba, de alguna manera, a todas las minorías, era una metáfora del diferente, del pobre, del que está al margen de la norma; en otras palabras, el hijo bastardo rechazado por el poder, que de alguna manera —al menos en América Latina— somos todos. Pero tal vez más que la película misma, lo que más me sorprendió fueron los efectos que la cinta causó en mí: identificada con la herida de Arthur Fleck, quizá reviviendo algún sentimiento de rechazo personal, mi sangre hervía ante la injusticia.

Entendí que Joker es una película que, como la política, atrapa al espectador no por la empatía, sino por el rechazo. Y, ¿no es así como surgen las ideologías y las inclinaciones políticas? En los días del paro nacional, al ver (y protagonizar) ardientes discusiones con familiares, colegas, contactos de grupos de WhatsApp y Facebook, reflexioné sobre la pasión que nos lleva a defender o despreciar una cierta ideología, y entendí que el origen siempre será personal, no puede ser de otra forma. Recordé mi infancia con jugo Tang, Suzuki Forsa y ropa heredada; recordé el miedo que me causaba que mis compañeras de clase se enteraran de que nunca había ido a Disney y entendí que mis inclinaciones ideológicas actuales están obviamente marcadas por estas experiencias. ¿Será que elegimos nuestros ideales, no desde la afinidad sino desde el  resentimiento, desde el rechazo hacia las preferencias de aquellos que simbolizan nuestras heridas personales?  Creo que fue Jung quien dijo que lo que nos atrae de una persona no es la luz, sino la sombra. Nos une el rechazo. Ahí estamos los seres humanos, ciegos, creyendo que nos acercamos al otro por afinidad, sin saber que lo que nos llama la atención del prójimo es precisamente su sombra.

Entonces, Joker no le dispara a Murray Franklin, ese reaccionario presentador de TV interpretado por De Niro; ni siquiera le dispara al machismo ni al sistema ni al poder, Fleck le dispara a su padre ausente cuyo rostro invisible representa todo lo que le ha segregado. Me sorprendió ver un meme que recrea la escena, pero sustituye a Franklin por un político local. El personaje de Murray Franklin es un comodín: todos ven ahí a su enemigo interior. No solamente se rechaza un partido político, se rechaza, sobre todo, a ese tío millonario que nos despreció, a ese niño que nos pegó. Ese otro se convierte en un espejo de nuestros fracasos. ¿Será que es auténtica en los seres humanos la necesidad de exclusión? ¿Será que esta necesidad permanece oculta hasta que algo sucede y plop, salen a flote los sentimientos más radicales?

El paro nacional evidenció racismo, clasismo, el odio entre clases. Mientras los pobres saqueaban conjuntos residenciales en Cumbayá, sus adinerados dueños decían que responderían con “bala”. Los unos acusaban a los otros de vándalos, y los otros acusaban a los unos de asesinos. Se hablaba de derecha, se hablaba de izquierda, yo veía dos sistemas que no pueden escapar al poder.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

BOCATA

El microscopio

Nada es imperceptible al ojo humano, una expresión que cobra sentido con los lentes microscópicos, responsables de invaluables aportes a la investigación científica y médica.

Ana Cristina Franco

Hermosas extrañas

Por Ana Cristina Franco Su nombre era Hayate. Delgada, de ojos oscuros, piel canela y un arete diminuto en su respingada nariz. Tenía veintidós años,

Columnistas

¿Qué pasará mañana cuando te hayas ido?

Por María Fernanda Ampuero El otro día vi un documental que explicaba que la talidomida, ese fármaco alemán espantosamente famoso por causar miles de malformaciones

En este mes

Matar al pollo para asustar al mono

Por Jorge Ortiz. Edición 459 – agosto 2020. Los ejércitos de China e India están cara a cara tras un sangriento incidente por disputas fronterizas.

En este mes

Ochipinti o la eterna alegría

Por Francisco SantanaEdición 459 – agosto 2020.Fotografía: Shutterstock   Esto es así de sencillo: había una vez un hombre que preparaba los mejores cangrejos de

Columnistas

La casa nostra

Por Huilo Ruales —Mírale la cara, si parece que le han caído encima un pocotón de gallinazos —dice el Agente Uno. —O de ratas, así

También te puede interesar

Columnistas

La desmemoria.

Por Milagros Aguirre. Ilustración: Adn Montalvo E. Edición 444- mayo 2019. Me aterra cuando me encuentro con al­guien, me saluda y no sé su nombre.

Columnistas

Estrella Michelin y la de los virus.

Por Gonzalo Dávila Trueba. Ilustración: Camilo Pazmiño. Edición 444 – mayo 2019. La primera es famosa porque los galardonados son chefs que para cocinar escogen

Columnistas

Mi primera Lolita

Por Huilo Ruales Me la trajo Vanessa, una prima hermana de fama libertina que, muy joven y casi raptada por un barítono italiano de segunda,

Ana Cristina Franco

Sobremesa.

Por Ana Cristina Franco. Ilustración Luis Eduardo Toapanta. Las manos de mi madre llegan al patio desde temprano, todo se vuelve fiesta cuando ellas juegan

Anamaría Correa Crespo

Posteo, luego existo.

Por Anamaría Correa Crespo. @anamacorrea75 Ilustración María José Mesías. Edición 428 – enero 2018. Selfis publicados con intensidad, videos sin objeto que repiten gestos, fotos

Columnistas

Consideraciones sobre las bolas.

Por Gonzalo Dávila Trueba. Ilustración: Camilo Pazmiño. Edición 438 – noviembre 2018. Todo era verde cuando los racimos de plá­tano pendían libres de los árboles