Sheldon Cooper en cuarentena
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Sheldon Cooper en cuarentena

Por Antonio Díaz Oliva.

¿CÓMO SERÍA LA VIDA DEL PERSONAJE MÁS NEURÓTICO DE LA TELEVISIÓN EN PANDEMIA? LE PEDIMOS AL ESCRITOR CHILENO ANTONIO DÍAZ OLIVA QUE SE IMAGINE A SHELDON COOPER, DE BIG BANG THEORY, ENFRENTADO A LA PANDEMIA, Y ESTO FUE LO QUE NOS DEVOLVIÓ.
UNA NOTA EXCLUSIVA PARA NUESTRA PÁGINA WEB.
Sheldon y Penny.

La semana pasada, en The Big Bang Theory…

Leonard abandonó el apartamento luego de que Sheldon le dijera que, al haber dormido una noche con Penny, se había convertido en una amenaza para su salud: Penny no ha sido muy cuidadosa que digamos. Desde que empezó el confinamiento, Leonard veía rara vez a Penny y, cuando la veía, ella no llevaba mascarilla. Sheldon, a su vez, evita salir del apartamento. Es más: Sheldon lleva un registro de cuánto tiempo ha durado la cuarentena. Van diez meses, tres semanas, cinco horas, cuarenta y tres minutos, dos segundos, seis decisegundos, tres centisegundo y…

* 

Escena 1. Afuera del apartamento de Penny.

Sheldon golpea la puerta.

SHELDON: Leonard, Leonard, Leonard

Golpea con más fuerza.

SHELDON: Leonard, Leonard, ¡Leonard!

FLASHBACK: Un UBER se estaciona frente a la tienda de comics de Stuart. Sheldon sale del auto, lleva puesto el traje de protección radioactiva con el que lo hemos visto en su laboratorio en episodios anteriores, y se acerca a la puerta de la tienda. Stuart le hace una seña para que entre, pero Sheldon niega con la cabeza. Entonces Stuart va hasta la puerta, le entrega un ejemplar de Linterna Verde y trata de saludarlo, pero Sheldon regresa corriendo al UBER.

SHELDON: Leonard, Leonard, Leon…

La puerta se abre. Sheldon queda con la mano el aire.

LEONARD: ¿Qué quieres?

Leonard está en piyama. Parece recién salido de la cama, tiene el pelo revuelto y, para horror de horrores de Sheldon, se frota los ojos con ambas manos.

SHELDON: ¿Acaso no sabes que el virus puede entrar por los ojos?

LEONARD: Sheldon, es demasiado temprano para esto.

Sheldon mira su reloj.

Leonard deja de frotarse los ojos, se pone los lentes.

SHELDON: Depende. Son las ocho de la mañana en Los Ángeles, pero en Japón el día está por terminar.

Leonard parece hastiado.

LEONARD: Sheldon, ¿qué (pausa) quieres?

SHELDON: Mmm… te necesito.

Por detrás de Leonard aparece Penny, también recién levantada: bosteza sin cubrirse la boca, luego se lleva las manos a las comisuras de los labios y, finalmente, se restriega los ojos. Lleva un pantalón de piyama corto, azul claro, y una camiseta gris que dice NEBRASKA en letras rojas.

PENNY: ¿Qué sucede?

Sheldon la mira horrorizado.

PENNY: ¿Sheldon?

SHELDON (mirando a Leonard): Ahora veo de dónde viene la mala influencia.

Leonard cruza los brazos.

SHELDON: Necesito que me lleves en auto al supermercado. No quiero tomar un Uber. La última vez aguanté la respiración todo el viaje.

PENNY: ¿Por?, ¿te sientes mal?

Penny se acerca un poco más. Sheldon saca un frasco con alcohol de uno de sus bolsillos y le echa un chorro en la cara. Penny alcanza a echar la cabeza atrás. Luego mira a Leonard.

PENNY (molesta): ¡Pero, ¿qué le pasa?!

LEONARD: Lo escuchaste. Quiere que lo lleve al supermercado.

Penny cruza los brazos y mueve la cabeza.

PENNY: ¿Así que ahora nos necesitas?

Sheldon sonríe incómodo. Sigue con el espray en la mano.

LEONARD: ¿Qué necesitas del supermercado?

SHELDON: Se me acabó el champú.

LEONARD: ¿Tu champú de Darth Vader?

Sheldon asiente con la cabeza.

SHELDON: Y tampoco me queda mucho acondicionador Luke Skywalker

PENNY: ¿Y Amy?

SHELDON (mirando a Leonard): Está en Glendale haciendo cuarentena con sus padres.

Leonard descruza los brazos y baja los hombros resignado.

LEONARD: Bueno, vamos en diez minutos.

Penny pone su mano sobre el hombro de Leonard.

PENNY: No. Espera. ¿Qué tal si lo llevo yo?

Sheldon cambia de expresión. No le gusta nada la idea. Penny sonríe.

LEONARD: Gracias, pero quién sabe si a estas alturas tu auto ha desarrollado una nueva cepa de COVID. Además, la luz que dice “revise el motor” sigue encendida. Subir a tu auto da lo mismo que suicidarme. (Pausa) No te ofendas.

Leonard lo mira con la frente arrugada.

LEONARD: Sheldon. Por favor, no empieces.

Sheldon falsea una sonrisa. Se dirige a Penny.

SHELDON: Penny. Te aprecio. Sin embargo, no aprecio la falta de higiene en medio de una pandemia que amenaza a toda la humanidad.

PENNY: ¡¿Falta de higiene?!

La mueca de Sheldon lo hace inclinar la cabeza hacia un lado

SHELDON: Sin mencionar que tu familia votó para reelegir a Trump. Menos mal en esta elección quedó claro que la presidencia no depende solamente de estados con el coeficiente intelectual tan bajo (pausa, Sheldon baja la mirada) como Nebraska.

Penny da un paso hacia adelante, como si fuese a golpearlo. Leonard la contiene con un abrazo.

LEONARD: Penny, tú sabes que Sheldon tiene proble…

PENNY (a Leonard): ¿Ahora estás con él?

LEONARD: No. Sólo quiero decir que…

Sheldon mira todo en silencio, moviendo la cabeza de un lado al otro.

Penny se libera del abrazo de Leonard con un movimiento violento y presiona con un dedo el pecho de Sheldon. Este da un salto de miedo.

PENNY: Tú. Afuera del edificio. En diez minutos.

SHELDON: Penny, en verdad creo que Leonard…

Penny le arrebata de las manos el espray con alcohol, le tira un chorro en la cara y se lo devuelve.

Cierra la puerta.

SHELDON (para sí mismo, mientras mueve la lengua): Tengo la boca llena de alcohol (pausa) ahora sé cómo se siente Penny cada lunes al mediodía.

PENNY: OK, creo que me estoy arrepintiendo…

SHELDON: Entonces sigo hablando. Me acordé de una broma. ¿Quieren escucharla?

LEONARD: No, Sheldon. Mejor que…

SHELDON: No me importa. Bueno. Un neutrón entra en un bar y pregunta: ‘¿cuánto por una copa bien cargada?’ Y el camarero dice: “Para ti la carga es gratis.”

Sheldon estalla en una carcajada, pero se pone serio inmediatamente.

SHELDON: Mmm… Veo que no tienen sentido del humor. Puede que sea un efecto secundario del COVID y las pésimas condiciones higiénicas del apartamento de Penny.

Penny le cierra la puerta en la cara.

PENNY (desde el interior de su departamento): Nos vemos afuera del edificio en cinco minutos.

* 

Escena 2. Sheldon y Penny en el auto. Estacionados frente a un supermercado Whole Foods.

SHELDON: ¿Penny?

PENNY: ¿Sheldon?

Penny apaga el automóvil.

SHELDON: Esta mañana, cuando hablábamos con Leonard, no pude evitar notar algo de tensión.

PENNY: ¿Te diste cuenta?, ¿en serio?

SHELDON: Penny. Claro que me di cuenta. El comportamiento humano es de lo más predecible.

PENNY (en voz baja): Anoche tuvimos una discusión…. Pero, ¿sabes qué? antes de salir de casa, le dije al pobre Leonard que no quería seguir discutiendo y lancé la puerta. ¡por Dios!, creo que me porté como una idiota. (Pausa) Pero dicen que cuando una puerta se cierra, otra se abre, ¿no?

SHELDON: Eso no es cierto. A no ser que las dos puertas estén conectadas por un circuito o que haya algún sensor de movimiento. O que la primera, al cerrarse, genere una corriente de aire que actúe sobre la segunda, abriéndola. En tu caso, estoy seguro de que van a volver a discutir al respecto.

Penny se enerva. Aprieta los puños y lo mira.

PENNY: ¡Sheldon! Grrr… Digo que es mejor cerrar esa puerta porque… peleamos porque yo no estoy segura de querer tener un hijo pero Leonard sí. Dice que está listo. Lo hemos estado discutiendo. Quiero dedicarme a mi carrera (pausa) aunque ya no hagan castings en Hollywood.

Sheldon la escucha en silencio.

SHELDON: No tengo problema en admitirlo. Las relaciones humanas por lo general son horribles y repulsivas. La inexplicable necesidad de contacto físico… ugh, eso hace débiles a los seres humanos. Por si faltaban evidencias, ahí tienes el COVID.

PENNY: Whatever, Sheldon.

SHELDON: De todas maneras su dilema me parece irrelevante. El verdadero problema es que ninguno de los dos realmente se está cuidando del COVID, Penny.

Penny pone las manos en el volante, lo mira con algo de odio.

SHELDON: ¿Qué sucede? Penny, ¡estamos en una pandemia! No es momento para pensar si tener hijos o no. O en tu inexistente carrera de actriz.

PENNY: Sheldon, el año que viene será normal. Ya viene la vacuna.

SHELDON: ¿Normal? No me hagas reír, Penny. Sólo estar aquí me pone muy nervioso. Te espero en el auto. Recuerda, el cahmpú es de Darth Vader y el…

Penny lo mira. Arquea las cejas. Lo interrumpe.

PENNY: ¿No te vas a bajar conmigo?

SHELDON: Oh, no (pausa) ¿cuántas veces te he dicho que estamos en plena pandemia? No entraré a ese lugar. Cuando Leonard maneja es siempre él quien entra y hace las compras.

PENNY: ¿En serio? Nunca me ha dicho eso.

SHELDON: De seguro hay muchas cosas que no te ha dicho.

Penny se enerva.

PENNY: ¿En serio esperas que yo entre y te compre tu champú de Luke Skywalker?

SHELDON: Darth Vader. El champú es de Darth Vader; el acondicionador es Luke Skywalker. No creo que seas capaz de confundir a un hijo con su padre (pausa) aunque viniendo de Nebraska…

Penny se queda en silencio, apoya la frente en el volante.

PENNY: Ok.

Penny levanta la cabeza, se saca el cinturón de seguridad, se pone una mascarilla rosada por debajo de la nariz y sale del auto.

* 

Escena 3. Sheldon y Penny en el auto.

Penny entra al auto, se saca la mascarilla rosada, se lava las manos con gel, se las seca con una servilleta, y busca algo en las bolsas de papel. Además del champú y el acondicionador, vemos dos botellas de vino, papas fritas, un helado sin lactosa y queso guoda en láminas.

PENNY: Hey.

Sheldon no responde. La mira. Penny saca una lámina y se la mete a la boca.

PENNY: ¿Qué? Me lavé las manos.

SHELDON: Ese no es el problema.

Penny mastica una lamina de queso y luego otra.

SHELDON: El problema es que no huelo nada.

Sheldon se acerca.

SHELDON: ¿Qué es?, ¿americano?

PENNY: Gouda.

Sheldon aspira profundamente, un poco forzado, casi dramático.

SHELDON: Huele a… uhm, huele a nada… ¡dios mío! No huelo. ¿Me contagié? ¿Tu auto me contagió?

PENNY: Ja-já, muy gracioso.

SHELDON: Penny. Realmente no huelo nada.

Sheldon tose tres veces seguidas. El último es un sacudón violento. Penny lo mira preocupada. Deja de comer queso.

PENNY: ¿En verdad no hueles nada?… Espera, ¿te puedes contagiar en tan poco tiempo?

A Sheldon se le escapa una risa forzada. Penny lo mira sospechosa.

SHELDON (tras un silencio): ¡BAZINGA!

Penny lo mira con antipatía. Se mete una lámina de queso y la mastica lentamente.

PENNY: Bájate.

SHELDON: ¿Que qué?

Penny le indica la puerta con el dedo.

SHELDON: ¡Ni siquiera tengo mi traje anti-radiación!

Penny levanta el seguro de la puerta de Sheldon.

PENNY: Creo que te hará bien caminar.

SHELDON: Pero…

PENNY: ¡Afuera!

Sheldon abre la puerta y mira con miedo el exterior. Penny lo empuja, Sheldón casi se cae. Penny cierra la puerta. Sheldon se toca la cara, se da cuenta que no tiene mascarilla. Comienza a golpear el vidrio.

SHELDON: Penny, Penny, Penny.

Adentro del auto Penny masca queso y mira hacia adelante. No le hace caso.

Sheldon gira la cabeza hacia sus costados, ve que hay gente.

SHELDON: Penny, Penny, Penny.

Penny baja el vidrio.

SHELDON: No me dejes acá.

Penny toma algo del asiento trasero y se lo tira a través de la ventana. Es un traje anti-radiación y cae justo a su lado. Sheldon lo mira con recelo.

PENNY: Es de Leonard. Puede que no te quede. Pero la otra opción es que aprendas a conducir.

Penny cierra la puerta. En sus dedos tiene un pedazo de queso que se mete triunfalmente a la boca.

Sheldon se pone el traje. Le queda apretado.

SHELDON: ¡Estoy demasiado evolucionado para conducir!

El auto se marcha.

* 

Escena 4. Sheldon camina por una calle hablando para sí mismo. Dentro del traje, camuflada por su propia respiración, su voz nos recuerda a la de Darth Vader.

SHELDON: Calma. Mantén la respiración. No hay demasiada gente. Bueno, una persona, pero no lleva mascarilla. Viene directo… directo a mí. ¡Por Spock!, jamás podré cruzar la calle. Viene hacia mí. El hombre viene directo. Mejor me calmo. Está pasando. Contengo la respiración. Pasó. Listo. Pero… ¡más gente! ¡y todos sin mascarillas! ¿qué es esto, una convención republicana?

Vemos, desde el punto de vista de Sheldon, a una señora con un perro que huele todo alrededor. Dos chicos en sus patinetas…

SHELDON: Calma, Sheldon. Te tienes que relajar. Estas en el mundo real de la gente común. Gente que vive sus incoloras y ordinarias vidas… ¡Hola persona común sin mascarilla! ¿Por qué me miran raro? Por el traje, claro. ¡No es mi talla! Todo es culpa de Penny. Y de Leonard… No lo entiendo. ¿Por qué quiere ser padre?, ¿no le basta consigo mismo? Jamás podrá ver todas las temporadas de Doctor Who si tiene un hijo…

Sheldon llega a una parada de bus y se detiene.

SHELDON: Seguro Penny tiene COVID. Y seguro Leonard también lo tiene. ¿Qué puedo hacer para mantenerlos lejos?

* 

La puerta de un bus se abre. Sheldon se sube. Ya que lleva el traje radioactivo le cuesta meter los dólares en la máquina y pagar el boleto de bus. El conductor, una mujer en sus cincuentas con traje azul, cabello corto café claro y mascarilla blanca, lo mira.

CONDUCTOR: ¿Está bien?

SHELDON: Sí. No se preocupe…

CONDUCTOR: Con ese traje pareces un superhéroe… aunque podrías haber comprado una talla más grande, ¿no? ¿O es de su hijo?

Sheldon deja de intentar insertar los billetes. Al principio parece ofendido. Luego se la abren los ojos.

SHELDON: ¿Superhéroes? ¿Hijo? ¡Eso es!

Ahora es la conductora quien parece sorprendida.

SHELDON: ¿Pasa por el centro comercial?

CONDUCTOR: No. Tienes que esperar el siguiente.

Sheldon le tira los billetes, que vuelan por el aire. Se baja corriendo del bus.

CONDUCTOR: ¡Vaya dios! Maldita pandemia. Hay cada loco.

Sheldon se asoma por la entrada del bus justo antes de que se cierre.

SHELDON: No estoy loco, ¡mi madre me hizo pruebas!

* 

Escena 5. De vuelta en el edificio, Sheldon toca la puerta del apartamento de Penny.

SHELDON: Penny, Penny, Penny.

La puerta se abre. Es Leonard. Ahora está vestido con jeans, camiseta de Aquaman y peinado hacia atrás.

LEONARD: ¿Ahora qué?

SHELDON: Necesito hablar con Penny.

Sheldon lleva el traje anti-radiación de Leonard hasta el cuello. De uno de sus brazos cuelga una mascarilla de gas. Del otro una bolsa de papel cartón.

LEONARD: Mejor no. Creo que ya hiciste bastante.

Leonard lo mira de pies a cabeza.

SHELDON: Quiero decirle algo.

LEONARD: Sheldon, lo digo en serio: no. Y quítate ese traje, ya estás en el edificio.

SHELDON: ¡Leonard! El virus puede estar en todas partes.

LEONARD: No empieces.

SHELDON: En todo caso no vine por eso. (pausa) La necesidad de encontrar a otro ser humano con quien compartir la vida siempre me ha asombrado. Quizá porque yo me encuentro interesante sólo a mí mismo….

LEONARD: ¿Y qué hay de Amy?

SHELDON: Amy lo sabe, por eso estoy con ella. En fin. Toma.

Sheldon ríe con malicia infantil. La pasa la bolsa de papel cartón.

LEONARD: ¿Qué es esto?

Leonard recibe la bolsa. La abre y saca de su interior dos cómics: El hijo de Superman y Batman, historia de una orfandad. En ese momento, por detrás de él, aparece Penny, quien mira a Sheldon con odio.

PENNY: ¿Viniste a disculparte?

LEONARD: Mira. Nos trajo un regalo.

Le muestra los cómics.

SHELDON: En el primero Superman tiene un hijo con la Mujer Maravilla, y en el segundo Batman explica por qué no quiere tener hijos y ser un playboy toda la vida.

Leonard y Penny revisan los comics.

SHELDON: Ahora pueden leerlos juntos y buscar la mejor solución a su… problema de pareja.

PENNY: Awww, Sheldon. Gracias.

Penny le quiere dar un abrazo. Pero Sheldon se aleja dando dos pasos hacia atrás.

SHELDON: Ni lo pienses. Ahora mi champú. Necesito una ducha, urgente.

Penny desaparece tras la puerta. Leonard pasa las páginas del cómic de Superman.

LEONARD: Oye, ¿quieres jugar Halo más tarde?

SHELDON: Me encantaría. Podemos decirle a Howard y Raj que se conecten.

Penny regresa con los champús. Son dos figuras de treinta centímetros. Una es Darth Vader y la otra Luke Skywalker. A ambas se les desenrosca la cabeza. Sheldon las recibe. Mira a Penny. Sus ojos parpadean más rápido de lo normal.

SHELDON: ¿Vienes a visitarnos? Leonard y yo vamos a jugar Halo.

Penny abre los ojos, sorprendida.

PENNY: ¿En serio? Pensé que no querías vernos por miedo a contagiarte…

Sheldon fuerza una sonrisa. Ríe nerviosamente.

SHELDON: Claro que no, yo no le tengo miedo a (pausa) ¡BAZINGA!

Sheldon ríe como un niño, sus hombros suben y bajan. Penny le cierra la puerta en la cara y Sheldon queda con la nariz aplastada. De cara a la puerta. Da un paso hacia atrás.

SHELDON (alza la voz): Sólo para que quede claro. No los invito porque no quiero que me contagien. De hecho, no pienso salir de casa hasta que todo el mundo esté vacunado.

La voz de Penny se escucha desde el otro lado de la puerta.

PENNY: Eres como Trump, el tampoco quiere salir de la Casa Blanca. Eres un gran bebé, Sheldon.

SHELDON: JA. JA. JA. Muy divertida, Penny.

PENNY: ¡BAZINGA!

Elenco de la serie The Big Bang Theory.
¿Te ha sido de ayuda este contenido?
Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Recibe contenido exclusivo de Revista Mundo Diners en tu correo