Rodrigo Paz: el pulpo al ajillo y Liga a la B.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Rodrigo Paz: el pulpo al ajillo y Liga a la B.

Por Gonzalo Dávila Trueba.

Ilustración Camilo Pazmiño.

Edición 425 – octubre 2017.

Firma--GOnzalo-Dávila--1Ni con palo de romero se puede encontrar dos hinchas de equipos distintos que hayan podido ser amigos, pese a luchar durante años no por ideología alguna —pensábamos de manera similar— y peor por racismo —jamás tuve nada en contra de los negros—. La rivalidad era por el fútbol: yo sigo siendo hincha del Deportivo Quito, el mejor equipo del mundo; él, de la Liga. Que nuestro respectivo equipo ganara significaba tener la dicha, el argumento y la razón suficientes para mofarnos hasta la saciedad del otro.

Una ocasión llegó al restaurante con aire de cardenal y extendió el brazo para que besara su anillo y luego, majestuosamente, ordenó que le preparasen arroz con huevo: Liga había ganado un partido contra el Quito. Quedé íntegramente engranujado por la rabia contenida y el escozor no me pasó sino cuando, posteriormente, el resultado fue adverso para Liga. Pero él, vivísimo, desapareció del planeta Tierra.

Por esos años, Rodrigo Paz desarrolló una adicción que le obnubilaba la mente: el pulpo al ajillo. Tal era su pasión por el plato que, según decía, lo usaba inclusive como paliativo sicológico pues, con doble ración de ajo, iba feliz al dentista para vengarse de cualquier dolor que le pudiera infligir.

Un 5 de diciembre, luego de servirse las consabidas viandas, salimos a la calle y, en la intersección de la Tamayo y Foch, Rodrigo, como alcalde de Quito, detenía a los vehículos para que sus ocupantes compartieran felices el chinchón que les brindaba por las aún bellas fiestas de la ciudad, que no perdían todavía su identidad histórica.

En 2001 la adicción de Rodrigo había madurado al punto que tenía que ir a por el pulpo con mayor asiduidad de la acostumbrada. Llegó con toda la tropa. Cuando la mesa de la venganza infinita estuvo lista, apartada de aquella que habitualmente Rodrigo ocupaba, preguntó el porqué del cambio de ubicación, y el mesero adujo, muy comedidamente, que ahora le correspondía la sección B, especial para las personas que tenían su equipo en aquella categoría.

Supongo que Rodrigo se habrá engranujado con picazón y todo ya que el camino expedito a la B se fraguó en el último minuto del último partido: el que perdía se iba a la B y la Liga lo hizo con eficiencia.

Rodrigo no logró superar la adicción. Regresaba de sus viajes a contarnos que en ninguna parte había comido un pulpo como el del Mare Nostrum. Su adicción contaminó a la dirigencia pues el profesor Hohberg, Polo Carrera, Oblitas o el Patón Bausa eran nuestros asiduos clientes y se daban cita para degustar desde la inolvidable mariscada hasta el adictivo pulpo.

Al Deportivo Quito le dio patatús luego de ganar dos inauditos campeonatos al fío y ahora yace en paz. Esto desubicó a Liga pero, según dicen, es un dolor muy profundo aunque pasajero y ya retomará la senda del triunfo.

Vientos de extravío gubernamentales distorsionaron el proceder síquico de los quiteños y el Mare Nostrum cerró sus puertas para siempre. Mientras tanto, Rodrigo Paz es y seguirá siendo una especie de hombre en extinción, incorruptible, trabajador y empecinado, a pesar del desbalance que experimentará su organismo por la ausencia de su pulpo al ajillo.

 

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

En este mes

Coronavirus, ¿qué contarán los niños?

Por Gabriela Paz y Miño. Fotografías: Shutterstock. Edición 458 – julio 2020. ¿Cómo afectó a los menores el encierro de varias semanas? ¿Cómo procesaron el

En este mes

Arte en los techos

Edición 458-Julio 2020 Para descubrir la belleza artística también hay que mirar hacia lo alto. Una de las propuestas de la plataforma web Google Arts

En este mes

Modos de hacer café

Edición 458-Julio 2020 El tiempo ha corrido veloz entre el filtro de tela sujeto a un armazón de madera, el émbolo, el método exprés, la

Columnistas

Grageas

Por Huilo Ruales Edición 458-Julio 2020 Ilustración: Miguel Andrade 1 Nada más repudiable que la escritura. A veces, es como un anciano o un hijo

En este mes

Sam

Por Abril Altamirano Edición 458 – Julio 2020. Hay personas que deciden seguir viviendo, aun cuando los doctores les dicen que no deberían. Estas personas

En este mes

Madagascar

Edición 458-Julio 2020 Fotografías: Shutterstock Playas de aguas cristalinas, arrecifes de coral, bosques arcaicos y una fauna excepcional dan vida a la cuarta isla más

También te puede interesar

Columnistas

La hora más oscura o la mejor de Churchill.

Por Gonzalo Maldonado Albán. Ilustración: Camilo Pazmiño. Edición 452 – enero 2020. Es una escena menor pero reveladora, Winston Churchill busca afanosamente un libro. Arrastra

Columnistas

¡Basta!

Por Francisco Febres Cordero. Ilustración: Archivo de Dinediciones. Edición 445 – junio 2019. Ahí estaba el féretro, cubierto por la bandera ecuatoriana. Al pie, una

Columnistas

Partypooper.

Por María Fernanda Ampuero. Ilustración: Maggiorini. Edición 454 – marzo 2020. Malcogida, fea, gorda, machona, boba, odiadora, inepta, drogadicta, ridícula, asesina, feminazi. Todas las que

Columnistas

Contra la barbarie.

Por Milagros Aguirre. Ilustración: ADN Montalvo E. Edición 442 – marzo 2019. Para cuando lea usted este texto ya habrá pasado la rabia y la

Rebaños.

Por Anamaría Correa Crespo. @anamacorrea75 Edición 433 – junio 2018. Muchos filósofos a lo largo de la historia del mundo occidental se han preguntado acerca

Huilo Ruales

El Bukowsky

Por Huilo Ruales Es un barco hundido en el cemento penumbroso de la Zona. A su diestra está La Carnicería, bar y parrilla que otorga