Rodando por los Kitos Infiernos
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Rodando por los Kitos Infiernos

Por Huilo Ruales

kitos-infiernos-01

Esta es la meca de todos los sures, incluidos aquellos que ya no saben si la calle donde viven se halla en el sur de Quito o en el norte de Machachi. Incluidos aquellos sures que desaparecen con los aguaceros y al instante desde los charcos reaparecen como batracios. Incluidos aquellos que a cuatro patas suben desde los abismos aledaños hasta las crestas de las lomas. Si alguna vez hay guerra civil, su mecha provendría de aquí, que es el meollo, el punto cardinal, desde donde los sureños se desplazan al norte o al sur que les corresponde. Viéndolo bien, el norte, además de tristón y falseta, sin el sur sería imposible, irrealizable. ¿Por qué, me preguntas? Pues, por la sencilla razón de que todos los mal pagados, los súbditos, los esclavizados, los proletas que limpian las mesas, lavan los vidrios, borran lo sucio, reparan lo dañado, cargan lo pesado, cortan el pelo ajeno, lustran, cosen, cocinan, sirven, cuidan, venden, recogen, o sea quienes hacen girar la rueca cotidiana de la fortuna norteña, provienen directo del sur. Del sur con todos sus sures, incluidos aquellos ubicados, a veces por suerte y en general por desgracia, en los nortes del norte. Sures tristes encarcelados a cadena perpetua entre nortes abortados, engendros ostentosos que un día, dios no lo quiera, terminarán contagiados de surfagia y de eso es lo que sufren y se enferman sus pobladores.

El norte, sin el sur, sería algo así como un tronco sin extremidades, como un guagua grandote y tarado; en cambio el sur, sin el norte, sería algo así como una muchedumbre de guaguas chiquitos en zapatos plataforma, comiéndose la camisa y después mierda y después comiéndose a sí mismo, como a veces sí sucede.

Hay empleadas domésticas que se levantan a las cuatro de la mañana, allá por Tambillo, que es un pueblucho atravesado por la ruta panamericana y que tiene los talones en la neblina semitropical, o allá, por Amaguaña, que es donde está la punta de la madeja que lleva al páramo y la Amazonía. Desde allí todos los días empiezan su viaje que lo terminan a las siete de la mañana, en un barrio norteño de Quito, y a las diez y más de la noche llegan de vuelta a su casa de lata y cartón, y diez perros vegetarianos ya que se alimentan de hierbajos y de tierra.

En este triple redondel titulado Quitumbe, en honor del cacique de los cojones bien puestos, la lumbre alumbra y la vida hierve. Aquí empieza y termina el teje y el desteje de los destinos de esta ciudad esquizofrénica. Pero miren, buses y pasajeros como bacterias se multiplican y se devoran al son apocalíptico de los claxonazos. Parece mentira, como canta un rocolero que llena estadios con su excrementicia musical. Más bien dicho, parece espejismo este zafarrancho colectivo atufado de tanto esmog.

Me ensarto al vuelo en un taxi colectivo de los que por un dólar intercambias hedores y vas casi sentado sobre el muslo del vecino o la vecina casi encima de ti y casi dándote el pecho, hasta la plazoleta de La Marín. “Sí se puede”, miente una valla publicitaria con la foto a colores de la selección de fútbol. Al pie de la valla, muestra palpable de que no se puede, una viejecita casi de bolsillo, intenta no sé desde cuándo atravesar la gigantesca avenida Simón Bolívar.

Y aquí tienen, señores turistas, La Marín, tajo profundo en la garganta de la ciudad. A través de ella sin esfuerzo se puede otear los pulmones cancerosos de los kitos infiernos. Mejor me callo. Mejor me trago la lengua. 

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Columnistas

Irene Cazar se busca a sí misma.

Por Milagros Aguirre. Fotografía: cortesía de las artistas. Edición 455 – abril 2020. SORPRESA, SORPRESA…, óleo sobre lienzo, 2007. Si hiciera falta una ficha inicial,

Ana Cristina Franco

La Casa Flotante

Por Ana Cristina Franco. Ilustración: Luis Eduardo Toapanta. Edición 455 – abril 2020. En las noches de insomnio viene a mí una imagen-sensación que sirve

Columnistas

El Plan Olvidado

Por Milagros Aguirre. Ilustración: ADN Montalvo E. Edición 455 – abril 2020. La Universidad Central ha hecho un justo homenaje a Jaime Andrade Moscoso, el

En este mes

Una elección crucial.

Por Jorge Ortiz. Fotos: Shutterstock. Edición 455 – abril 2020. El próximo presidente de Estados Unidos tendrá que emprender la reforma del capitalismo. Nada menos.

Columnistas

La Mudanza

Por Salvador Izquierdo. Ilustración: Diego Corrales. Edición 455 – abril 2020. Nada más tonificante para el alma que mudarse de casa. Renueva el ánimo, saca

También te puede interesar

Columnistas

Apocalipse Now

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. A partir del terremoto, la gente perdió la cabeza. Apiñada y de rodillas imploraba perdón con las manos al

Columnistas

Un vicio y oficio solitarios.

Por Huilo Ruales. Ilustración:e Miguel Andrade. Edición 436 – septiembre  2018. 1 Estoy en el ángulo sombrío de un bar-café. Sobre la mesa tengo mi

Columnistas

Los placeres del ojo.

Por Huilo Ruales. Ilustración Miguel Andrade. Raro ver una niña, casi un bebé, apare­ciendo por la ventana de un séptimo piso y a las seis

Columnistas

Doble vida en el Olimpo.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 438 – noviembre 2018. El Olimpo es un inmueble de diez pisos, con ocho apartamentos de un dormitorio

Columnistas

Los pasos perdidos.

Por Huilo Ruales. Ilustración Miguel Andrade. Edición 425 – octubre 2017. Qué otra cosa podía hacer en ese tiempo sino practicar a diario la natación.

Columnistas

Dedalus.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 444 – mayo 2019.  1. Van tres días y cuatro noches que no tomo el medicamento. O quién