Skip to main content

¿El implante cerebral de Elon Musk es una buena noticia?

por Redacción Mundo Diners

Elon Musk. Implante cerebral
Elon Musk.

Sí y no. Aunque el objetivo sería ayudar a las personas a recuperar funciones neuronales perdidas, un debate se cierne sobre su alcance.

La idea de devolver funciones visuales, motoras o de escucha a quienes las han perdido es, sin duda, una buena noticia. Y eso es lo que Elon Musk asegura que busca con el implante cerebral de su empresa Neuralink, que prevé ser testeado en humanos en los próximos meses, aunque aún no existe una fecha definida.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) autorizó pruebas en personas luego de experimentos con veintitrés monos.

En una presentación del dispositivo, el también dueño de la red social X aseguró que “los ensayos serán comprobatorios, no exploratorios”, es decir, que solo buscarán comprobar su correcto funcionamiento.

Cómo funcionará

El implante, que es del tamaño de una moneda de veinticinco centavos, tiene una serie de cables y electrodos que serán implantados por un robot al interior del cerebro para generar una interfaz cerebro-computadora que permita a la persona comunicarse a través de sus pensamientos. Inicialmente, la idea es tratar discapacidades neurológicas. De esta manera, el usuario podrá controlar un cursor o un teléfono solo con sus pensamientos.

El debate

Desde un lado de la academia hay optimismo. Para Diego Bustamante, docente de Ingeniería en Software y Mecatrónica de la Universidad Internacional SEK, innovaciones como esta traerán “beneficios mundiales”, ya que son avances tecnológicos “siempre en pro de la sociedad”.

“La evidencia hasta el momento nos dice que el experimento está bien. No podemos ser tan sesgados para decir ‘no’ y satanizar a esta tecnología. Debemos ser un poco más receptivos”, dijo el catedrático a Mundo Diners.

Pero hay quienes no comparten del todo esta visión y creen que más bien hay que estar atentos a la rapidez con que avance el proyecto. La preocupación de Patricia Pacheco, docente titular de la UTPL y miembro de la cátedra Unesco de Ética y Sociedad en la Educación Superior de ese centro de estudios, es que “no se sabe exactamente para qué va a servir este implante ni cuáles serán las consecuencias de colocarlo”.

Implante cerebral

“Hay prohibiciones incluso para testear ciertos productos cosméticos en animales, pero dan permiso para que testeen en seres humanos el implante, o sea, es bastante complejo. En principio, se dice que es para pacientes que ya tienen una afectación, pero son personas que están en situación de riesgo”, explica la docente a Mundo Diners.

Para Pacheco, “la idea de esto es que la mente, sin necesidad de mover las manos, por ejemplo, pueda operar un computador solo con las ideas o percepciones, entonces a la larga apuntamos a controlar a la humanidad y eso es peligroso, es sumamente peligroso”.

Pero Bustamante no considera que esto sea así y cree que es imposible que la tecnología controle a los seres humanos: “Eso es más ciencia ficción que realidad. Es decir, no es que vamos a ver un control de la tecnología sobre el ser humano, eso no puede pasar”.

Sin embargo, el temor de la Pacheco podría tener un fundamento. Y es que Musk sí ha aclarado en varias ocasiones que lo que quiere conseguir con Neuralink es “la simbiosis con la inteligencia artificial”.

En una conferencia, en 2017, en Dubái, el magnate de la tecnología dijo que “con el tiempo probablemente veremos una fusión más estrecha entre la inteligencia biológica y la inteligencia digital”.

Por ahora, Neuralink mantiene abierto el registro para quienes estén interesados en calificar para sus ensayos clínicos actuales y/o futuros. (Ángela Meléndez S.)

Etiquetas: