Quito siglo XX.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Quito siglo XX.

Por Milagros Aguirre.

Ilustración: Adn Montalvo E.

Edición 447 – agosto 2019.

Firmas---Aguirre

Dicen que la felicidad es producto de la nostalgia, de eso que recordamos con sonrisa cómplice, de eso que pasó y que nos llenó de gratos momentos. La memoria es selectiva: recordamos con placer esos momentos, lugares, canciones, libros, cuadros o aromas. Y olvidamos  aquello que nos hace sentir dolor o pesar. Menos mal. Eso hace que la vida sea llevadera. Hagamos memoria, entonces, de un tiempo feliz en donde el quehacer cultural no necesitaba de ministerios sino de voluntades. Camine usted por la Juan León Mera. Deténgase en la calle Wilson. ¿Está viendo esa casa grande de la esquina? No. No era un burdel. Ni una casa de fantasmas (aunque tal vez sí, tal vez por ahí se coló alguno). Era la casa de Art Forvm, una de las galerías más importantes de la ciudad.

Quito. Años noventa. Siglo pasado. La Mariscal no era fea y no se necesitaba caminar por ahí mirando a ambos lados con precaución y alerta para no ser asaltado por alguno de esos muchachos que caminan desorientados y agresivos en busca de unas monedas para comprar droga. Al contrario. El barrio estaba de moda. Tiendas y galerías, librerías y anticuarios. En la Veintimilla estaba la Galería Artes, de Iván Cruz y Luce de Perón. En la Juan Rodríguez estaba La Galería de Betty Wappenstein. En la Juan León Mera, LibriMundi, entonces la librería de más prestigio en la ciudad, fundada por Enrique Grosse Luermen en 1971. Y frente a la librería, estaba el Art-Forvm, que Marcela García, heredó luego de la temprana muerte del librero.

Cada vez que había una exposición o un lanzamiento de un libro nuevo, había fiesta porque se encontraban los amigos. Y cuando se encontraban los amigos no solo se ponían al día de asuntos de la politiquería nacional que ahora despierta tantas pasiones, sino que de esos encuentros salían ideas como pompas de jabón. Sí. Ideas: un nuevo libro, el guion de una peli, una antología, un cuento, una novela, un gran reportaje, la entrevista a un pintor, una muestra colectiva, la invitación a un artista extranjero o un museo a lo Guggenheim, pero… en la selva.

Si hoy se viven tiempos de la posverdad, en ese entonces entrábamos en la posmodernidad. Ese Quito del siglo XX era el de los intelectuales. Los artistas contemporáneos proponían instalaciones y alborotaban el avispero con obras audaces, la prensa tenía amplísimos espacios culturales. Los literatos empezaban a publicar en editoriales de fuera del país chiquito y el mundo dejaba de ser ancho y ajeno. A nadie se le ocurría pedir un fondo concursable a instancia alguna para tal empresa: se hacía nomás. Sin likes de por medio. Ni fotos en Instagram. Ni ministerios que digan qué hacer, cómo escribir o qué cosa exponer. Ni gestores culturales con máster, pero sin espacios para gestionar; es decir, sin las paradojas del siglo XXI.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Anamaría Correa Crespo

Entre Habermas y una cocina sucia

Por Anamaría Correa Crespo Ilustración: María José Mesías Edición 457-Junio 2020 Nunca el multitasking (palabra acuñada recientemente para referirse al arte de hacer diez cosas

BOCATA Espectáculo

La labor educativa en la gran pantalla

Estas seis producciones cinematográficas muestran conmovedoras y aleccionadoras historias que involucran el conocimiento y la interrelación entre docentes y alumnos. El club de los poetas

Columnistas

Camarones Ingapirca

Por Gonzalo Dávila Trueba Ilustración: Camilo Pazmiño Edición 457-Junio 2020 A los cocineros de vez en cuando se nos corre alguna teja de la cabeza.

En este mes

Dar vida para luego sostenerla

Por Paulina Simon Torres Ilustraciones: Paco Puente Edición 457 – junio 2020. Aquí podríamos decir lo siguiente: ¡felices cuarenta! O, mejor dicho: ¡felices cuarenta días

También te puede interesar

María Fernanda Ampuero

Nadie comprende lo que sufro yo

Por María Fernanda Ampuero Hay —ay— un terrible maleficio y nadie parece notarlo. Nos rodea y está por todos lados, pero no, nadie parece notarlo.

Mónica Varea

Finísimos los zapatos

Por Mónica Varea Lo mío con Santi fue amor a primera vista, a él sí le tomó un par de años. Apenas lo vi morí

Columnistas

La izquierda.

Por Salvador Izquierdo. Ilustración Diego Corrales. Edición 451 – diciembre 2019. Cuenta la leyenda que con tres trotskistas ya hay dos tendencias. Una de las

Columnistas

Caballos de nieve.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 431 – abril 2018. 1 2017. Tren de noviembre. La nieve se precipita de abajo hacia arriba como

Columnistas

Atentados al patrimonio.

Por Milagros Aguirre. Ilustración ADN Montalvo E. Edición 431 – abril 2018. Si Europa estuviese poblada enteramente por ecuatorianos, hace tiempo que se habría construido