Qué será el amor
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Qué será el amor

Ana Cristina Franco

Tenía siete años y estaba enamorada. Mientras mi mamá preparaba la merienda, yo me sentaba en el mesón de la cocina y no paraba de hablarle del niño que me gustaba. A esa edad, tan corta pero que en ese momento era toda mi vida, fantaseaba (y a veces lloraba) con la idea del amor. Y no, mi mamá no me leía cuentos de princesas, pero le fascinaba contarme cómo fue el día en el que vio por primera vez a mi papá o cómo se conocieron mis abuelos. No sé si fue eso o la sobrecarga de telenovelas mexicanas, pero lo cierto es que crecí con una idea romantizada del amor. Me llamaban “exagerada” o “dramática”. No entendían por qué quería enamorarme. Era como si no tuviera derecho. Luego me di cuenta de que para las mujeres amar era de cierta forma una prohibición, un atrevimiento. Las mujeres nacimos para ser amadas, no para amar. Para ser rescatadas, no para lanzarnos al abismo. En las historias románticas que había leído hasta entonces los protagonistas siempre eran hombres: el joven Werther, Dorian Gray, Romeo y Julieta (no Julieta y Romeo). En esto del amor el hombre siempre había tenido el rol del héroe (Orfeo buscando a Eurídice) y la mujer de musa inalcanzable, fantasmagórica y lejana. Pero yo quería ser la heroína. Quería buscar a mi amado en el mundo de los muertos.

En mis veintes pensaba que el amor era un invento del capitalismo. Que al sistema le interesa vernos en pareja porque así nos puede vender más. Me jacté de despreciar el matrimonio y al mismo tiempo confieso que deseaba (con culpa) casarme. Y en efecto, la Susanita que llevo en el hombro derecho le ganó a la Mafalda, y me casé. ¿Por hipócrita e incoherente? Tal vez porque en el fondo el amor no es un invento del capitalismo, sino del Romanticismo. Parece que antes de que el joven Werther se suicidara por Margarita, el matrimonio era simplemente un acuerdo: dos personas que se juntan por razones pragmáticas. ¿No tiene pleno sentido?, pensaba cuando era soltera, al menos así nadie se queda solo. No, mentira. Ya, hablando en serio: mucho se escucha eso de que en el matrimonio “es muy fácil caer en la comodidad”. Pero el otro día, a las doce de la noche, nos veía al Mario y a mí en pijama, viendo Netflix, despeinados, y entonces pensé, esto es comodidad, cuánto trabajo nos tocó llegar aquí, a este temido “lugar de confort”. ¿Por qué abandonarlo? Después de haber visto Marriage Story, reafirmé que el amor no es una película de Julia Roberts (a menos que sea Closer), tampoco esas palabras que te dicen cuando te casas, esfuerzo, constancia, compromiso… Sino que precisamente está en el misterio de lo cotidiano. En el zapato que ella le amarra a él después de estar divorciados. A pesar del divorcio (el fin oficial de la relación), el amor persiste en las acciones cotidianas, precisamente en eso que nos han hecho creer que no es sexi, que no es cool, que no está para la foto, persiste en lo doméstico, en la famosa y temida comodidad.

Pero pienso también en Revolutionary Road, esa película en la que Winslet y DiCaprio, lejos de representar la burbuja del amor que inflaron en Titanic, parecen contar la verdadera historia (y eso que la novela, de Richard Yates, es más verdadera). Dos seres que se hunden, que por el amor se juntan pero por el amor también se anulan. La película desromantiza la idea del matrimonio como sacrificio en el que los esfuerzos son de alguna manera recompensados, mostrándolo como la pesadilla en la que también se puede convertir: un escenario en el que se sacrifican los sueños personales. ¿Cómo hacer para no anularse? ¿Para seguir existiendo como individuo a pesar de la vida en pareja? Quizá ese sea un reto mayor que perderse en la comodidad.

Ilustración: Luis Eduardo Toapanta
Edición 456-Mayo 2020

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

En este mes

La gripe, una amenaza para la salud pública

Hay enormes avances científicos en vacunas para la prevención de diversas enfermedades, pero aún “los logros alcanzados son frágiles”, señala la Organización Mundial de la

Columnistas

Callos o guatita. ¡He allí el dilema!

Gonzalo Dávila Trueba Las vísceras debieron llegar a la mesa cuando algún caballero francés, maltrecho y agotado pero con la certeza de que su lado

En este mes

Sello ecuatoriano en Hollywood

Por Elisa Sicouret Lynch Fotografía: Mino Reis y cortesía Edición 456 – mayo 2020. Es quiteño de nacimiento, pero “hollywoodense” de corazón porque ha sido

Columnistas

Amelia

Huilo Ruales Desde que yo recuerdo mi vida carecía de piso, de allí que andaba siempre con la sensación de estar cruzando una interminable tarabita.

También te puede interesar

Columnistas

Mucha

Por Mónica Varea   No sé cómo fue posible que en el tradicional colegio de monjas entraran dos señoras que nos venían a incitar al

Mónica Varea

El nido vacío

Por Mónica Varea A voz en cuello cantábamos, acompañando la voz profunda de Mercedes Sosa, como un páaaajaro libre, de libre vuelo, como una pájaro

Columnistas

Millennials descubren.

Por María Fernanda Ampuero. Ilustración: Maggiorini. Edición 439 – diciembre 2018. Supongo que está en nuestra naturaleza: desacreditamos a las generaciones que nos siguen porque

Anamaría Correa Crespo

Los tejedores de historias.

Por Anamaría Correa Crespo. @anamacorrea75 Ilustración María José Mesías. Edición 424 – septiembre 2017. Tengo 41 años y ahora estoy escribiendo esta columna para la

Columnistas

Deme el DIECIOCHO.

Por Patricio Crespo Coello. Edición 437 – octubre 2018. Si tres años de viajar cada semana en buses interprovinciales me han enseñado algo, es esto:

Columnistas

Personas tóxicas.

Por Milagros Aguirre. Ilustración: ADN Montalvo E. Edición 439 – diciembre 2018. En las redes sociales aparecen varios artículos y videos pseudocientíficos en los que