Por suerte, nos quedan los libros…
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Por suerte, nos quedan los libros…

Por Ana Cristina Franco ///

fRANCO

“La vida es una búsqueda del tesoro”.

Keri Smith

 

Últimamente, cada vez que voy a una librería, termino en la sección de niños. La parte de “adultos” casi nunca tiene los títulos que busco, tampoco hay una buena oferta de libros de ciencias ni de magia, ni siquiera hay buenos atlas. Pero debo ser sincera, aunque encuentre libros de mi interés (la verdad es que muchas veces sí los hay) creo que lo que hace que me sienta incompleta es la falta de imágenes. Sí: extraño los dibujitos. Hoy en día las ilustraciones han sido relegadas al universo infantil, como si tuvieran más que ver con la fantasía que con los asuntos “serios” (como si la fantasía no fuera un asunto serio), lo cual no me desagrada. En cambio, la sección infantil, ofrece planetas, flores, estrellas, nubes. Allí estaba yo, delirando en una librería de niños una mañana soleada, entonces encontré el regalo para mi amiga secreta menor, mi hermana Doménica, de diez años. Se trata de un libro que se llama Cómo ser un explorador del mundo. Cuando lo ojeé, me gustó tanto que dudé en dárselo. Solo diré que mi padre, que es antropólogo, lo calificó como una “guía etnográfica para niños”. En efecto, es una especie de manual para nunca perder el asombro. El libro, escrito (o creado) por Keri Smith, no solo es para niños y, sin embargo, destila magia. A manera de estudio científico, Smith da pasos para explorar el mundo, para abrir la percepción, para adorar lo inútil. Además, tiene citas de John Cage, Anaïs Nin, T. S. Elliot. Hace mucho tiempo que no sentía esa sensación de magia. La presencia de ese libro me hizo recordar que un libro ante todo debe ser eso: magia. Recordé el cliché sobre “el maravilloso mundo de la infancia”, “el niño que llevamos dentro”, etc. y me pareció injusto y desmedido. Nunca me sentí identificada. No recuerdo haber tenido una infancia de película, de hecho, me costaba adaptarme y quería crecer para tomar mis propias decisiones, pero lo que sí recuerdo con devoción era la sensación tan intensa (que venía por momentos) de magia que me provocaban las luces de Navidad, los espejos (uno de mis juegos favoritos era poner el espejo a la altura de la quijada y caminar por el techo. No lo intenten en casa), los colores fosforescentes, la idea de los laberintos, en fin, algunas cosas que de alguna manera me remitían a un misterio, listo para ser resuelto. Esa sensación en la adultez es cada vez menos frecuente. Sin embargo, hay un invento, hay un secreto, que siempre provocará (al menos en mí) esa sensación de belleza y vértigo que parecía ya olvidada: los libros. Con o sin dibujos. Tengo la compulsión de comprar libros, y ya no solo me atraen por su contenido, sino también por sus dibujos o su título, por ejemplo, el otro día compré uno viejo de ciencias naturales llamado Hombre tiempo y fósiles.

La misma mañana que compro el regalo para mi hermana compro otros libros para mí y quiero llegar a la casa. Estoy ansiosa. Tener libros en la cartera a veces es como tener una bomba en la cartera. En mi casa no hay nadie, estoy sola, en mi cuarto, con una montaña de libros que quién sabe a qué rato leeré… Me doy cuenta de que no puedo compartirlos con nadie. De un momento a otro, el sentimiento de euforia se transforma en tristeza, con la misma fuerza. Leer me recuerda que estoy sola. Es verdad que cuando lees nunca más estás sola, pero también es verdad que leer es un vicio que, como las drogas, te aísla del supuesto mundo real, también es verdad que nunca (o muy pocas veces) encontrarás cómplices que sientan la misma devoción por el mismo libro. Y eso es triste y es hermoso a la vez.

Los libros… hacen que no haya perdido la costumbre de creer que en las hendijas de la pared hay agujeros secretos para transportarse a otras galaxias. Los adultos también jugamos: los libros son juguetes.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Ana Cristina Franco

La Casa Flotante

Por Ana Cristina Franco. Ilustración: Luis Eduardo Toapanta. Edición 455 – abril 2020. En las noches de insomnio viene a mí una imagen-sensación que sirve

Columnistas

Irene Cazar se busca a sí misma.

Por Milagros Aguirre. Fotografía: cortesía de las artistas. Edición 455 – abril 2020. SORPRESA, SORPRESA…, óleo sobre lienzo, 2007. Si hiciera falta una ficha inicial,

Columnistas

El Plan Olvidado

Por Milagros Aguirre. Ilustración: ADN Montalvo E. Edición 455 – abril 2020. La Universidad Central ha hecho un justo homenaje a Jaime Andrade Moscoso, el

Columnistas

Erupciones y exorcismos

Por Rafael Lugo. Ilustración: Tito Martínez. Edición 455 – abril 2020. Hace algunas semanas un periódico de Quito publicó un reportaje sobre un sacerdo­te que

También te puede interesar

Ana Cristina Franco

Formas de caer

Por Ana Cristina Franco “La vida es un viaje en paracaídas y no lo que tú quieres creer“, dice una parte de un poema del

Ana Cristina Franco

De las ciudades espejo

Por Ana Cristina Franco Varea  Hay ciudades que no son solo calles, sillas, casas, ventanas, manos u ojos. Hay ciudades que te despiertan o que

Ana Cristina Franco

Setenta años. Un minuto.

Por Ana Cristina Franco. Ilustración Luis Eduardo Toapanta. Edición 428 – enero 2018. Se conocieron en el correo, enviando una carta. ¿Puede empezar mejor una

Ana Cristina Franco

Resistiré

Por Ana Cristina Franco   Treinta. La amenaza. Treinta. El deadline. Treinta. El SRI. Treinta. Los hijos. Treinta. Los viejos. Treinta. La plata. Treinta. Los