Skip to main content

Mundo Diners al día

La única policía que logró infiltrarse en ETA

por Gregorio Belinchon

Peliculas
Carolina Yuste, en 'La infiltrada', en una secuencia en el puerto de Donostia.

Las directoras españolas Arantxa Echevarría y Agustín Díaz Yanes dirigen dos películas que cuentan la historia de Aranzazu Berrade, la única policía que logró infiltrarse en ETA.

En 1998, la banda terrorista ETA declaró una tregua. El entonces ministro de Interior, Jaime Mayor Oreja, la bautizó como “tregua-trampa”, y lo sabía a ciencia cierta, porque en el comando Donosti, en el epicentro de San Sebastián, se había infiltrado una policía, conocida como Aranzazu Berradre.

Ella fue quien pasó la información del rearme de ETA y la que logró la desarticulación de aquel comando. Su historia ha protagonizado numerosos reportajes periodísticos y ahora dos películas narrarán, de manera más o menos ficcionada según cada proyecto, su labor como topo dentro de ETA durante ocho años.

La policía Infiltrada

Hace unos días terminó el rodaje de La infiltrada, dirigida por Arantxa Echevarría, tras siete semanas de filmación en la capital guipuzcoana. Mientras que 'Un fantasma en la batalla', un título aún no definitivo, comenzará a rodarse el 15 de abril dirigida por Agustín Díaz Yanes, que ha dedicado años a este guion que se aleja mucho más de la realidad; será un original de Netflix producido por Juan Antonio Bayona, Sandra Hermida y Belén Atienza, el trío detrás de 'La sociedad de la nieve'.

Elena Tejada, agente riojana de la Policía Nacional, se convirtió con 22 años en Aranzazu Berradre. “Nunca ha habido otra policía, hombre o mujer, que lograra entrar en ETA. Las fuerzas de seguridad intentaron meter a más gente y solo ella lo consiguió”, asegura María Luisa Gutiérrez, una de las productoras de La infiltrada. 

Ella supo de la historia por un amigo, “que trabaja en la Policía Nacional y que conocía a gente que había estado dentro del operativo”. Durante casi ocho años, Berradre, que llegó a chapurrear euskera, ascendió por el entorno de ETA: formó parte de un grupo de titiriteros y trabajó en una discoteca, después se incorporó a movimientos antisistema y hasta entró en la herriko taberna de Herri Batasuna en la parte Vieja de la ciudad, para finalmente ingresar en Jarrai.

“Lo curioso es que fue ETA quien contactó con ella y la reclutó. Había sabido moverse y llamar la atención de la banda”, explica Mercedes Gamero, otra de las productoras. Tras ser contactada por Kepa Etxebarria, Berradre acabó siendo colaboradora del comando Donosti, al que dio cobijo en su piso donostiarra de la calle de Urbieta. Después llegaría Sergio Polo, nombrado jefe del comando, un etarra de sangriento currículo que actualmente cumple condena por, entre otros crímenes, el asesinato del comandante del Ejército de Tierra Luciano Cortizo en 1995.

El 10 de marzo de 1999 la propia Berradre llevó en coche a Polo y Etxebarria a una cita en la que fueron arrestados. Ambos querían huir tras la detención, el día anterior en París, de José Javier Arizkuren, Kantauri, del que dependían. Un año más tarde, su existencia, su nombre real y su fotografía fueron revelados por la revista Ardi Beltza. Ya la había sacado del País Vasco su superior, un comisario que había blindado su seguridad y microfonado a conciencia el piso en el que residía. Su pista se desvanece por las embajadas españolas en las que ha trabajado posteriormente.

“Sabe que estamos con la película, aunque nunca contactamos con ella”, desgrana Gutiérrez. “Aranzazu está construida a través de la visión de compañeros, pero no de sus propias palabras, en el guion de Arantxa y Amelia Mora y con las aportaciones de Carolina Yuste”. Porque es esta actriz la que protagoniza La infiltrada. Yuste es habitual del cine de Echevarría -gracias a 'Carmen y Lola' ganó el Goya a mejor actriz de reparto-; y junto a ella han estado Luis Tosar como el comisario, Pepe Ocio, Nausicaa Bonnín y Víctor Clavijo como compañeros policías, y Diego Anido como Sergio Pablo.

'La infiltrada' se ha rodado íntegramente en San Sebastián, incluida una manifestación en la calle Pescadería, reambientada como en 1997, y se ha recreado el asesinato de Gregorio Ordóñez -entonces diputado del Parlamento Vasco y teniente de alcalde del Ayuntamiento donostiarra- con el visto bueno de la familia del político del PP, en el mismo lugar en que ocurrió: el restaurante La Cepa.

En esa ciudad se pudo ver el primer cartel de la película, desvelado en septiembre durante el festival de San Sebastián, y en ese momento también empezó a sonar la otra versión, tan solo inspirada en la historia de Elena Tejada y mucho más ficcionada, que el próximo 15 de abril comienza a rodar Agustín Díaz Yanes.

Un fantasma en la batalla

El guion, que durante un tiempo se tituló 'Santuario' y ahora, con nombre provisional, está bautizado como 'Un fantasma en la batalla'es un libreto en el que Díaz Yanes lleva trabajando mucho tiempo. En su caso, la protagonista es una guardia civil que procede del sur de España y que encarnará Susana Abaitua, curiosamente amiga de Yuste (hasta las lleva la misma representante); un personaje que fusiona vivencias de varios agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

La relación de Díaz Yanes y Bayona dará más juego cinematográfico porque el primero ha sido el adaptador de A sangre y fuego, la colección de relatos de Manuel Chaves Nogales que podría ser la siguiente película de Bayona. Por tres semanas los equipos de 'La infiltrada' y 'Un fantasma en la batalla' no se han cruzado en localizaciones. Pero la coincidencia de temáticas en el cine español es extraña: habitualmente, cuando hay dos guiones similares, uno de ellos acaba no rodándose.

policia
Susana Abaitua, retratada en Madrid el pasado diciembre.

Mariano Barroso, director de contenido (cine) en Netflix en España y Portugal, comenta por correo electrónico: “Agustín Díaz Yanes es un director esencial en la historia del cine español reciente, con una visión única del contexto social y político que relata la película. Es un orgullo para Netflix apostar de forma decidida por esta producción, respaldada por un equipo de productores cuya visión creativa ha llevado a 'La sociedad de la nieve' a convertirse en un fenómeno global de público y crítica”.

María Luisa Gutiérrez cuenta que ya movió un primer tratamiento de su proyecto “en distintas plataformas y televisiones desde 2018″. Y subraya: ”Nuestra historia pretende acercarse muchísimo a la realidad y creemos que lo hemos conseguido, puesto que gente como el comisario al que da vida Luis Tosar, con el que pudo entrevistarse que estuvo involucrada en los operativos ha leído los guiones y no le ha chirriado. Creo que son dos películas distintas”.

Con un presupuesto de seis millones de euros, Gutiérrez espera estrenar en otoño, durante la temporada fuerte de festivales españoles de cine. ¿Es fácil producir una película sobre ETA? “No hemos tenido problemas, ha sido fácil porque somos muy honestos: nuestro punto de vista es el de la policía infiltrada”, cuenta Gamero. ¿Y cómo logró esa agente encarnar a otra persona durante ocho años? Gutiérrez responde: “Más allá de su brutal fortaleza psicológica, hay gente que aún cree en el servicio público”.

Artículo publicado el 24 de marzo de 2024 en El País, de PRISA MEDIA. Lea el contenido completo aquí. Revista Mundo Diners reproduce este contenido con autorización de PRISA MEDIA

Etiquetas: