Skip to main content

Mundo Diners al día

Las plantas dan 'cátedra' desde el teatro

por Gabriel Flores Flores

Estado Vegetal
Escena de la obra 'Estado Vegetal'. Foto: Isabel Ortiz

En ‘Estado Vegetal’ las plantas son las coprotagonistas de una historia en la que se reflexiona sobre la importancia de la convivencia y el diálogo entre humanos y el mundo vegetal.

‘Estado Vegetal’

Los nombres de las compañeras con quienes Marcela Salinas comparte escenario en ‘Estado Vegetal’ son particulares: Costilla de Adán, Palma de Washingtonia, Congo Verde, Congo Rojo, Lengua de Suegra, Millonaria y Hoja de Sandía. Juntas cuentan una historia que nace de una pregunta que muy pocos nos hemos hecho: ¿cómo sería la humanidad si estuviera organizada bajo las normas y leyes del mundo vegetal? 

El montaje de la obra, que es parte de la Fiesta Escénica de Quito, comenzó en 2017. Antes, Manuela Infante, directora de esta pieza, ya había trabajado en proyectos teatrales donde el ser humano no era el centro de la historia, sino que giraban en torno a otras fuerzas naturales, no necesariamente humanas. En medio de esas exploraciones Salinas e Infante se encontraron con investigaciones de científicos como Stefano Mancuso.  

“Con Manuela comenzamos a advertir que dentro del mundo vegetal había otras leyes y otro nivel de organización, uno más ramificado, entrelazado y comunitario como el de las plantas y eso nos llamó mucho la atención”, cuenta Salinas. “Después empezaron a brotar las preguntas: ¿cómo funcionaría un país cuya organización política se manejara bajo las leyes vegetales?, o ¿cómo sería la vida familiar y social con esas nuevas normas?

Otras de las interrogantes que apareció durante el montaje es: ¿Qué pasa realmente en la cabeza de una persona cuando entra en estado vegetativo? Ese estado en el que parece estar despierta, pero en el que no realiza ninguna acción de forma intencionada, ni responde a lo que sucede a su alrededor. Con este arsenal de preguntas, no solo montaron la obra sino que comenzaron a tener una relación distinta con el mundo vegetal.

Salinas, por ejemplo, ya no ve ni siente a las plantas como un elemento decorativo de su casa, sino como una compañía de la que se puede aprender. ”Si aceptamos -dice- que las plantas tienen otras formas de pensar, sentir, comunicarse; así como otra forma de ser inteligentes, de conciencia y de noción del tiempo, quizás podamos ver cómo nuestras propias nociones de pensar, sentir y comunicarnos se transforman. Intentamos que estas ideas ronden la obra".

'Estado Vegetal'

  • Dirección: Manuela Infante.
  • Elenco: Marcela Salinas, Costilla de Adán, Palma de Washingtonia, Congo Verde, Congo Rojo, Lengua de Suegra, Millonaria y Hoja de Sandía.
  • Función: Sábado 15 de junio, desde las 19:30.
  • Lugar: Teatro Nacional Sucre.
plantas

Stefano Mancuso 

Mancuso (Catanzaro, 1965) es uno de los científicos que ha revolucionado la mirada hacia el mundo vegetal. El director del Laboratorio de Neurobiología Vegetal de Florencia, en Italia, es el autor de ‘Sensibilidad e inteligencia en el mundo vegetal’. En este libro explica que si bien las plantas no pueden ver, perciben la luz; que no escuchan, pero que evalúan las vibraciones; que no pueden degustar, sin embargo, analizan la composición de ciertas materias en busca de nutrientes; y aunque no puedan tocar trepan.

También asegura que tienen 15 sentidos más que les permite, entre otras cosas, sentir y calcular la gravedad, los campos electromagnéticos, la humedad y que, además, son capaces de analizar los gradientes químicos.

La tesis más popular de Mancuso es que las plantas son inteligentes. En un pasaje de este libro sostiene que si la inteligencia puede interpretarse como la capacidad para resolver problemas, las plantas en ese sentido son inteligentes. “Es decir son capaces de captar señales procedentes del entorno, de elaborar la información obtenida y de calcular las soluciones más adecuadas para la supervivencia”.

En sus intervenciones públicas, Mancuso siempre recuerda que las plantas constituyen el 81,8 por ciento de la vida en nuestro planeta. Con ese dato a la mano, no luce descabellado que ahora las plantas se conviertan en parte del elenco de una obra y den 'cátedra' desde el teatro o sean el público de una presentación musical, como sucedió en el ‘Concierto para el Bioceno’, que se celebró en Barcelona, durante la pandemia. Y donde un cuarteto de cuerdas tocó para un público formado por 2 292 plantas.

Imagen de perfil

Acerca de Gabriel Flores Flores

Periodista. Máster en Literatura Hispanoamericana y Ecuatoriana y Licenciado en Comunicación Social. Pasé por las redacciones del HOY y El Comercio. También fui librero. Desde hace más de una década escribo sobre literatura, teatro, cine, arte, series de televisión, gastronomía y coyuntura cultural.
SUS ARTÍCULOS