Personas tóxicas.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Personas tóxicas.

Por Milagros Aguirre.

Ilustración: ADN Montalvo E.

Edición 439 – diciembre 2018.

Firma--Aguirre

En las redes sociales aparecen varios artículos y videos pseudocientíficos en los que se invita a los lectores a alejarse de personas tóxicas para ser feliz. Consejos como “aléjate de personas complicadas, mejora tu salud”, se comparten y viralizan y se vuelven certeza en tiempos de la posverdad. Llaman “gente tóxica” a quien se queja, asume el papel de víctima, es pesimista (sobre todo eso, pesimistas que se quejan de la situación del país, del mundo, de la familia), es envidiosa, solo habla de sus problemas o critica. Pues… me rebelo contra esos consejos y postulados, que vienen a ser fórmulas para una falsa felicidad en la que aquel que pasa de todo, que mira a otro lado, que todo le es indiferente, es feliz.

Lo siento. Me parecen personas tóxicas justamente quienes quieren ser felices a cuenta de ignorar a los demás, que prefieren abstraerse de los problemas familiares, del país y del mundo, que no son capaces de extender la mano a quien pueda tener problemas y se encargan de juzgar sin más. Tachar a una persona de tóxica en lugar de preguntarse por qué está triste o deprimida o malhumorada, por qué es violentada o humillada, me parece mucho más tóxico. Tachar a alguien de tóxico porque le afecta el mundo o se preocupa de la realidad nacional, económica, social y política, cuestiona y critica es más tóxico. Marginar a quien puede resultar incómodo no es sino reflejo de la intolerancia en que vivimos.

De acuerdo a esos consejos, en lugar de ayudar a una amiga o a un familiar en problemas, empujándole, por ejemplo, a asistir a terapia para combatir la depresión, resulta que hay que darle la espalda porque es tóxica. De acuerdo a esos consejos, quien no ha tenido un buen día pasará inmediatamente a la lista de personas que no se deben ver, una especie de lista negra. De acuerdo a esos consejos no escucharemos a quien tenga algo que decir al respecto de la situación económica, política o social del país. De acuerdo a esos consejos no habrá quién dé la mano, por ejemplo, a los migrantes venezolanos porque no nos habremos enterado de que existen. Ciegos, sordos y mudos… pero aparentemente felices, sin nada “tóxico”, porque eso hace daño a la salud.

No comparto y rechazo esos consejos que nos dicen que la felicidad es básicamente abstraerse del mundo, ignorar a aquel que tiene problemas y sonreír. De acuerdo a ellos, la felicidad es una especie de trance egoísta donde solo importa el Yo. Falacias. Por supuesto, todos tenemos nuestras propias toxinas, nuestros días de alegría y nuestros días de tristeza, momentos de envidia o de generosidad, risa y llanto, de críticas y alabanzas. De eso estamos hechos los seres humanos.

Nada más tóxico que el individualismo, ese que se plantea estar bien pasando por encima del resto o ignorando sus problemas y realidades,
sin calzarse los zapatos del otro.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

El paso

Por Salvador Izquierdo Alguien te pregunta: ¿Qué es peor: un Gobierno autoritario, entregado a poderes económicos oscuros, un narcoestado con cierta sensibilidad social, pero ningún

En este mes

El cubo de Rubik

Es considerado el juguete más vendido del planeta, con más de 350 millones de ejemplares. Este año se cumplen cuatro décadas desde su lanzamiento y

En este mes

Un presente violento

Por Fausto Rivera Yánez Edición 459 – agosto 2020.Fotografía: Shutterstock Las estadísticas nos dicen cómo estamos, pero no reflejan una realidad completa. En un país

Columnistas

La carne fría de Mamaotra

Por Gonzalo Dávila Trueba Por mis escuchas de las tertulias de la época (1955-60), entre Mamaotra (mi abuela), mi mamá y las tías, sabía cuándo

También te puede interesar

Columnistas

Gajes del oficio.

Por Huilo Ruales. Ilustración Miguel Andrade. Edición 430 – marzo 2018. En ese entonces era tan joven, tan vol­cán en erupción, que a menudo necesitaba

Anamaría Correa Crespo

… Y los sueños, sueños son…

Por Anamaría Correa Crespo. @anamacorrea75 Ilustración : María José Mesías. Edición 444 – mayo 2019. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción,

Columnistas

Rafael y el mundo licra.

Anamaría Correa Crespo Amable lector:¿recuerda usted acaso la vida ausente de problemas y agitada en actividad física de la famosa mamá licra? Ahora les propongo

Columnistas

La izquierda.

Por Salvador Izquierdo. Ilustración Diego Corrales. Edición 451 – diciembre 2019. Cuenta la leyenda que con tres trotskistas ya hay dos tendencias. Una de las

Anamaría Correa Crespo

Silencio.

Por Anamaría Correa Crespo. @anamacorrea75 Edición 422 – julio 2017. En 1888 el monstruoso filósofo Friedrich Nietzsche sentenció la muerte de Dios en una de

María Fernanda Ampuero

Carrie en la noche de graduación

Por María Fernanda Ampuero   El piloto anuncia que estamos próximos a aterrizar. Súbitamente, al escuchar esas tres palabritas —Aeropuerto de Guayaquil— mi cuerpo sufre