Skip to main content

Dolores Veintimilla: una adorada muerta ante la muerte

por Andrea Rojas Vásquez

Dolores Veintimilla
Ilustración: ® LORENA ZURITA

Dolores Veintimilla, la primera poeta de la época republicana del Ecuador, fue la voz pionera en agitar la discusión acerca del derecho a una muerte digna. Este artículo visita la memoria de esta adorada muerta y difumina la mitología en torno al final de su vida.

Si hay una manera de conversar con las escritoras muertas y, a la vez, honrarlas, es leyéndolas, pensándolas, avivando sus palabras como una plantita a la que alentamos a reverdecer pese a las tempestades. “Leer es conversar con los difuntos y escuchar con los ojos a los muertos”, decía Quevedo. Y Audre Lorde sostenía: “Escribo para aquellas que no hablan, para aquellas que no tienen voz, porque estaban aterrorizadas, porque nos enseñan a respetar el miedo más que a nosotras mismas”. Eso es. Leer a las mujeres que nos heredaron sus voces es tener presente que ni el silencio ni la desmemoria van a salvarnos.

En “Necrología”, Dolores Veintimilla de Galindo embistió contra ese silencio y cuestionó la pena capital vigente entonces. El texto se difundió en 1857 en forma de hoja suelta y esa fue la primera vez, en el país, que una mujer puso en discusión el tema de la dignidad en la muerte.

Has llegado al límite de artículos gratis para este mes.
¡Lee sin límites! HAZTE PREMIUM o Iniciar sesión

Etiquetas:

Imagen de perfil

Acerca de Andrea Rojas Vásquez

Escritora, Tcnlga. Agroindustrial y gestora cultural. Premio Nacional de Poesía Ileana Espinel Cedeño (2021). Autora de la plaquette Ay mi conejito era tan picarón en ritmo de raro adagio (Y punto, Loja, 2018), Matar a un conejo (El Quirófano, Guayaquil, 2020), Llévame a casa, por favor. (Libero Editorial, España, 2022) y Furia (Editorial Ruido Blanco, Quito, 2023). Actualmente estudia Lengua y Literatura en la UTPL y es freelance en trabajos editoriales. Ama a: una sábila bebé, una Almendra del Mar y un Gatito Bigotes.
SUS ARTÍCULOS