Skip to main content

Mundo Diners al día

Emma Stone y su destino natural

por Juan Fernando Andrade

Stone
Emma Stone es una de la pocas actrices de Hollywood que ha ganado dos Óscar a Mejor actriz principal.

La actriz Emma Stone, que comenzó su carrera en películas para adolescentes, esa ahora una estrella derecha y puntiaguda. Mejor mirarla y dejarse alumbrar.

¿Quién es la que viene allí? 

La vimos venir. Así se sintió, como si al barrio o al colegio hubiese llegado de pronto una chica nueva. No todos la vimos al mismo tiempo o desde un principio, pero quienes volvimos la cabeza para mirarla supimos que estaría con nosotros de ese momento en adelante. 

Fue en 2007, cuando se estrenó ‘Supercool’, esa comedia ‘para adolescentes’ que elevó tanto su género y pasó de clásico estreno de verano a clásico del humor de este siglo. 

‘Supercool’ fue hecha por jóvenes cuando estaban jóvenes y eso se nota; hombres, además, o sea que saltaban líquidos e inquietudes por todas partes, pero el papel de Emma Stone aterrizó todo, le dio grosor emocional a una fantasía y creo que reseteó el modelo de la ‘chica cool y buena gente’ a la que uno quisiera tener a su lado. 

Emma Stone
Emma Stone en la película 'Supercool'.

Emma Stone marcó su camino desde el principio y no aceptó desvíos. Es cierto que pasó por películas menores, puro trámite, si nos detenemos a pensarlo, pero incluso sus cintas más ligeras se disponen como un escenario para que ella pueda y haga todo a la vez. 

Es más, fue ‘La La Land’, que de tan ligera alza vuelo y cuesta distinguirla entre las nubes, la que le dio su primer premio Óscar. 

Y, aunque la película no se guarde en los registros con honores, hay que reconocer que desde que Emma Stone ganó ese premio es como que se volvió más seria, más competitiva. Es como si hubiese crecido físicamente y ahora estuviera a los hombros o por encima de los hombros de cualquiera.  

Y, claro, está usando este poder para beneficio muy suyo y nuestro.  

Emma Stone: todopoderosa 

Yorgos Lanthimos, cineasta griego a quien hemos dedicado más de una de estas columnas, ha vuelto a trabajar con Emma Stone en ‘Pobres Criaturas’, una de las cintas más premiadas y mejor criticadas de este año.  

Hablamos de un regreso porque ya lo habían hecho en ‘La Favorita’, otra de estas producciones Lanthimos-Stone que todos queremos ver y volver a ver.

Está claro, el mundo Lanthimos es una especie de realidad cada vez menos paralela que obedece a las ideas del director. Pero está, y vaya que ayuda, la atmósfera y presencia de Emma Stone, que causa un efecto en los espectadores. 

Lo explicamos así: Emma Stone parece inofensiva, parece indefensa, parece ruda pero a ratos igual habrá que defenderla. Es alguien en quien se puede confiar y también dueña de esa mirada que lo permite todo.

El efecto, entonces, es que ella te mete en su bolsillo y tú miras el resto de la película colgado desde sus interiores, como si lo que le pasara a los otros no fuera realmente importante. Y quizás no lo es. 

En este momento, lo que importa es que Emma Stone nos está dando la sagrada oportunidad de ver a una estrella de cine en tiempo real, metiéndose en proyectos cada vez más jugados y arriesgados.        

En tiempos de pantallas chichas, algunas más dobladas y opacas que otras, importa mucho que a una mujer a quien se trató como intrascendente en un principio le caigan los mejores papeles regados a sus pies.  

Etiquetas:

Autor

Acerca de Juan Fernando Andrade

Escritor y periodista. Sus libros están disponibles en formato impreso y digital en www.dinediciones.com. Sus textos cortos pueden leerse en su blog personal: www.culturab.blogspot.com.
SUS ARTÍCULOS