Skip to main content

Un papado a la Sorrentino

por Anamaría Correa Crespo

WONDERWOMAN:Users:almudena:Documents:••••LADINERSWEB2020:478 marzo 2022:•Firma Correa 478.jpg
Fotografía: Shuttestock.

¿Qué puede hacer el afamado director italiano Paolo Sorrentino con la historia de varios papas y el Vaticano? La respuesta se puede encontrar en el propio lenguaje cinematográfico del director, cargado de esa pócima explosiva de preguntas vitales sobre la existencia, mezclada con una estética inigualable de lo efímero e inconexo: una canción pop bailada por monjas con una cruz de neón como telón de fondo, un canguro suelto en los jardines del Vaticano, o el cuerpo escultural de Jude Law —El papa joven— caminando entre decenas de mujeres anonadadas. Algo así como combinar a Sartre con el colorido de un cuadro de Monet.

WONDERWOMAN:Users:almudena:Documents:••••LADINERSWEB2020:478 marzo 2022:•Firma Correa 2.jpg

El papa joven (The Young Pope) y El nuevo papa (The New Pope) son dos series limitadas, producidas y dirigidas por Sorrentino, en el que su genio tiene la posibilidad de expandirse, dejando los 120 minutos del filme clásico, a varios episodios donde puede ahondar en la riqueza de los personajes y las historias.

La primera, El papa joven (2016), protagonizado por Law, cuenta la historia de un huérfano con estampa hollywoodense que llega al papado llevando posiciones retrógradas y radicales, pero con un carisma tan absoluto, que pronto convierte a los fieles que visitan San Pedro en una horda de fanáticos que desprecia. La temporada termina con Pío XIII —el papa joven— sufriendo un ataque después de una histriónica homilía.

Has llegado al límite de artículos gratis para este mes.
¡Lee sin límites! HAZTE PREMIUM o Iniciar sesión