Skip to main content

Ni “palacio” ni “de Najas” la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores

por Gonzalo Ortiz Crespo

Palacio de Najas
Fotografías: Juan Reyes.

Hay quienes llaman Palacio de Najas a la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores. Pero ese es un nombre inapropiado y no debe usarse. Si se quiere usar el apelativo de palacio debería decirse Palacio de la Cancillería y, si no, Casa o Casona de la Cancillería.

La sede del Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana del Ecuador es un conjunto de dos edificios emblemáticos de la arquitectura del siglo XX: uno, estilo francés, de los años treinta y otro, moderno, del inicio de los sesenta. Representan dos épocas de la arquitectura, dos concepciones del espacio y, a pesar de ser tan diferentes, forman un conjunto funcional que se destaca como una buena muestra de la fusión de estilos y de la reutilización de ambientes, característica de la ciudad de Quito, Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Ambos edificios tienen como autores a connotados arquitectos, que han dejado su impronta en la historia edilicia de la capital, Francisco Durini en los treinta y Milton Barragán en las décadas finales del siglo XX. Son construcciones que han estado al servicio del Estado y del pueblo ecuatoriano: la totalidad de los 62 años de vida del edificio moderno y 87 años de la vida del edificio antiguo, pues este fue residencia privada por muy pocos años.

Has llegado al límite de artículos gratis para este mes.
¡Lee sin límites! HAZTE PREMIUM o Iniciar sesión

Etiquetas:

Imagen de perfil

Acerca de Gonzalo Ortiz Crespo

Es periodista, historiador, novelista y político. Miembro de las academias de la Lengua y de Historia. Autor de 18 libros y coautor de 31.
SUS ARTÍCULOS