No es fácil ser Gil

«La fama de poeta maldito se la dieron los colegas, seguidores y enemigos, forjadores de un mito alimentado por la crudeza de su obra y la fatalidad que trazó su vida». Desde su último encierro en una clínica de rehabilitación, frente al mar de San Jacinto, Pedro Gil confiesa lo bello y lo terrible de vivir por y para la escritura.

Este contenido es sólo para miembros suscriptores.

Conocer más acerca de la suscripción

¿Ya posees una suscripción activa?

Iniciar sesión

Leer más »

Cultura

Obras de fotógrafas notables del siglo XX se exhibirán en Nueva York Una exposición innovadora presentará a más de 120 fotógrafas de 20 países que adoptaron la fotografía como un

Leer más »

Louise Glück: el lenguaje de las flores

Por Natalia Carbajosa Palmero, profesora de Filología Inglesa, traductora y poeta, Universidad Politécnica de Cartagena. Edición 463 – diciembre 2020. Muchos son los libros de la flamante Premio Nobel publicados

Leer más »
Comparte esta página
WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Recibe contenido exclusivo de Revista Mundo Diners en tu correo