Skip to main content

El optimismo es el opio de los pueblos

por Jorge Ortiz

tanques praga optimismo kundera 1
Tanques soviéticos en Praga,1968.

Todo empezó con una broma. En efecto, Ludvik Jahn le envía a una amiga una postal en la que, burlándose de la propaganda en los países socialistas, que presenta situaciones fantasiosas de felicidad y prosperidad cuando en realidad lo que abundan son privaciones, pobrezas y opresiones, escribe una frase —parodiando a Marx— que le parece inofensiva y graciosa: “El optimismo es el opio de los pueblos”. Pero, con la policía secreta custodiándolo todo, la postal cae en manos de las autoridades. Y la vida cambia para Ludvik Jahn.

Detenido e interrogado, Jahn asegura que sólo quiso hacer un chiste, que no es un contrarrevolucionario ni un enemigo del proletariado y que incluso —por si algo faltara para demostrar su lealtad rotunda— es afiliado al Partido Comunista. Reconoce, además, que su broma fue de mal gusto y promete que nunca más intentará hacerse el chistoso. Pero los agentes, fruncidos y agrios, cierran la discusión con una prueba irrefutable de la traición y la infamia de Jahn: “¡Usted incluso menciona a Trotsky…!”.

Milan Kundera.
Milan Kundera.

El drama de Ludvik Jahn es el argumento de La broma, la novela de Milan Kundera que hizo de él un autor imprescindible, que terminaría huyendo de su país, Checoslovaquia, y refugiándose en Francia. Pero lo que en la ficción le sucedió a Jahn ocurría todos los días en la realidad de los países de la órbita soviética, a los que Leonid Brézhnev controlaba desde Moscú con puño de hierro y métodos estalinistas. Después de su broma ingenua, toda la vida de Jahn se convierte en una broma trágica, de la que no consigue escapar.

Has llegado al límite de artículos gratis para este mes.
¡Lee sin límites! HAZTE PREMIUM o Iniciar sesión

Etiquetas:

Imagen de perfil

Acerca de Jorge Ortiz

Si bien la televisión ha hecho que el público lo conozca, su mejor faceta es la de la escritura, donde demuestra no solo un envidiable conocimiento histórico, sino un estilo terso e impecable. Él dice lo que piensa y lo que cree.
SUS ARTÍCULOS