Ojo en la hoja
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Ojo en la hoja

2666

Roberto Bolaño | Alfaguara, 2016.

Es una publicación póstuma, ligada a un tema que preocupó al gran escritor chileno-mexicano-universal: la violencia. Es una novela monumental, fracturada en cinco partes que se articulan entre sí, una extensa radiografía en 360 grados de una sociedad que, cual uróboro, se engulle por su propia cola. 

Es un viaje de la mano de Bolaño por medio de los más oscuros subterráneos humanos, donde —en su primera parte— unos académicos exhiben sin pudor su irrenunciable obsesión por encontrar al personaje central de toda la novela, quien, con el ridículo nombre “alemán” de Benno von Archimboldi, representa la literatura de la posteridad, aquella que surge de una vida común, pero cuya complejidad llegamos a advertir recién en la última parte, cuando el protagonista participa en la Segunda Guerra Mundial.

Toda la novela gira en torno a un siniestro escenario principal: una ciudad de nombre imaginario, en la frontera mexicana con Estados Unidos, donde la maquila ocupa a una población empobrecida y en donde ocurren siniestros crímenes, todos de mujeres, prolijamente descritos. Los delitos son encubiertos, cínica e impúdicamente por un poder sin rostro.

En tal volumen de páginas el viaje conduce también por múltiples ciudades y lugares del mundo, tan distantes como diferentes, en los que sus numerosos y singulares personajes devienen en una suerte de cometas al viento. La narración fluye y las digresiones abundan, hay desvíos frecuentes; la conducción de Bolaño es errática a momentos y obsesiva en otros, una continuidad en la que el lector intuye que no hay regreso. (Renato Ortega)

Cuentos reunidos

Adolfo Macías | Colección Última Erranza, Quito, 2019

Monstruos producto de una realidad distorsionada, personajes alucinados, situaciones absurdas, son el hilo conductor de los cuentos de este escritor premiado varias veces por su narrativa impecable, surreal y poética: “lentamente empezó a flotar, a flotar a la deriva, cual si bogara en los rayos de la aurora”. “Acercándose, miró los ojos vitrificados de la muerta y la besó en los labios con mortal dulzura”.

Este volumen reúne los libros de cuentos El examinador, Cabeza de turco y Amados terrícolas. Algunos con tono burlón, otros psicológicos, desde el incisivo punto de vista del terapeuta, otros con ácida crítica al sistema establecido, todos con finales inesperados, con criaturas fantásticas, kafkianos. El autor coloca el terror de unos colmillos llenos de sangre, un amante convertido en lagarto, moscas y líquidos pestilentes, en la vida familiar y sus diarios avatares. Temas comunes, como la compra de un par de gafas o la vida doméstica de una familia, terminan con el espejo devolviendo una imagen irreconocible, ratas devorando a los parientes tras una venganza bañada de necesidad de afecto.

Situados en Quito, con sus calles conocidas, estos cuentos estremecerán al lector que, al caminarlas en su cotidianidad, se sentirá perseguido por arácnidos personajes, por aves de plumas extrañísimas, por un muerto que se mira a sí mismo muerto. Y están las casas viejas llenas de misterio, donde usted o yo podemos vivir con aparente tranquilidad, hasta que… la casa empieza a ahogarlo, se vuelve un cuchitril y va dejando en su vida un desvencijado dejo de ausencia, para de repente redimirse a costa de la sangre y la decadencia de los otros. (Jennie Carrasco)

Un buen detective no se casa jamás

Marta Sanz | Anagrama, 2012, versión Kindle

Para esta cuarentena debida a la horrible enfermedad desatada en el mundo, Anagrama otorgó libre acceso a Un buen detective no se casa jamás, la novela de la española Marta Sanz: 320 páginas que no dan tregua por la brillantez del lenguaje, el tono desenfadado y la construcción de personajes que seducen al lector.

El narrador, un maduro detective en vacaciones, ha estado casado con Paula, cuya voz es constante por medio de llamadas telefónicas y de la memoria, y tiene como amante al joven Olmo. Emprende un viaje a una mansión, el riurau de una rica heredera de ascendencia alemana, que le sirve para desplegar su oficio detectivesco, que implica analizar huellas, incluso las que se ocultan dentro del cuerpo sufriente o gozoso.

La novela hace varios guiños lingüísticos, literarios y artísticos, así como referencias a obras anteriores de Sanz, filóloga y crítica que tiene a su haber varios premios. Por medio de sujetos extraños como un podólogo, el detective cínico y coqueto y la bella Marina, los lectores develamos los secretos de una familia y el misterio de las gemelas. Todo surtido por las reflexiones chispeantes y desestabilizadoras sobre el sexo, el cuerpo, la infancia y la muerte.

Estructurada en seis capítulos, la novela detectivesca, contaminada por las historias de amor, dará algunas pistas del misterio existencial mediante el Scrabble. Pero no es necesariamente amor, sino violencia sexual la que se vive puertas adentro de la mansión en la que nacen, crecen, aman y desaparecen unas gemelas abandonadas por la madre, pero recuperadas por Marta Sanz. (Cecilia Velasco)

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Columnistas

Amelia

Huilo Ruales Desde que yo recuerdo mi vida carecía de piso, de allí que andaba siempre con la sensación de estar cruzando una interminable tarabita.

En este mes

La reivindicación de Sabato

Por Daniela Mejía Fotografía: Jaime Olivos | Cortesía Edición 456 – mayo 2020. Cada sábado, mediante visitas guiadas por su casa, dos de los descendientes

Alimentos

¿Queso? Sí, con (mucho) gusto

Por Julia Gutiérrez Fotografía: Shutterstock | Cortesía Edición 456 – mayo 2020. Del tradicional fresco a los maduros, en el Ecuador sigue evolucionando la industria

En este mes

Visita virtual al zoo

Parques y reservas naturales que resguardan la vida animal son privilegiados en mostrar el hábitat de sus especies en tiempo real. Las transmisiones de video

En este mes

Gustave Flaubert

Hace 140 años murió el escritor de la palabra justa. Muy a pesar de sí mismo, Flaubert fue maestro e inspirador, figura cimera del realismo

Cine

La piel pulpo

Por Tamara Izco Fotografía: Cortesía Edición 456 – mayo 2020 Hace más de cuatro años viajé con Ana Cristina Barragán al Festival de Cine Latino

También te puede interesar

En este mes

Mi madre, la extremista

Por Jorge OrtizEdición 456 – mayo 2020. Cuando llegó a Moscú, en mayo de 1960, con un pasaporte checoslovaco y una identidad falsa, fue recibido

En este mes

Mi pequeño Pony

Por Juan Fernando AndradeEdición 456 – mayo 2020. Ciertos cinéfilos de carrera recomiendan ir al cine sin saber nada de la cinta que se va

Columnistas

Falta de atención

María Fernanda Ampuero Cuando ustedes lean esto ya será el futuro. Ustedes sabrán mucho mejor que yo ahora qué pasó con este planeta, ¿pudimos parar

Literatura

Isabel Allende

  Mide un metro cincuenta. No deja que otra persona la maquille. Tiene 70 años y empezó a escribir novelas a los 40. Sus obras

Literatura

Cien años de Soledad.

Con el reportaje de literatura “Cien años… cumple cuarenta años”, Daniel Samper Pizano relata la importancia de la obra de Gabriel García Márquez quien falleció