Skip to main content

Ojo en la hoja

por Redacción Mundo Diners

Diners 462 - noviembre 2020.

11 word image 34El vuelo de la tortuga

Ernesto Carrión
Cadáver exquisito,
Guayaquil, 2020

Con esta novela el prolífico narrador y poeta guayaquileño obtuvo el Premio Miguel Donoso Pareja 2019. Estructurada en seis capítulos, El vuelo de la tortuga construye una analogía implícita entre las tortugas y los migrantes ecuatorianos: unas y otros, en algunos casos, “décadas después de haberse alejado, vuelven al lugar donde nacieron”.

Las voces narrativas son la de Caupolicán, un abuelo de origen serrano, que lleva una carga de amor y sacrificio; las de Iván y Francisco, abandonados por la madre, Yolanda; la de ella misma, víctima de un marido de izquierdas y machista, que se marcha a España; la de Mario, el periodista ecuatoriano que viaja a Madrid para escribir un reportaje sobre fallecidos ecuatorianos. Casi al final, se incluye un extraordinario interludio en la voz de un chino en Guayaquil, otro migrante.

[rml_read_more]

También están incorporadas notas de prensa sobre el feriado bancario de comienzos de este siglo, que dio origen a la gran ola migratoria, pero debilita a la novela el peso que otorga al contexto sociológico, también expresada en la voz de los personajes, como si se desconfiara del poder de la ficción y se requirieran documentos.

Es entrañable la historia del hermano privado del habla. El capítulo del relato del chino, susceptible de ser leído como guion de cómic, habla con ingenio e inocencia de la amistad y compasión entre excluidos. El retrato de Iván, el inconsecuente comunista, pero también el de una Yolanda golpeada que prefiere huir dejando indefensos a los niños, muestra que hay cosas terribles “que no se pueden decir, pero con las que aprendemos a vivir”. (Cecilia Velasco)

11 word image 35Inquisiciones peruanas

Fernando Iwasaki
Páginas de Espuma,
Madrid, 2007, Kindle

Una irónica mirada a la Lima colonial donde pervive una moral pacata por fuera, rellena de obscenidad por dentro. Desde el siglo XVI, la Iglesia mantiene activo el Tribunal de la Inquisición; allí, quienquiera puede ser acusado de pactar con el demonio, ese astuto antagonista de Dios. Y Lima no está exenta de sus triquiñuelas.

Ese es el tema que Iwasaki toma como centro de su minuciosa investigación histórica. Logra, al convertirla en literatura, cautivar al lector con detalles de las aventuras sexuales de curas confesores; sus tretas, enamoramientos y pasiones masculinas quedan evidenciadas por hilarantes testimonios que relatan las continuas picardías que protagonizaron. Las mujeres —siempre vistas como instrumentos de tentación— obedecen los designios de Satanás.

Un olor a azufre recorre todo el libro, mientras, con jocoso y cuidado estilo, el autor parece estar pidiendo su excomulgación. Su escritura revela haber recibido la fuerte influencia de sus fuentes: archivos bien guardados en Madrid y Sevilla. Sin embargo, el escenario es siempre Lima, la Ciudad de los Reyes, cuya oculta promiscuidad se devela ante un lector risueño que disfruta de tan venturosas historias imbuidas del principio de que “el sexo tiene razones que el corazón no entiende y la cabeza repudia”.

Celebra Iwasaki, con este libro, una suerte de conjura bien documentada, a una institución que agrede la condición humana en su más íntimo fuero, nada diferente a los sometimientos que los demás dioses imponen a los hombres desde tiempos remotos. Y aun siendo tema tan espinudo, lo hace con gracia, soltura y hasta desparpajo. (Renato Ortega Luère)

Nuestra parte de noche

Mariana Enríquez
Anagrama, España, 2019
11 word image 36

Nyx, diosa griega de la noche, flota sobre una novela extraordinaria en muchos sentidos. Un texto adscrito a un género particular, el terror político, que parece inventado por y para esta autora argentina. Esta historia lleva a alturas de delirio las oscuridades, búsquedas y pasiones que ya habíamos conocido en sus espléndidos libros de cuento.

Nuestra parte de noche narra el viaje de Juan y Gaspar, padre e hijo, al norte de Argentina. Dos personajes que viven en una dimensión casi gótica. Son seres dotados de poderes que a falta de una mejor palabra podemos calificar de “sobrenaturales”; que se encuentran huyendo de sí mismos, de lo que son y los hace extraordinarios.

Es una novela que transcurre en el tiempo de la última dictadura militar argentina. Juan tiene un poder maldito, entre otras cosas puede convocar a los muertos, a los desaparecidos; puede informar sobre ellos aunque no quiera. Es un poder que lo desgasta y lo acerca cada vez más a la muerte. Y su hijo parece condenado al mismo destino. Por eso, huyen en un viaje desesperado hacia la frontera. Huyen de la Orden, un extraño culto que los necesita para sus perversos fines.

Esta obra es una road novel, una historia con muchas capas: la paternidad, las herencias no deseadas. Tiene todo lo que una novela de fantasmas podría ofertar, pero con personajes construidos al detalle y situaciones límite, como ya nos ha acostumbrado Mariana Enríquez en sus libros anteriores. A estos personajes la muerte les pisa los talones. Sin embargo, como dice la autora en alguna página, los que son como Juan y Gaspar “no se van a la muerte, se van a la oscuridad”. (Roberto Rubiano)

Etiquetas: