Skip to main content

Ojo en la hoja

por Redacción Mundo Diners

Edición 458 - Julio 2020.

El olor de las flores quemadas
Wladimir Chávez

Cactus Pink, Quito, 2019

11 word image

La novela del quiteño Wladimir Chávez, avecindado desde hace años en Noruega, Dinamarca y Estados Unidos, ganó en 2018 el Premio Miguel Riofrío. Cuando terminé de leerla, experimenté alegría por un final inesperado, abierto y poético, y porque tuve que preguntarme a quién le había pasado qué, pues hay personajes viviendo historias paralelas, contadas mediante chats, correos electrónicos o charlas, lo que me hizo dar cuenta de hasta dónde me había arrastrado la historia.

Los conflictos en la destruida Yugoslavia entre croatas, serbios, albaneses y bosnios son la materia medular, y son conocidos por el protagonista —un narrador en primera persona— tanto mediante los testimonios de mujeres bosnias con quienes ha tratado en Europa como por las investigaciones que debe hacer ya de vuelta en Quito, donde tiene que escribir un artículo para el periódico en el que trabaja.

[rml_read_more]

Estas flores quemadas nos muestran un narrador de pulso joven, tal vez demasiado ansioso por decirlo todo, sin obviar sus pasiones literarias, y capaz de capturar momentos de insospechada iluminación en sus personajes. Un verso de César Vallejo dice de un militante que “su cadáver estaba lleno de mundo”, lo que puede trasladarse a estas páginas, habitadas por paisajes lejanos, varias lenguas, diversos credos, libros y poetas poco conocidas.

“La mentira es una noción moral mientras la ficción es un concepto estético”, piensa el narrador al descubrir que, más allá de inexactitudes probables en nombres y lugares, el horror de las guerras y los campos de exterminio y violación son lo único verdadero. (Cecilia Velasco)

El corazón de las tinieblas
Joseph Conrad
Contemporánea, España, 2018

11 word image 1

Un clásico de la literatura y el cine. Llegaba a su final el siglo XIX y un rey europeo había tomado el Congo como propiedad privada. Son las consecuencias de la acción de sus agentes lo que vislumbramos por medio de la narración de Marlow, un capitán que una noche en Londres relata su periplo por ese río en busca de Kurtz, un misterioso y mitificado héroe del comercio de marfil, supuestamente endiosado por los aborígenes, sus protectores. La constante ambigüedad del autor permite avanzar —por medio de un lenguaje recio aunque cercano— a través de esa jungla oscura y amenazante donde reina el horror. Al mando de un vetusto vapor, Marlow nos conduce finalmente al ansiado encuentro con Kurtz.

Hasta aquí la historia. ¿Qué hizo el cine? Para comenzar el guionista de Apocalipsis Now (1977) cambió el escenario: nos trasladó en la pantalla a Vietnam, y fue Marlon Brando el Kurtz de Francis Ford Coppola, el entonces joven y audaz director del filme basado en el relato de Conrad. Con ochenta años de diferencia, el escritor y el director revelan la violencia implícita en toda acción colonizadora. Más allá de los sensibles detalles de la trama, lo que subyace es la crueldad de la invasión, la injusticia, y, como respuesta inevitable, la rebelión.

Joseph Conrad, el polaco devenido en escritor británico, logra llegar con esta novela a la cumbre de su producción literaria, siempre protegido por esa sabiduría que permite relatar una historia intrigante, sin nunca juzgar los hechos ni asumir posturas, que más pertenecen a otros ámbitos que a la literatura verdadera. (Renato Ortega Luère)

Mara y otros desengaños
Tannia Rodríguez
El Ángel Editor, Quito, 2019

8 word image 2

Son cuentos que van del hechizo de personajes míticos a lo cotidiano de la humanidad más oscura. Odio feroz escondido en amores leves y vaporosos, entre “torbellinos y escombros”. El lector va de la mano del personaje como mariposa a la lumbre que, sabe, podría incinerarla. Así los trece textos, a ratos con intensos rasgos que agitan, a ratos entre tules y humo, invitan a preguntarse dónde está la sutil línea divisoria entre la realidad y la ficción.

En estos cuentos, llenos de poesía, hasta el suicidio tiene su dulzura: “Una suerte de letargo, vinculado a lo mágico y excitante del momento anterior, me conduce a dudar de lo ocurrido. Imagino que su caída es como el aterrizaje de alguna ave maravillosa, que su cuerpo zigzaguea como una pluma antes de depositarse en el piso, lentamente”.

De alguna manera, se encuentran afirmaciones premonitorias que provocan reflexión en tiempos de pandemia. ¿Cuánto silencio hemos vivido en estos meses de cuarentena? El futuro viene más incierto que el origen del mundo. Afirma la autora: “El silencio es un abismo arrinconado al borde de nuestro paroxismo. Saltamos, míticas, para siempre, sin nombre, sin hombre. Nómadas del tiempo, no nos encontraremos más. Somos hoy. El futuro no existe”.

“Mara”; “Harry”; “El peso de la pluma”; “Santiago, Babel y el otro caos”; “Sortilegio”; “Sirenas en el país, al otro lado del espejo”; “La siesta”; “Baco”; “La huida”; “Retrato con hadas”; “Sofi McDonald”; “Roberth”; “La huella”, son los títulos de estos trece cuentos cortos que vale la pena sumar a las lecturas, para conocer la joven literatura del Ecuador. (Jennie Carrasco)

Etiquetas: