Oda a los parques de Quito
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Oda a los parques de Quito

Texto y fotografías: Manuela Botero.

Edición 465 – febrero 2021.

Vivo en Quito desde hace veinte años. Y en el ejercicio ciudadano del día a día, vivo brava con muchas cosas. Especialmente con la indolencia de la burocracia. A veces tengo un sueño macabro: pegarme un tiro en la cabeza frente a un burócrata ecuatoriano y que al día siguiente salga en las noticias un título que diga algo así: “Ciudadana (la nacionalidad en este caso poco importa) rebasada por la desesperación ante la ineficiencia de xxx (un trámite cualquiera, porque pueden ser todos) se pega un tiro frente al coordinador de procesos institucionales que la atendía en la oficina de la Secretaría para la Gestión de xxx. Solo dejó una nota que decía ‘¡Para que aprendan!’”.

Esta noticia, publicada por el diario Extra, causaría revuelo entre cientos de funcionarios que comenzarían a susurrarse de ventanilla en ventanilla: “¿Supiste lo de la señora que se suicidó cuando le mandaron por cuarta vez a Turubamba para corregir la inscripción de xxx?”. Una anécdota inquietante que tal vez pronto se convertiría en burla, chismorreo, cinismo y probablemente ningún aprendizaje. Aunque, siempre es posible que aquí, como en Islandia, exista algún funcionario con ocho centímetros de frente, que se sienta interpelado por el acto simbólico cometido.

También vivo brava con otras cosas. Entre ellas, el amontonamiento de cables que ensucian con su ruido estruendoso el paisaje de la ciudad. En veinte años que llevo aquí, solo una administración se ocu­pó de meterlos bajo tierra en un pequeño tramo de la acera de la avenida 6 de Diciembre y en la República de El Salvador (hablando solo del norte de Quito), lo que generó unos alegres malecones urbanos, por hablar solo del norte de Quito, antes de la pandemia, por supuesto.

Imposible no mencionar otro tema ur­banístico que afecta a la ciudad en su con­junto (incluso a los paraísos privados de los valles), y se refiere a la pobreza y la cruel­dad, sí, crueldad, de la arborización urbana. Esos arbolitos que vemos en las aceras, cuando las hay, sometidos a una cuadrícula de cemento de 15 x 15 que exhalan desnu­trición.

Pero hay una cosa que le agradezco todos los días a Quito, desde hace catorce años que me mudé de un hermoso jardín privado en Tumbaco a la ciudad: sus par­ques públicos.

Parque Metropolitano.

Parque Metropolitano.

Quito tiene cerca de dos mil hectáreas de parques (1827 si solo contamos la red de parques metropolitanos). Créanme que eso es un lujo en cualquier ciudad del mundo y especialmente en Latinoamérica. El Parque Metropolitano Guangüiltagua, con 557 hectáreas (ha), es el único del vecindario que aparece en la lista de los parques ur­banos más grandes del mundo (de más de cuatrocientas hectáreas y contenidos ente­ramente dentro de los límites metropolita­nos de la ciudad). Solo México, Brasil y Argentina, en Latinoamérica, tienen parques urbanos de mayor envergadura, los cuales son en su mayor parte bosques ubicados en las afueras de ciudades no capitales. En nuestro caso, aún no aparece incluido en la lista el Parque Metropolitano del Sur que tiene 620 ha.

Esta eterna cuarentena que hemos vivi­do el último año, al menos a mí me permitió sentir el privilegio que es vivir en una ciu­dad que, si bien no tiene todos los parques que debería tener según el ideal de metro cuadrado por habitante, sí cuenta con una decena de zonas verdes y recreativas de gran envergadura. Un hecho que me parece plausible de la planeación urbana de Quito. Aunque, como es de esperarse, muchos se abalanzarán contra esta mirada positivista con mil peros.

Frente al encierro del que se lamenta­ban a través de las redes sociales (las nue­vas ágoras en tiempos de covid-19) amigos y parientes en los valles de Tumbaco y Los Chillos, y en ciudades que usualmente se erigen como ejemplos de desarrollo urba­no, dígase Medellín, yo tuve la fortuna de vivir el confinamiento en una ciudad don­de ¡hay parques urbanos para respirar! Si bien es cierto que estos estuvieron cerrados durante el confinamiento total, a partir de junio volvieron a alegrar mis días y los de muchos. Porque eso es lo más lindo de los parques de Quito, ¡que la gente los usa!

Mi hijo, por ejemplo, que tuvo que re­gresar en marzo de un hermoso campus en el estado de Nueva York, lo que más extra­ñó durante el confinamiento fue poder ir a caminar a La Carolina; ese paraíso colectivo donde todos sonríen y juegan a lo suyo: tai­chí, pelota, skate, bici de agua, bicicross, bailo­terapia, carreras, acroyoga, se toman fotos o, simplemente se pasean con su perro y miran perezosos todo lo que hacen los demás. Ir a La Carolina en la mañana es reconciliarse con la humanidad para comenzar el día.

Como La Carolina, hay en Quito otros parques llamémoslos “mundanos”, pensa­dos para el esparcimiento colectivo, como Las Cuadras o El Bicentenario; parques tipo jardín con instalaciones deportivas, enclavados en zonas densamente pobladas y muy frecuentados.

Parque Metropolitano.

Parque de Guápulo.

Hay otros parques de espíritu más me­ditabundo, con extensos bosques de eu­calipto en los que asoman a ratos jóvenes avenidas de acacias, jacarandás y cholanes. Tienen senderos exigentes físicamente para montar en bici o caminar, obras escul­tóricas y arquitectónicas, laberintos y ade­cuaciones para hacer pícnic al filo de bal­cones naturales que miran a la ciudad y su fantástica topografía circundante. En esta categoría están el Parque Metropolitano Guangüiltagua, el Parque Metropolitano del Sur o el Parque Chilibulo-Huayrapun­go (320 ha). Lo rico de esos parques, ade­más, es que son tan grandes que despiertan el bichito de la exploración sin tener que ir muy lejos de la ciudad.

También hay la combinación entre am­bos. Son parques que fueron concebidos originalmente como imponentes jardines de haciendas operativas hasta no hace mucho, como el Itchimbía, el de Guápu­lo o Las Cuadras, al sur de la ciudad. Son parques para pasear y contemplar, que han servido también como asiento para viveros municipales como Las Cuadras y el de La Armenia que desde 2011 se adecuó como ágora natural para los habitantes del valle de Los Chillos, lujo que aún no consiguen los habitantes del otro gran valle poblado de Cumbayá y Tumbaco.

••• 

Yo no crecí en una ciudad con parques. Y los pocos que había estaban abandonados por “peligrosos” o eran peligrosos por abandonados. Solo había ladrones, exhibi­cionistas y “marihuaneros”, decían. Tal vez por eso disfruto y agradezco tanto los par­ques de Quito, esa ágora verde que permite el encuentro ciudadano por contraposición a los herméticos paraísos privados. Creo que lo mismo les pasa a los venezolanos. Los gozan como niños. Antes de la pande­mia, ellos eran los reyes de las clases de salsa y de zumba en La Carolina, y ahora que no se permiten aglomeraciones, siguen siendo los principales ocupantes de las canchas de fútbol, de básquet. Hasta se armaron una de béisbol en El Bicentenario. Como turistas en un país “desarrollado” (porque, ¿qué hay más desarrollado que tener espacios colec­tivos?), se toman fotos, se mojan, se ríen y se olvidan de sus miserias, como lo hace­mos todos en el parque.

Laguna del parque de Guápulo.

Parque La Carolina.

PARQUES DE QUITO

(por hectáreas)

• Parque Metropolitano del Sur: 620.

• Parque Metropolitano Guangüiltagua: 557.

• Parque Metropolitano Chilibulo-Huayrapungo: 320.

• Parque Bicentenario: 125.

• La Carolina: 67.

• Parque Metropolitano Itchimbía: 54.

• Parque Metropolitano La Armenia: 48.

• Parque Metropolitano Las Cuadras: 24.

• Parque Metropolitano Cuscungo: 12.

¿Te resultó interesante este contenido?
Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Recibe contenido exclusivo de Revista Mundo Diners en tu correo