Nuevas dinámicas sociales (un MIX).
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Nuevas dinámicas sociales (un MIX).

Por Juan Fernando Andrade.

Edición 451 – diciembre 2019.

Series--1

Hay muchas formas de empezar una conversación con un extraño, pero desde que aparecieron los servicios de streaming y todos parecen estar enganchados a alguna serie, acercarnos entre nosotros se ha vuelto más sencillo. Es como si por fin fuéramos todos iguales.

Las cosas han cambiado. O mejor: cier­tas cosas han cambiado. Antes uno llega­ba al tipo de fiesta en la que no se conoce prácticamente a nadie, a la que se va justo con el propósito de expandir la lista de con­tactos, digamos, y trataba de mezclarse con los demás prendiéndose de alguna conver­sación que, por lo general, giraba en torno a la actualidad. Y ese intento, sobra decirlo, acababa muchas veces en fracaso y uno, ya agotado de tratar sin éxito de conectar con los demás, regresaba a su casa solo y bajo­neado pero a conversar con sus verdaderos amigos: sus discos, sus libros, sus películas. Pero ya no. Ahora existe un código, una suerte de contraseña universal, las palabras mágicas: “¿Qué estás viendo?” Porque todo el mundo, al parecer, está viendo algo (está increíble); está empezando a ver algo (el primer episodio promete); está viendo algo y ya va por más de la mitad (capaz me la termino esta misma noche, qué chucha); está acabando de ver algo (no me cuentes cómo termina); o está esperando que al­guien le recomiende algo que ver (no muy denso, plis).

Pasa. Me pasa. Me está pasando. En una fiesta, un tipo al que no conocía, un amigo de amigos, me contó que hace poco se lesionó una rodilla jugando en un campeonato de fútbol con sus excompa­ñeros de colegio, que la lesión (más grave de lo que pensó en un principio) lo obli­gó a pasar más de una semana en cama, y que aprovechó su temporada horizontal para ver Breaking Bad de principio a fin: dijo, también, que era la primera serie que había visto en su vida. Entonces fue posible hablar con él, no necesariamente conectar, pero sí bajar una puerta leva­diza y encontrarnos sobre las aguas que rodean el castillo de nuestras soledades. Tengo mis sentimientos hacia Breaking Bad claramente procesados y asumidos hace rato: entre la primera y la cuarta temporada, cuando Walter White vivía y padecía una doble vida que lo obligaba a multiplicarse y que finalmente lo obligó a dividirse, la serie jugaba en lo más alto y varios de sus capítulos alcanzaron la gloria; pero entre la quinta y sexta tem­porada, cuando White se convirtió en un criminal más bien genérico, efectista y conveniente, el imperio narrativo que había levantado se derrumbó en una ex­plosión de cristales azules.

Series--3
Breaking Bad, estreno en 2008, 5 temporadas.

Mi nuevo amigo, que dicho sea de paso se dedica a la venta y distribución de suministros médicos, no estuvo de acuerdo. Él piensa que es justo al final de la serie, cuando Walter White es ya un hombre duro, un arrecho que se faja con cualquier narco, cuando las cosas encajan mejor y se embalan y zumba la bala que da gusto. Pero el punto, al me­nos para mí, no era quién tuviera la razón (hablando de arte, a Dios gracias, nadie, nunca, tiene la razón), sino que en cues­tión de minutos habíamos pasado de ser perfectos desconocidos a revelarnos inti­midades: cuando uno habla de las cosas que le gustan, esas que defiende porque lo representan o porque lo han ayudado en momentos difíciles, está hablando en realidad de su propio engranaje moral. Mi nuevo amigo me dijo que iba a empe­zar a ver series, que en su casa las que le sacaban el jugo a Netflix eran su es­posa y sus hijas, que él prefería ver programas de fútbol en Directv, y me pidió que le recomendara algunas: pero así, como Breaking Bad, me dijo, bacanísimas.

Series--2
Mad Men, estreno en 2007, 7 temporadas.

Recomendar series se ha converti­do en la responsabilidad más grande de nuestro siglo, no solo por el (cada vez mayor) tiempo que los otros invierten en verlas o el desgaste emocional que pueden causarles, sino y sobre todo porque de acuerdo a esas recomendaciones seremos juzgados el día del juicio final. ¿Por dónde empezar, entonces? Por el principio, claro. Le dije comienza con los clásicos, y me sentí como un profesor de literatura. Le recomendé Los Soprano (estoy seguro de que esa mez­cla de mafia-sensible y vida-doméstica-casi-de-provincia le va a encantar); Mad Men (sé que lo puedo per­der en el primer capítu­lo, que la sofisticación retro de Draper y compañía puede ser demasiado para cualquiera, que hay muchos más diálogos que acciones; pero también sé que, si resiste, si se deja caer en la trampa y se queda quieto por un mo­mento, podrá ver claramente por qué ha­cemos lo que hacemos sin saber por qué); y, finalmente, le recomendé The Wire, esa catedral a la que conducen todas las pe­regrinaciones y que con el tiempo se va volviendo más alta y maciza.

No hablamos mucho más. Mi nue­vo amigo tuvo que irse temprano, al día siguiente debía madrugar para llevar a su hija, la mayor, a las olimpiadas de la escuela. Cuando nos despedimos me dijo que, como sea, entre la familia y el camello, encon­traría el tiempo para ver las series, y que si alguna le gustaba me iba a invitar un whisky para comentarla. Tú, por suerte, no tienes quién te joda, me dijo, puedes ver series todo el día. Pensé que ciertas series, al menos ciertos mo­mentos o secuencias, se disfrutan más cuando estás empiernado con otra perso­na. Nos dimos la mano, nos dijimos qué bacán conocerte, mucha suerte, bro. La escena me pareció buena para terminar un capítulo.

*

Esto no es una fiesta, es una reunión. Gente reunida en un apartamento, unos sentados a la mesa, otros alrededor del mesón de la cocina, otros en los sillones de la sala, otros en una esquina de la te­rraza, fumando pipazos y levantando la frente para echar el humo por encima de sus cabezas. El lugar es nuevo, moderno, digamos que podría estar en Brooklyn y no aquí: paredes de ladrillo visto, venta­nales de madera, un gran ambiente mi­nimalista. Yo solo conozco a los dueños, una pareja cool que diseñó el apartamen­to a su medida, y que me invitó a esta reunión para, ya saben, ver gente de ver­dad de vez en cuando.

Suena una canción de Los Beatles, me fijo, pero no reconozco de quién es la ver­sión y cuando le pregunto a mi anfitriona ella tampoco lo sabe. Es una lista de Spo­tify, me dice, y me muestra la portada en su teléfono. No me digas que sigues preo­cupándote por qué música poner cuando caen los panas, me dice, cómprate un iPho­ne, déjate ayudar. No me preocupo, le digo, pero tengo un método: escucho música, mi música, la música que tengo guardada en mi computadora, durante la mitad de mi jornada laboral, es decir, tres o cuatro horas al día, y la programo en orden aleato­rio, así que cada vez que descubro una canción nueva (para mí) y que me gusta, la agrego a una lista que es la que pongo en rotación cuando caen los pa­nas. Por Dios, dice mi amiga, y se ríe.

Hubo un tiempo en el que intentaba estar al día en todo, música, libros, pelícu­las, todo. Internet facilitaba las cosas, pero nos terminó rebosando o por lo menos a mí me terminó rebosando, ahogan­do: hay demasiadas cosas allá afuera y ya acepté que la vida no me alcanzará para verlas/escucharlas/leerlas todas; además, prefiero vivir, al menos intentarlo. Ahora me muevo por recomendaciones. Sigo a una serie de columnistas que opinan so­bre cultura pop, gente en la que se puede confiar, y tengo amigos muy cercanos con los que compartimos una especie de ADN-melodramático que nos califica para decir cosas como esto te va a gustar. Y así, depurando, filtrando, asumiendo que no a todo el mundo se le puede dar el beneficio de la duda, sobrevivo.

Series--4
Trollhunters, estreno en 2016, 3 temporadas.

Estoy conversando con una chica; en rigor, con una mujer, o sea, ya pasa de los cuarenta, pero ahora todos estiramos la juventud y seguimos vistiéndonos como chicos, ¿no?, mejor así. No puede creer que me paguen por ver series o películas para luego escribir si me gustaron o no. No es tan así, le digo, hay que explicar por qué, tratar de que la gente que te lee entienda lo que sentiste, lo que se te movió por den­tro, lo que te hizo inclinar la balanza: un amigo, abogado de profesión, me dijo una vez que el trabajo de un crítico debe ser de­mostrar con pruebas quién miente y quién dice la verdad. Igual, me dice, me parece un trabajo tan bacán que no me parece un trabajo, sorry que te lo diga. Paga poco, si te sirve de consuelo. Nos reímos. Yo, me dice, podría escribirte un libro sobre Trollhun­ters, mi hijo y yo la hemos visto toda, enterita, las tres temporadas, y es increíble. (Información bá­sica: Trollhunters, estrenada en 2016, es una serie/fenó­meno-social creada por el mexicano Guillermo del Toro para Netflix; es la serie anima­da más exitosa en la historia de dicha plataforma, y la de “contenido infantil” con más nominaciones y premios en su género). Te juro, me dice, que el guion de Trollhunters es perfecto, no le quitaría nada, cuando la vemos siento que mi hijo aprende más ahí que en la escuela, o sea, que la vida se parece más a Trollhunters que a cualquier otra cosa. Dice esto y se ríe, se caga de risa.

Series--5
One Strange Rock, estreno en 2018, 10 epidosios.

Pienso que seguirá hablando sobre su hijo (es una tendencia, la gente que arranca no para), pero no, sigue hablando sobre te­levisión, sobre lo que está viendo. Me pre­gunta si he visto One Strange Rock. Ni si­quiera sé qué es, le respondo, y me explica que es una serie-documental sobre nuestro planeta, más precisamente, sobre la canti­dad inmensa de cosas que sucede a cada segundo en nuestra superficie para que la vida pueda existir. El universo es infinito, me dice, como si fuera la primera vez que piensa en esto o que lo asume como cierto, y hasta donde sabemos, el único lugar don­de se puede vivir es aquí. (Más tarde, esa misma noche, vi el primero de los diez capí­tulos, dedicado al oxígeno. Me venció, me aburrió. La serie es una producción Nat­Geo, tiene esa arrogante autoridad moral que se hace pasar por intención didáctica; y lo peor es que trata de disfrazar su verdade­ra naturaleza con una estética insegura, em­peñada en mostrar una imagen “sorpren­dente” en cada plano, así como en alivianar el relato con la conducción de un sonriente Will Smith y los testimonios de varios astro­nautas). ¿Crees que se va a acabar?, me pre­gunta. ¿Qué cosa? El mundo, ¿crees que es verdad eso de que un día ya no se va a poder vivir en este planeta? No me deja responder, sigue hablando. Yo ni siquiera puedo creer que un día me voy a morir, me dice, el uni­verso es infinito y eterno y todo lo que tú quieras, pero nosotros, mi hijo y yo, somos cualquier huevada. Dice esto y sonríe, trata de sonreír. Necesito una comedia, me dice, ¿qué me recomiendas?

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

En este mes

La mujer que no calla

Por Tali Santos. Edición 458 – julio 2020. La académica inglesa que ha lo­grado convertir la Antigüedad en un tema de interés contem­poráneo es también

Televisión

Los Jordan

Por Juan Fernando Andrade Edición 458 – Julio 2020. Los grandes vuelven tarde o temprano, en algún momento y en algún lugar, para seguir contando

En este mes

Arte en los techos

Edición 458-Julio 2020 Para descubrir la belleza artística también hay que mirar hacia lo alto. Una de las propuestas de la plataforma web Google Arts

En este mes

Afuera

Por Paulina Simon Torres Edición 458 – Julio 2020. Fotografía: Shutterstock Hay cosas que no se pueden contar, hay que narrarlas y reconstruirlas para poder

Columnistas

¿Con qué reemplazamos las sonrisas

Por María Fernanda Ampuero Edición 458-Julio 2020 Ilustración: Mauricio Maggiorini Soy una persona sonriente. A veces quisiera no serlo tanto, yo qué sé, verme seria

También te puede interesar

Entretenimiento

Bob Dylan: otro extraño en la noche

El nuevo disco de Bob Dylan, Shadows in the Night, es una recopilación de canciones románticas y dementes que Frank Sinatra solía interpretar a mediados

Entretenimiento

Mi pequeño Pony

Por Juan Fernando AndradeEdición 456 – mayo 2020. Ciertos cinéfilos de carrera recomiendan ir al cine sin saber nada de la cinta que se va

Entretenimiento

Cambios de guardias.

Edición 447 – agosto 2019. Europa no solo es repositorio de monumentos históricos y patrimonios artísticos, sino también de ceremonias que codifican un pasado militar

Entretenimiento

Los años de Al Capone.

Por Jorge Ortiz. Edición 454 – marzo 2020. El entusiasmo era desbordante: “esta noche, un minuto después de las doce, nacerá una nueva nación y