Nada es lo que parece: ceremonia de ayahuasca en la Amazonía
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Nada es lo que parece: ceremonia de ayahuasca en la Amazonía

Por: Miguel Ángel Vicente de Vera
Fotografías: Shutterstock
Edición 457 – Junio 2020.

El Ecuador es un país donde la ayahuasca se consume desde tiempos inmemoriales como método de sanación del alma

“Anoche eras príncipe con zafiro en la frente y capa dorada. Te acercaste a oscuridad. Dudaste, pero luz de corazón iluminó camino”, me dijo el chamán kichwa a la mañana  siguiente de la ceremonia de ayahuasca. Por mi parte tengo que decir que no vi zafiros ni capas, pero sí un frenético torrente de luces de colores.

Avanzamos en un polvoriento taxi amarillo, por una carretera de la Amazonía ecuatoriana, en busca de un centro de ayahuasca. La única información que disponemos es un número de kilómetro en la carretera, y la verdad, las señales brillan por su ausencia. Cuando casi hemos perdido la esperanza, mi amigo David, periodista también, atisba un minúsculo cartel de madera entre la frondosa vegetación que indica el lugar. Le pedimos al taxista que frene en seco y siga por el desvío.

Al final de un estrecho camino de tierra aparecen ladrillos apilados, carretillas y sacos de cemento. Hay una sencilla casa en construcción, una cancha de baloncesto, dos chozas de madera y ni rastro de vida. Parece que cambiaron de ubicación, es todo lo contrario a lo que me imaginaba.

Aparece un señor de unos cincuenta años. Es indígena, de estatura baja, facciones marcadas y pelo alborotado. Lo que más me llama la atención son sus ojos azules, muy claros, algo muy raro entre las comunidades indígenas. Es posible que tenga algún problema en la vista, como cataratas, pienso para mis adentros. Está lleno de polvo. Viste un pantalón de deporte corto, camiseta de tirantes y sandalias. Parece que es albañil. Le hago una señal al taxi para que no se vaya.

Puedes leer este contenido gratuito iniciando sesión o creando una cuenta por única vez. Por favor, inicia sesión o crea una cuenta para seguir leyendo.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Música

Ayllu

Por Diego Pazmiño Edición 460 – septiembre 2020.Fotografías: La Flor y El Ojo, Karina Terán Cada familia cuenta una historia que no es la propia

En este mes

Larga vida a Alejandría

Por Diego Pérez Ordóñez Edición 460 – Septiembre 2020.Fotografías: Shutterstock Alejandría fundamenta su mito en razones históricas y en cuestiones literarias, en parecidas proporciones. Fue

En este mes

Ojo en la hoja

Al oeste del EdénEn un lugar de Estados UnidosJean SteinAnagrama, 2020, Kindle El poder del dinero o el dinero que da poder. Esa es la

En este mes

La pasión de Nietzsche por Bizet.

Por Fernando Larenas. Fotografías: Shutterstock. Edición 460 – septiembre 2020. Georges Bizet (1838-1875), considerado entre los grandes del período romántico de la música, no tuvo

Arte

Jaime Andrade en cuatro tiempos.

Por Milagros Aguirre Andrade. Fotografías: Daniel Andrade y archivo JAH. Edición 460 – septiembre 2020. I La infancia es un lugar feliz que habita en

En este mes

Ana Frank vive en Argentina

Por Daniela Mejía Fotografías: Cortesía Centro Ana Frank ArgentinaEdición 460 – septiembre 202. Desde 2009 en Buenos Aires funciona un espacio que gira en torno

También te puede interesar

Mundo

Lisboa.

Un despertar imperfecto. Por Tamara Izco. Edición 427 – diciembre 2017. Lisboa, con sus fachadas cubiertas de azulejos, el río que se abre inmenso hacia

Estilo de vida

El pistolero de la cocina al agua.

Por Santiago Rosero. Edición 420 / Mayo 2017. ¿Cuánto nos importa la opinión de los otros? Si eres un chef, vives en Francia y esos

Estilo de vida

Samuel Ortega. Familia es familia.

Texto y fotografías Santiago Rosero. Edición 429 – Febrero 2018. Luego de haberse entrenado en dos de las cocinas más prestigiosas del mundo, el chef

Solo los muertos duermen en Barcelona

Por Huilo Ruales  Introito          Barcelona es una enfermedad letal, como las mujeres bellas cuando son malvadas. Cuando son fascinantes pero venenosas y por eso

En este mes

El hombre que quiso acariciar el sol

Por Miguel Ángel Vicente de Vera Fotografías: Pancho Arroba y Miguel Ángel Vicente de VeraEdición 460 – septiembre 2020.   Crónica de una ascensión al

Puerto López confidencial

Por Elías Urdánigo Puerto López es un destino turístico que destaca por la temporada de avistamiento de ballenas jorobadas, que hacen un recorrido cercano a