Skip to main content

El sueño verde del guaquero

por Óscar Espinosa

Muzo capital mundial de la Esmeralda
Fotografías: Óscar Espinosa.

A pocos kilómetros de salir de Chiquinquirá, después de tres horas en autobús desde Bogotá, el asfalto desaparece y un camino polvoriento y lleno de baches nos conduce a Muzo. Estoy en Boyacá, el corazón de Colombia, donde se fraguaron la revolución y la Independencia, subido en un todoterreno en compañía de dos viajeros más y el conductor. Mientras de fondo suena una ranchera cantándole a un amor perdido, mis compañeros de viaje me explican todo lo que debo saber sobre Muzo.

—Sobre todo a la entrada del pueblo encontrará buen chorizo con arepas —comenta uno de ellos.

Tras cinco horas y media de rancheras y algún que otro vallenato llego a Muzo. Una pequeña localidad que recibe su nombre de la tribu indígena que habitaba la zona antes de la invasión de los españoles. Conocida como la capital mundial de la esmeralda, esconde en sus entrañas las gemas más preciadas en el mercado internacional. Mineral que, según cuenta la leyenda, brotó en forma de lágrimas de los ojos de la infiel diosa Fura, tras la muerte de su compañero Tena y que posteriormente el dios Are, como castigo, transformó en dos cerros eternamente separados por el río Minero.

Has llegado al límite de artículos gratis para este mes.
¡Lee sin límites! HAZTE PREMIUM o Iniciar sesión