Skip to main content

Mundo Diners al día

“La Diners es una revista hecha con cariño y un alto nivel”

por Gabriel Flores Flores

Jorge Ortiz
El periodista ecuatoriano Jorge Ortiz escribe en la revista Mundo Diners desde 1985.

Esas son las cualidades que Jorge Ortiz destaca de Mundo Diners, que este mes celebra su edición 500. En esta entrevista habla sobre las dos secciones en las que escribe, desde los años 80: Política Internacional y Mundo.

¿Cuándo empezó a escribir en la revista? 

No me acuerdo el año exacto, pero debió ser a mediados de los 80. Me comenzaron a pedir colaboraciones de temas de política internacional. Al inicio lo hacía esporádicamente y, poco a poco, esas colaboraciones se hicieron más constantes hasta que se convirtió en una sección habitual, que se mantiene hasta la actualidad. 

Sin televisión por cable y sin internet, ¿cómo hacía estos análisis de política internacional? 

Siempre he sido mucho más de lectura que de televisión o de internet. Tenía libros y una colección de revistas de política internacional de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, en los que me iba enterado de los temas de la actualidad mundial. 

¿Cómo ha cambiado la política internacional en los últimos 40 años? ¿Es un eterno péndulo que se mueve de izquierda a derecha?

Hace 40 años, el tema dominante era la Guerra Fría. El mundo estuvo así desde que terminó la Segunda Guerra Mundial, con Estados Unidos y la Unión Soviética como potencias dominantes. No solo era la rivalidad de dos países y sus respectivas alianzas, sino que eran dos visiones del mundo: la democracia capitalista y el socialismo totalitario, un enfrentamiento que duró hasta 1989, cuando se cayó el Muro de Berlín.

Antes, cada enfrentamiento o cada pequeño conflicto, en cada rincón del planeta, tenía como trasfondo la rivalidad entre capitalismo y socialismo. Finalmente el socialismo colapsó, porque es un sistema que suena muy bien en palabras pero funciona muy mal en la práctica. Finalmente, Occidente con sus valores, principios, derechos, garantías y libertades terminó ganando. Desde entonces y hasta 2005 vivimos en una unipolaridad, con Estados Unidos siendo la potencia hegemónica. Ahora estamos en una especie de multipolaridad caótica. 

¿Todo esto más allá de la izquierda o la derecha?

Claro, eso de la izquierda y la derecha ha funcionado más en políticas domésticas. 

¿Qué no ha cambiado dentro de la política internacional en estos 40 años?

No ha cambiado la supremacía de los intereses de las grandes potencias. China es la segunda economía del mundo, algo que ha logrado con una actitud muy agresiva. También están los países árabes, que juegan un papel importante en la geopolítica gracias al petróleo. Está lo que ahora se llama el Sur Global y están los Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). La política internacional todavía es un juego de poder y de alianzas entre países poderosos. 

¿Un juego en el que Oriente toma cada vez más protagonismo?

Hace un momento decía que ahora vivimos en una multipolaridad caótica. Además de China está Rusia, que quiere volver a ser un imperio, como en la época de la Unión Soviética, pero ya sin el socialismo, porque se dieron cuenta que fracasó, que ese no era el camino. Pero ya no es solo Oriente versus Occidente, también está esta insurgencia del Sur Global, de países que están en el sur y que desafían la supremacía que han tenido desde hace mucho los países del norte. No sé si eso se va a consolidar, como pasó antes con el Movimiento de Países No Alineados.   

¿Cuál es el acontecimiento de la política internacional que más ha marcado a la sociedad del siglo XXI?

Yo diría que la caída del Muro de Berlín. Si bien eso fue en 1989, hoy seguimos viendo las repercusiones de ese acontecimiento. El mundo sigue tratando de tener un nuevo equilibrio de poderes tras la caída del muro. Entre los acontecimientos geopolíticos más importantes de las últimas décadas está la crisis económica de 2008, la invasión de Rusia a Ucrania y la pandemia, que aún no tenemos claras sus consecuencias a largo plazo.

¿Y la caída de las Torres Gemelas?

Creo que impactó menos de lo que en ese momento parecía. El Gobierno de Estados Unidos anunció la guerra mundial contra el terrorismo y, en realidad, eso no pasó. Más bien en 2014, el Estado Islámico se apoderó de extensos sectores de la Mesopotamia, de Irak y  de Siria, pero eso no fue un hito en la historia de la humanidad. 

¿Hacia dónde está marchando el mundo en temas de política internacional?  ¿A qué debemos prestarle atención como sociedad?

Creo que el mundo está avanzando hacia una nueva Guerra Fría entre Estados Unidos y China, que podría tener características similares a la primera. No solo es la rivalidad entre dos superpotencias, con sus respectivas áreas de influencia, sino que también lo es entre dos sistemas políticos. Si bien China no tiene la ortodoxia socialista de la Unión Soviética, es gobernada por el Partido Comunista.

El hecho de que sea un país autoritario, donde no se permite la disidencia, donde no hay pluripartidismo, elecciones libres, prensa independiente, libertad de pensamiento, tolerancia frente a la diversidad, entre otras cosas, hace que esta probable guerra fría no solo sea una confrontación entre dos sistemas políticos y económicos, sino entre dos formas de ver el mundo. 

¿Cuál es el papel que juega la cultura dentro de la política internacional? 

En el trasfondo de todo hay valores, principios, criterios y formas de ver el mundo. Y en la conformación de esos valores y principios y de su divulgación, la cultura tiene muchísimo que ver. La cultura entendida en su concepción más amplia, no solo la labor de los artistas. La cultura -como caudal de conocimientos, de valores y de experiencias- tiene relación con lo que ocurre en el mundo en todos los ámbitos. 

En la revista, usted también escribe en la sección Mundo. 

En general, de la historia aquí conocemos poco. Entonces, en esta sección escribo sobre episodios o personajes, muchas veces de la antigüedad remota. Son hechos que tienen su gracia y su trascendencia, su atractivo para el público. Muchos dicen que la historia es circular, que los episodios se repiten; por eso, hablar de Alejandro Magno, un hombre que hace 25 siglos moldeó el mundo con una serie de cambios, sigue teniendo trascendencia planetaria hasta la actualidad. 

Por lo general, las revistas duran unos cuantos números y desaparecen. Mundo Diners celebra su edición 500, ¿dónde radica su valor?

Sin duda, Mundo Diners es la mejor revista que ha existido en el país y se ha mantenido durante 500 números con un alto nivel. Cada número ha sido bien hecho, con cuidado, con dedicación, con responsabilidad, con cariño. Insisto mucho en esto del cariño, porque creo que todos los que colaboramos o hemos colaborado con la revista tenemos afecto y le ponemos dedicación. No simplemente cumplimos una obligación y escribimos un número determinado de caracteres, ponemos cariño en lo que hacemos y tratamos que sea lo mejor posible. Esa unión de entusiasmos, de empeños, de afectos, de dedicaciones ha hecho que la gente siempre encuentre algo que leer.

Etiquetas:

Imagen de perfil

Acerca de Gabriel Flores Flores

Periodista. Máster en Literatura Hispanoamericana y Ecuatoriana y Licenciado en Comunicación Social. Pasé por las redacciones del HOY y El Comercio. También fui librero. Desde hace más de una década escribo sobre literatura, teatro, cine, arte, series de televisión, gastronomía y coyuntura cultural.
SUS ARTÍCULOS