Muralismo contemporáneo sorprende en Riobamba

El muralismo se ha transformado en una herramienta pública y accesible para todos. Arte urbano en medio de la saturación digital. La quinta edición del Festival Nuevo Mural (NUMU) se realizó en noviembre de 2021 en la ciudad de Riobamba.

Seis ambiciosos murales se pintaron en el casco urbano de la capital de la provincia de Chimborazo. “Ciudades pequeñas con muros bien grandes” es el lema de NUMU.

Seis artistas internacionales participaron en este evento. Ellos se plantearon no solamente impactar a través de su Street art decorativo, sino plantear realidades y generar reflexiones a escala colectiva. 

“Es gente que tiene ya un trabajo sólido. El proyecto se inició en 2017 en Imbabura y ahora va a Riobamba por primera vez; la idea es ir a varias ciudades del Ecuador”, cuenta Jairo Mena, director del festival.

A continuación, Revista Mundo Diners recopila fotografías de cada uno de los murales y sus respectivas ubicaciones:

Muralismo
Mural del artista ecuatoriano ‘JoinsBack’ / (@jonsback): de nombre ‘Graffiti Laif’, ubicado en las calles Chile y Juan Larrea. Foto: cortesía
Muralismo
Del artista ‘Layqa Nuna Yawar’ @layqanunayawar): Mural ‘Futurología Puruhá’, ubicado en la biblioteca de la Escuela Superior Politécnica de Chimborazo. Foto: cortesía
Muralismo
Mural de los argentinos ‘Grupo Presente’ / (@grupopresente y @kingenzor) llamado ‘Pase del Niño’, ubicado en la Unidad Educativa Amelia Gallegos, calles Tarqui y Chile. Foto: cortesía
Muralismo
Mural realizado por el artista peruano ‘Pésimo’ (@pesimo93): Mural ubicado en la Unidad Educativa Amelia Gallegos, calles Primera Constituyente y Juan de Alvarado. Foto: cortesía
Muralismo

Mural del artista del País Vasco Pablo Astrain (@pablo_astrain) ‘El Diablo de Lata’, ubicado en la Unidad Educativa Amelia Gallegos, calles Juan de Alvarado y Primera Constituyente. Foto: cortesía
Muralismo
Mural del brasileño Treco (@decotreco): Mural ubicado en la Unidad Educativa Amelia Gallegos, calles Tarqui y Colombia.

Esta clase de muralismo transforma a una ciudad en un gran museo. Color y una nueva vida a los espacios públicos. Los murales se pintaron en unos 10 días, con el uso mayormente de aerosoles y pinturas de diversos tipos.

Con estas propuestas, se desvanecen los estigmas contra los artistas callejeros, que intentan conectarse directamente con el público. Detenerse a mirar una obra de arte que se te cruza entre el horizonte de la ciudad y el cielo. Vanguardia en el arte urbano.

Por Víctor Vergara

Te podría interesar:

Jorge Arce, artista peruano más allá de lo contemporáneo


Etiquetas:

Artículos relacionados de libre acceso

Comparte este artículo
WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Otros artículos de la edición impresa

Recibe contenido exclusivo de Revista Mundo Diners en tu correo