La Scala de Milán, insignia de la ópera mundial

La Scala de Milán, insignia de la ópera mundial

Tras la destrucción del Teatro Regio Ducal durante un incendio en 1776 y a instancias de la emperatriz María Teresa de Austria, se erigió un nuevo escenario en el terreno que ocupaba la iglesia de Santa María alla Scala; de ahí proviene el nombre de la joya escénica de la música lírica italiana.

El arquitecto Giuseppe Piermarini estuvo al frente de la construcción y el 3 de agosto de 1778 el nuevo teatro abrió las puertas con la ópera L’Europa riconosciuta de Antonio Salieri y libreto de Mattia Verazi. 

En la primera mitad del siglo XIX, Rossini, Bellini y Donizetti engrandecieron la sala operística, cuya historia tampoco sería deslumbrante sin Verdi. Su primera ópera, Oberto, Conde de San Bonifacio, se estrenó en 1839 y no tuvo mayor repercusión, pero el coro Va pensiero de Nabucco, en 1842, colmó de patriotismo a Milán y le dio al maestro un triunfo decisivo.

Otro de los grandes nombres es el de Giacomo Puccini, quien escribió para la Scala EdgarMadama Butterfly Turandot.

A partir de 1920, con la dirección artística de Arturo Toscanini, el teatro emprendió una reforma radical que, sin desprenderse del legado musical de Verdi, incorporó obras de Wagner y enriqueció el repertorio teatral y sinfónico de la orquesta.

Fotos: Shutterstock

Las mejores batutas y voces han hecho de la Scala un templo lírico: Alberto Mazzuccato, Franco Faccio, Victor de Sabata, Luchino Visconti, Franco Zeffirelli, Herbert von Karajan, Leonard Bernstein, Riccardo Muti, Daniel Barenboim, María Callas, Renata Tebaldi, Leyla Gencer, Renata Scotto, Luciano Pavarotti y Plácido Domingo.

Desde 1951 cada temporada lírica en el escenario, con capacidad para 2.015 personas, se inaugura el 7 de diciembre, día de San Ambrosio, patrón de Milán. La edificación de estilo neoclásico fue sometida en dos ocasiones a restauraciones sustanciales. Una, debido a los estragos de bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial que obligaron a una reconstrucción de tres años que terminó en mayo de 1946. La otra, más modernizadora, entre enero de 2002 y diciembre de 2004.

Además de la excelencia artística de su coro y compañía de ballet, el teatro se precia del peculiar estilo de la orquesta, cuya ejecución uniforme y versátil otorga al lenguaje sinfónico un sonido especial.

El museo del teatro tiene una extraordinaria colección de pinturas, estatuas y documentación relacionada con la ópera.

La Scala: un teatro muy especial

Como era costumbre en el siglo XVIII, los nobles adquirían los palcos y los amueblaban y decoraban a su gusto.

En 1883, fue el primer edificio con luz eléctrica en Milán. El teatro comparte protagonismo con la Piazza della Scala que data de 1858.

Toscanini fue un gran innovador en aspectos musicales y estructurales: la creación de un foso de orquesta, luces tenues en el auditorio y la prohibición de bises.

Verdi tuvo un estrecho vínculo con la Scala, pero no estrenó allí todas sus obras por temor a que la orquesta modificara su música. 

Se dice que no hay crítica más cruel que la del “loggione”, la galería más temida porque su público no tiene compasión y los abucheos han llegado a artistas de la talla de Monserrat Caballé y María Callas.

En los talleres Ansaldo surge la magia. Más de 150 trabajadores, entre carpinteros, herreros, escultores, escenógrafos, modistas y diseñadores crean el montaje escénico a partir de un simple boceto. Las instalaciones albergan más de 60 mil vestidos.

Puede encontrar la agenda de actividades del teatro Scala de Milán en su página web oficial.

Te podría interesar:

Más de 100 años del nacimiento de la Escuela Bauhaus

Etiquetas:

Artículos relacionados de libre acceso

Comparte este artículo
WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Otros artículos de la edición impresa

Recibe contenido exclusivo de Revista Mundo Diners en tu correo