Groenlandia, tierra alucinante en el remoto Ártico
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Groenlandia, tierra alucinante en el remoto Ártico

A pesar de la influencia occidental ejercida por la presencia danesa en Groenlandia y, más recientemente, por un mayor acceso a los medios de comunicación internacionales, la práctica de actividades culturales tradicionales Inuit (esquimales) sigue siendo importante en esta tierra cercana al Ártico.

Groenlandia, villa Kulusuk, en el este del país. Foto: Shutterstock

Casi nueve de cada diez groenlandeses son principalmente de origen inuit o esquimal.

Los idiomas oficiales de la isla son el groenlandés (también conocido como Kalaallisut, una lengua inuit perteneciente a la familia lingüística esquimal-aleutiana) y el danés (una lengua escandinava o germánica del norte). También se habla inglés.

Las artes populares como la talla de esteatita (roca metamórfica) y el baile de tambores siguen siendo populares, al igual que la construcción de kayaks y la navegación.

La isla cuenta con varios museos, incluido el Museo Nacional de Groenlandia y los Archivos en Nuuk. El Centro Cultural Katuaq, también en Nuuk, alberga conciertos, exhibiciones de arte y otros eventos culturales.

En Groenlandia se practican numerosos deportes: el fútbol es muy popular, al igual que el esquí, el bádminton, el balonmano, el tenis de mesa, el taekwondo y el voleibol.

El luteranismo evangélico es la religión oficial. Le siguen casi dos tercios de la población; aproximadamente un tercio de los groenlandeses siguen otras formas de cristianismo.

En cuanto a su economía, Groenlandia se ha basado durante mucho tiempo en la pesca. La caza de focas, que alguna vez fue el pilar de la economía, disminuyó drásticamente a principios del siglo XX y fue suplantada por la pesca, el enlatado y la congelación de bacalao, camarón y otras especies marinas.

Groenlandia y su historia Inuit y hermandad danesa

En 1979, el gobierno danés otorgó autonomía a Groenlandia. Según este acuerdo, Groenlandia seguía siendo parte del reino danés, y cada groenlandés era un ciudadano danés que disfrutaba de los mismos derechos que todos los demás daneses.

Dinamarca retuvo el control de los asuntos constitucionales, las relaciones exteriores y la defensa de la isla, mientras que Groenlandia mantuvo la jurisdicción sobre el desarrollo económico, los reglamentos municipales, los impuestos, la educación, el sistema de bienestar social, asuntos culturales y la iglesia estatal.

Se cree que los inuit cruzaron al noroeste de Groenlandia desde América del Norte, utilizando las islas del Ártico canadiense como trampolines, en una serie de migraciones que se extendieron desde al menos 2500 a.c. Cada ola de migración conllevó a diferentes culturas inuit.

En el año 982, el navegante y vikingo Erik el Rojo, que había sido desterrado de Islandia por homicidio involuntario, se instaló en la isla hoy conocida como Groenlandia.

Al regresar a Islandia alrededor de 985, describió los méritos de la tierra recién descubierta, a la que llamó Groenlandia, y en 986 organizó una expedición a la isla que resultó en el desarrollo de dos asentamientos principales: el Asentamiento Oriental, cerca de la actual Qaqortoq y el asentamiento occidental, cerca de la actual Nuuk (Godthåb).

Estos asentamientos pudieron haber alcanzado una población de 3 mil a 6 mil habitantes en unas 280 granjas, lo que sugiere que las temperaturas en ese momento fueron más cálidas de lo que son hoy.

El cristianismo llegó en el siglo XI a través del hijo de Erik, Leif Eriksson, que acababa de regresar de la Noruega recientemente cristianizada.

Etiquetas:

Artículos relacionados de libre acceso

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Otros artículos de la edición impresa

Si eres suscriptor de la Revista impresa, inscríbete sin costo para acceder a la edición digital.

Si eres suscriptor de la Revista impresa, inscríbete sin costo para acceder a la edición digital.

Recibe contenido exclusivo de Revista Mundo Diners en tu correo