‘Galveias’, novela de José Luís Peixoto

Literatura Random House

Un pueblo antiguo, real, perdido en lo profundo de Portugal, es el escenario de esta novela. Independiente, cada historia va ligándose a medida que avanza la narración, hasta consolidar la población entera, habitantes que caminan, viven, aman, sufren, mueren. Cada uno con sus miserias y sus encantos. 

El lector se engancha desde el inicio, cuando un objeto extraño y enorme cae en las cercanías. Es un objeto sin nombre, nadie sabe qué es (tal vez un meteorito), nadie lo describe y se acostumbran a vivirlo con su penetrante olor a azufre que, intenso, se apropia de la ciudad. Hasta el pan sabe a azufre. La gente se acostumbra y olvida sus propios olores, tanto que cuando nace una niña la novedad es que huele a recién nacida, no a azufre.

Están descritos el bar de Chico Francisco, donde los parroquianos beben regularmente alcohol y los sucesos de la ciudad. Los ricos del pueblo que son los que dan trabajo, los que muestran una intachable imagen, pero tienen sus oscuridades y secretos.

galveias

En una narración de realismo mágico transcurre el pueblo, pasa el tiempo, las gentes y los perros. En medio del sopor caluroso o de una especie de nada, en la que está suspendido el pueblo a partir de la caída del objeto, surge la profesora que intenta alfabetizar a los adultos y el pueblo casi la lincha ante semejante muestra de superioridad.

Otro personaje que causa sensaciones encontradas es el cura, de quien se va viendo el deterioro debido a sus excesos. Personaje importante en una ciudad católica, todos los ojos están puestos en él, pero pretenden ignorar su vida; lo importante es su presencia para el rito en un pueblo como los que había o todavía hay por aquí.

(Jennie Carrasco)

Te podría interesar:

5 libros infantiles que puedes regalar en Navidad

Etiquetas:

Artículos relacionados de libre acceso

Comparte este artículo
WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Otros artículos de la edición impresa

Recibe contenido exclusivo de Revista Mundo Diners en tu correo