La fachada barroca más cautivadora de Quito
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

La fachada barroca más cautivadora de Quito

La fachada de la Iglesia de la Compañía de Jesús­ en Quito tiene su propia vida. Un inmenso abreboca visual para contemplar desde adentro el templo barroco más importante de la América en tiempos coloniales.

Los comerciantes ambulantes, las palomas que vuelan aleatoriamente y los turistas que van y vienen han circulado por siglos frente a la majestuosidad de este frente monumental religioso, hecho en pura piedra volcánica.

En esta oportunidad, nos adentramos en la extensa historia que conllevó la construcción de esta inmensa iglesia por más de 160 años; específicamente en su fachada.

Más allá de los esplendores interiores que incluyen las superficies bañadas en pan de oro, las enormes ventanas superiores de la nave central de su estructura, simetrías y columnas principales, su entrada guarda de por sí una historia fascinante.

Alfonso Ortiz, historiador y catedrático, enumeró para Revista Mundo DIners una cronología de hechos que condujeron al montaje, peripecias, modificaciones, abandono y posteriores retoques que se ejecutaron sobre esta invalorable obra. Vea el siguiente vídeo:

Entre las estructuras cercanas a la Iglesia de la Compañía de Jesús­ se encuentran el Centro Cultural Metropolitano (antigua sede de la Universidad de Quito), el Palacio de Carondelet (sede del Ejecutivo) y la Catedral Metropolitana. 

El templo religioso sigue causando la máxima envidia a sus obras vecinas por su atracción de turistas y curiosos.

Reflexión sobre una fachada



El templo, por haber sido construido durante 160 años y con diferentes arquitectos, maneja cuatro estilos en su arquitectura, aunque predomina el arte barroco. Este es de fácil apreciación debido a la simetría que hay al interior de la iglesia, puesto que en cada lado de ella constan la misma cantidad de elementos; otra de las particularidades de este estilo es el movimiento, producto de la forma como están diseñadas las columnas principales del templo y el retablo mayor, lo cual produce la impresión de que se mueve mientras se camina dentro de la iglesia. La luminosidad es otra de las particularidades del barroco; las ventanas superiores de la nave principal están colocadas con tal precisión que iluminan toda la iglesia con la luz del sol.

PERALTA, Evelia (2007). Guía Arquitectónica de Quito.


El papa Juan Pablo II presidió una misa dentro de la Iglesia de la Compañía el 30 de enero de 1985, como parte de su visita al país. Para ese entonces, el único Sumo Pontífice que pisó alguna vez territorio ecuatoriano.

Fachada
Fachada de la Iglesia de la Compañía de Jesús en el Centro Histórico de Quito. Foto: Víctor Vergara


Por Víctor Vergara


Un antes y después de la iglesia Santa Clara de Asís

Te podría interesar:



Etiquetas:

Artículos relacionados de libre acceso

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Otros artículos de la edición impresa

Si eres suscriptor de la Revista impresa, inscríbete sin costo para acceder a la edición digital.

Si eres suscriptor de la Revista impresa, inscríbete sin costo para acceder a la edición digital.

Recibe contenido exclusivo de Revista Mundo Diners en tu correo