Skip to main content

Mundo Diners al día

Maternidad: ni sacrificio, ni abnegación, pero sí un 'Diario Blanco'

por Fátima Cárdenas López

En 'Diario Blanco', Ana Cristina Franco le toma una foto a su maternidad, y en esa imagen, que es también un camino, se ven las etiquetas, las luchas, las libertades, y los roles que recorren el embarazo y la crianza.

(...) En la ventana

las nubes se disuelven y bailan

Parece que afuera hay un mundo

Mi cuerpo dividido.

Un cuerpo desconocido.

*Ilustración: Cortesía Mario Salvador

Maternidad

El origen

¿Para qué escribir un diario de maternidad?

Me interesa narrar todos los procesos por los que he pasado, en los que están involucrados el cuerpo y los cambios significativos de mi vida como mujer.  Tanto en el cine como en la escritura me vuelvo una espía de mi misma y me encanta hurgar ahí.  Por otro lado,  soy como una investigadora de mi propia existencia, porque es lo que tengo más a mano y también es una forma de cuestionarme y entenderme mejor.  Además, siempre había pensado que si tenía un hijo iba a escribir sobre eso.

En la vida hay días en los que pasan cosas que merecen muchas páginas de anotaciones y hay otros en los que dos líneas son suficientes. ¿Cuáles fueron los días más intensos de tu documentar?

El principio del embarazo. Porque era como el shock sicológico de aceptar que iba a ser madre.  También fue intenso cuando esperaba el parto, pero no llegaba y eso me generaba ansiedad.  Eso dentro del embarazo, sin embargo, luego vino la lactancia y la crianza, dos etapas mucho más intensas, porque cuando fui mamá me volví más feminista y viví en carne propia la diferencia de géneros.  Por ejemplo, el hombre no puede dar de lactar y tu tienes que quedarte más tiempo en casa.  Te cuestionas ¿por qué ellos salen a trabajar y tu te quedas? Es entonces cuando los roles de género cobran sentido en el embarazo, un sentido más filosófico.

¿Cuál sería tu frase para describir tu maternidad?

"Entre la angustia y la ternura". Para mí la maternidad está atravesada por la angustia y el miedo de conciliar tu mundo y de tu hijo.

Ana Cristina Franco

WhatsApp Image 2023 11 24 at 16.29.26
Ana Cristina Franco, autora de
'Diario Blanco'
  • Guionista, escritora y realizadora audiovisual.
  • Columnista en Mundo Diners, desde 2013
  • Ha publicado textos en varios medios culturales del país y ha participado en varias antologías literarias.
  • Actriz del mediometraje 'Queremos tanto a Helena', que conforma la película "Los canallas" (2009)
  • Guionista y directora del cortometraje 'El invento de la soledad'.

La mutación

La decisión de tener un hijo es un salto al abismo, en el que vas mutando mientras caes. ¿Cuál fue tu mutación más difícil de asimilar?

Cuando vi al Lucas, mi hijo, la primera vez, todo pequeñito, pensé:  ¡Wow! es una responsabilidad para siempre. Tuve la sensación de que ya no voy a estar sola.  La vida no vuelve a ser igual; no tienes momentos de soledad y eso cambia la forma en cómo te piensas.

¿Qué cosas de tu madre comprendiste mejor a raíz de la maternidad?

Todos los sacrificios que había hecho.  Por ejemplo, que yo cuando era niña no le dejaba tocar la flauta.  En mi proceso de maternidad me fui dando cuenta de que debió haber sido duro abrirse ese espacio para ella.  Mis hermanas que no tienen hijos aún no entienden cuando  mi mami se demora. Y yo ahora sé cómo es luchar por tu tiempo. En este momento le diría que la entiendo y le pediría disculpas por no haber entendido que ella era un individuo y necesitaba su propio espacio.  También le pediría que se de más tiempo para ella.

¿Sigues llevando un 'Diario Blanco' de maternidad?

Cuando Lucas dejó de lactar y ya tenía más de un año dejé de escribir el diario en la computadora y hacía anotaciones en cuadernos.  No sabía cómo iba a terminar, pero después fui entendiendo que la dramaturgia era que yo empecé como una mujer doble y luego ya fuimos dos individuos: el Lucas y yo.  Y ya no llevo el diario.

Diario Blanco 2
Portada de 'Diario Blanco'

Lucas

Tu querías un parto en el agua con tambores sonando de fondo, pero fue cesárea antecedida por una rotura de fuente y precedida por una doula diciéndote que “te faltó valentía” para parir normalmente.  ¿Cuál es tu reflexión sobre las etiquetas del “deber ser” a la hora de parir, de dar de lactar y de criar?

Ser buenas madres es sinónimo de sacrificio.  Y dependiendo del círculo en que te muevas hay mandamientos.  Puede que en un espacio, parir por cesárea sea lo ideal, pero hay otros, en los cuales yo me muevo más, en los que el mandato es dar a luz natural. No es que te dicen que está mal si decides una cesárea, pero te sueltan cosas como “chuta qué pena que no lo lograste”. Y tu te frustras muchísimo como madre.  Yo tenía contracciones de parto muy fuertes, pero no dilataba y pedí que me hicieran una cesárea. Luego me sentía cobarde por haber elegido esa opción.  Era una sensación de entrar a la maternidad con saldo en contra, porque no me sacrifiqué lo suficiente por mi hijo.

Al final esas etiquetas encasillan y apresan.  Desde tu experiencia, ¿qué pasa con el concepto de libertad mientras maternas?

Tienes que luchar por tu libertad. En mi caso, encontrar espacios mientras Lucas dormía para hacerme un café e ir a escribir, siempre pasadas las 10 de la noche. Era como estar en una travesura que terminaba cuando él lloraba y yo iba, lo atendía y otra vez volvía a escribir.

Si pudieras borrar de un tajo tres mitos sobre la maternidad, ¿cuáles serían?

Borraría lo de la madre abnegada, que tiene que sacrificarse por sus hijos. Por otro lado, con el tema del amor incondicional, pienso que sí, que es cierto. Tu amas a tu hijo solo por el hecho de que existe, sin que él tenga que hacer nada, pero sí te resientes. Yo me resiento cuando Lucas me dice: "me gusta más jugar con mi papá" (risas).

Etiquetas:

Imagen de perfil

Acerca de Fátima Cárdenas López

Periodista y Comunicadora guayaquileña. Apasionada por las historias bien contadas. Fue coordinadora editorial de SOHO Ecuador y hoy tiene en sus manos curar y editar de los artículos de Mundo Diners.
SUS ARTÍCULOS