Skip to main content

Mundo Diners al día

Lo que se encuentra en una ciudad perdida

por Juan Fernando Andrade

‘La ciudad perdida’ es una comedia de acción y aventuras protagonizada por Sandra Bullock y Channing Tatum. El filme es una de las nuevas novedades del menú de Netflix.

Ciudad perdida 1
Sandra Bullock y Channing Tatum, los protagonistas de 'La ciudad perdida'.

Ingredientes 

Hay recetas, y esta es una de ellas:

Sandra Bullock, que ha demostrado ser todo terreno y cumplir en todas las posiciones, se junta con Channing Tatum, un actor masivamente talentoso, subestimado por la industria, capaz demasiado guapo para su propio bien. 

Ella escribe novelas que combinan la aventura y el romance, que suceden en islas remotas bañadas por el océano Atlántico, y que más que lectores tienen fans.  La encontramos, como suele pasar, aburrida de su propio estilo, cansada, bloqueada, con ganas de escribir algo distinto o más bien dejar de escribir y comenzar a respirar. 

Él es un modelo, el pecho definido y descubierto, la peluca rubia y brillante, la mirada entrecerrada, y su trabajo es aparecer en portadas de libros que venderán mucho, por ejemplo, en aeropuertos. La verdad, tienen poco o nada que ver, pero aquí viene la receta: dos ingredientes, supuestamente distantes, unidos en la fundación de un sabor nuevo. 

La cinta se llama ‘La ciudad perdida’ (como podría llamarse el nuevo bestseller de la autora en cuestión). Y sí, cabe en la tradición de ‘la pareja dispareja’, pero cuenta con una ventaja competitiva importante: la película está sinceramente dispuesta al ridículo, mucho más que la mayoría o por lo menos que la competencia. 

Este flamante estreno de Netflix podría ponerse de fondo en cualquier lado, en una habitación sudada o en un bar, porque nunca interrumpe ni reclama mayor atención. 

Digamos que se puede ignorar, ver por partes, ver con un ojo abierto y otro cerrado, y que uno puede levantarse para ir al baño o incluso salir a la tienda sin tener que poner pausa: créeme, por más lejos que te vayas, la cinta se encargará de reubicarte enseguida dentro de su trama. 

Sopa de estrellas

Aunque no parezca, ‘La ciudad perdida’ es classic Hollywood: pesan harto más los nombres y apellidos de los actores que la supuesta visión de un director o la muy a veces desaparecida intención de un guionista.

En los créditos figura mucha gente como para decir que fue escrita por una inteligencia humana y artificial a la vez (condición absolutamente posible y más común de lo que se piensa). Pero uno nunca sabe y si cabe la sospecha por algo debe ser.   

Pesa también el reparto, nada inferior a gente como Brad Pitt (siempre en su mejor momento) o Daniel Radcliffe, que creció como Harry Potter y desde entonces ha buscado maneras de colocarse bajo la piel de personajes radicalmente distintos al niño mago. 

Así las cosas, no se trata tanto del partido o del resultado como de la alineación. La historia, un poco tímida e inocente para llevar por delante a una escritora de aventuras, se dispone a la razón de un solo motivo: que las estrellas, que sí, brillan, iluminan y salpican, ocupen el mayor tiempo en pantalla posible.   

De alguna manera, dicho lo dicho hasta ahora, la cinta podría entrar en esa sofisticadísima categoría del cine contemplativo. Quiero decir que no importa demasiado lo que pase, igual ya lo sabemos, lo supimos desde que vimos la foto en el menú de Netflix; tampoco importa demasiado lo que digan o cómo se mueva la cámara. Uno se sienta o se acuesta a contemplar gente bella siendo bella y tratando de ser chistosa. 

‘La ciudad perdida’ es ‘esa película sonsa’ que uno quiere y necesita ver cuando en realidad podría no ver nada. La tele, la cama, dos personas que comienzan a verla, que comienzan a reírse. Dos personas que se desvían de la pantalla y tienen esa aventura que, se sabe, es más bonita si hacemos creer a los demás que no hay amor.   

Etiquetas:

Autor

Acerca de Juan Fernando Andrade

Escritor y periodista. Sus libros están disponibles en formato impreso y digital en www.dinediciones.com. Sus textos cortos pueden leerse en su blog personal: www.culturab.blogspot.com.
SUS ARTÍCULOS