Skip to main content

Mundo Diners al día

'Autobiografía no autorizada', de Mónica Varea

por Víctor Vergara

Rayuela Editores, Quito, 2017

Pequeños fragmentos de la vida cotidiana e íntimas confesiones de la autora (yo soy lo que escribo y escribo lo que soy), abundantes anécdotas (¿qué sería de la vida sin anécdotas?), algunas reflexiones (Aprender que el tiempo pasa, que nos quedamos solos, que los adioses duelen y que se arruga el alma) y unos entretenidos viajes (si tuviera plata, la invertiría en viajar, volar ¿huir?), todo cruzado por un constante sentido del humor, el más difícil y valiente de todos: la risa posada sobre sí misma.

Así va la autobiografía que Mónica Varea no autoriza, pero que permite adentrarse en su protagonista con los sabores y sinsabores de su vida, desde su infancia en Latacunga y el traslado de su padre y eterno cómplice a Quito, hasta la vida de una librera por pasión, abogada de profesión, madre por dedicación, amiga por convicción, en fin, navegante de una vida con la que el lector se encuentra y descubre.

Mónica Varea

El recorrido geográfico y humano de Mónica se hace muy familiar para quien vivió en el Ecuador de los sesenta en adelante, su alusión a lugares rurales y urbanos reconocibles, comidas cotidianas, dichos y refranes de antiguo cuño; la prosa es amable, modesta y acogedora, el estilo marcado por un lenguaje directo, sin pretensiones.

Ella relata con franqueza lo que percibe y no teme juicios de nadie.

Por ello, para quien busque adentrarse en un personaje entrañable, con sus femeninas fortalezas y sus humanas debilidades (Mi vida con espinillas, triste memoria de la adolescencia a la tercera edad), esta autobiografía, desprovista de la habitual vanidad con que suele teñirse este género literario, cautivará al lector desde la primera página.

(Renato Ortega L.)

‘Náufragos en tierra’ de Óscar Vela 

Etiquetas: