Skip to main content

Modos de hacer café

por Redacción Mundo Diners

Edición 458

Revolucion001a

El tiempo ha corrido veloz entre el filtro de tela sujeto a un armazón de madera, el émbolo, el método exprés, la moka metálica y funciones automáticas para preparar una de las bebidas más populares del mundo.

Bialetti Moka Pot 6 cups front e1593381473148
caffettiera la pavoni da bar 1910 circa e1593381599831
filtros chemex 6 tazas 2 e1593381283865
MCSA02248961 SE K 12 KT8 EQ6 TE651209RW picture KF1 front ENG 260617 def e1593381390558

En orden de aparición:

1. Cafetera espresso Ideale de principios del siglo XX.

2. Bialetti Moka Express.

3. Cafetera Chemex.

4. Siemens EQ.6 plus.

El sabor y aroma del café depende no solo del tipo de granos, sino también del método y forma de preparación. Según el libro 80 siglos de invenciones: diccionario de los inventos, de Jorge Lucendo, uno de los primeros artilugios para su elaboración provino del farmacéutico y químico francés François A. Descroizilles, quien en 1802 creó la caféolette de dos recipientes metálicos con una placa perforada al medio.

En los últimos años del siglo XIX nacieron las primeras cafeteras para establecimientos públicos en Inglaterra y Alemania, y con el tiempo las innovaciones permitieron llevar modelos prácticos al ámbito doméstico.

La cafetera exprés y el café expreso (espresso italiano) gozan de fama mundial y en Italia la preparación es todo un arte y motivo de orgullo. Su historia comenzó con Angelo Moriondo y una patente en 1884 para una máquina de vapor de preparación instantánea de bebidas de café, un prototipo perfeccionado en 1901 por Luigi Bezzera.

Tiempo después Bezzera transfirió su patente al empresario industrial Desiderio Pavoni. Este último popularizó el modelo Ideale, al mejorar el sistema a presión, de vapor y agua caliente que ofrecía una taza individual de la manera más rápida posible, una novedad que se dio a conocer en la Feria Internacional de Milán en 1906.

Otro paso innovador lo dio Achille Gaggia, dueño de un café milanés, al crear en 1938 la máquina de palanca de alta presión (con agua en vez de vapor) que podían controlar los baristas y que originó la espuma que flota sobre la bebida. Así nació la era moderna del espresso.

Entre varias versiones sobre el origen de la cafetera de émbolo y filtro interior, también conocida como cafetera francesa, se cita a Francia como el referente, pero en la práctica la patente por su invención se registró en 1928 en Italia.

En la evolución de las cafeteras es imprescindible citar la moka express o más conocida como cafetera italiana. En 1933 el industrial de productos de aluminio Alfonso Bialetti revolucionó el consumo y llevó a los hogares una cafetera de dos cuerpos y diseño art decó que evolucionó hasta nuestros días con líneas ergonómicas, pero manteniendo su perfecta funcionalidad original.

Hay cafeteras dignas de colecciones de arte; es el caso de la Chemex, en la exhibición del museo MoMA de Nueva York. Este utensilio fue inventado en 1941 por el químico Peter Schlumbohm, gran creador de objetos de uso cotidiano, con más de trescientas patentes. El diseño, de vidrio y en forma de reloj de arena, se inspiró en la escuela Bauhaus y en el matraz de Erlenmeyer de uso en los laboratorios.

Las populares cafeteras eléctricas de goteo (o de filtro) se comercializaron en los años cincuenta. Según algunas fuentes, la primera fue inventada en 1954, en Alemania, por Gottlob Widmann.

Más reciente es la Aeropress, una cafetera con dos cuerpos cilíndricos de plástico —con un sistema manual de inmersión en agua y filtrado a presión para café caliente o frío— creada en 2005 por el ingeniero estadounidense Alan Adler. Este modelo, apreciado por los baristas profesionales, se pone a prueba en una competencia mundial (World AeroPress Championship).

Para los amantes del café hay también alternativas automáticas “inteligentes” que se controlan desde aplicaciones móviles y marcan la diferencia con funciones para la molida de granos, la selección de varios tipos de preparación, la opción de programar con anticipación la colada y mecanismos de autolimpieza.

Etiquetas: