Moda consciente un efecto de la pandemia
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Moda consciente un efecto de la pandemia

Diners 467 – Abril 2021.

Por Doménica Sosa
Fotografías: Cortesía

La compra y venta de prendas de segunda mano y su transformación creativa forman parte de un espacio importante en estos tiempos de pandemia.

“Lo más sustentable y responsable en la industria de la moda es hacer uso de lo que ya existe”, afirma More Cardona, comunicadora de moda y fundadora de Lifestyle Kiki, pues la sobreproducción de indumentaria es una gran problemática de esta industria. Junto con esto, el nivel de desperdicio es muy alto. Según la Fundación Ellen MacArthur, “cada segundo, el equivalente a un camión de basura de textiles se tira a vertederos o se quema”.

En respuesta a la pandemia de la covid-19, se ha estimulado con fuerza una recuperación económica que esté alineada a otros desafíos globales. Una oportunidad que muchos ven para transformar el camino económico, que sea más resistente a futuros riesgos y responsable con el medioambiente. Además, ha motivado que se replantee el sobreconsumo de moda y los procesos de producción poco éticos. El objetivo es modificar nuestra economía lineal a una circular. Explicando brevemente, una economía lineal es la que toma material, produce y desecha, mientras que la circular recicla esos materiales para producir. Según el movimiento global que impulsa la transparencia en la industria de la moda, Fashion Revolution, se piensa que esto podría desemplear a personas trabajando en producción y manufactura. “Sin embargo, también existen avances que mejoran las condiciones de trabajo y a su vez crean nuevas oportunidades profesionales”, menciona la organización.

En moda, por ejemplo, el sistema circular se ancla en dar una segunda vida a prendas ya existentes, en vez de producir nuevas y así reducir el desperdicio.

¿Por dónde empezar? Tan solo una introspección al armario de cada uno y podremos desempolvar ropa útil para darle un mejor uso.

Habilidades escondidas

Estos discursos e ideas ya han llegado a la mente de muchos emprendedores en el país. En vista de que la situación ahora es difícil, hay mucho riesgo al salir y la gente prefiere trabajar desde sus casas, muchos incluso se han arriesgado a emprender. Además, carreras universitarias se han puesto en pausa o se han adaptado a modalidades virtuales, lo que ha incentivado la experimentación de otras actividades creativas. Así fue como nació Reusarte, una marca que trabaja con el upcycling, es decir, el proceso que transforma productos (en este caso ropa) no deseados en nuevos, percibidos con un mayor valor artístico y ambiental. La marca fue creada y gestionada por Isabel María Mora, estudiante de Arquitectura con un talento artístico que dio a conocer en agosto de 2020. “Siempre me ha gustado pintar, incluso desde el colegio pintaba mis jeans que ya no usaba y en la pandemia mis amigas me impulsaron a que abra una página, por el potencial que tenía”, dice Isabel.

Reusarte empezó a crecer por la red de Instagram, donde algunos prototipos se pudieron visibilizar. El propósito de la marca es poder revivir con arte las prendas que no se usan en vez de desecharlas, mejorando la conciencia ambiental y reduciendo desperdicios. La intervención artística se realiza bajo pedido, con la propia ropa del cliente. “Me he dado cuenta que aquí en el país la gente tiene un poco de rechazo a comprar ropa usada, por eso, pensé que es mejor trabajar con la de cada uno”, comenta Isabel.

La moda consciente nos comunica que, más allá de vender un producto o un servicio que se vea bonito, debe tener un sentido detrás, un valor agregado. Todo el proceso es manual, desde la pintada hasta las etiquetas y empaques, entonces se plasma la idea de que a uno le llega ropa nueva, por más que sea la misma. Uno de los valores más bonitos de personalizar la ropa es que la persona establece una conexión especial con su prenda porque siente que no hay otra igual.

Este proceso ha sido una experimentación constante de materiales en ropa, zapatos, sombreros e incluso estuches de celular. “Me ha tocado ir aprendiendo, conociendo las telas, probando en mi propia ropa, viendo cuáles técnicas aplicar para cada producto”, explica Isabel. Los diseños son variados en texturas, colores y formas, donde los más cotizados son las flores y líneas simples en jeans. A la artista puede tomarle desde un par de horas hasta un día entero pintar una pieza, dependiendo de la complejidad. Es interesante ver cómo tan solo dándole un toque artístico a la prenda, sea grande o pequeño, esta cambia totalmente. La ropa dura el tiempo que cada uno decida, si se mancha, rompe o decolora existen opciones ingeniosas para remediarlas. Al fin y al cabo, las prendas que uno selecciona día a día para vestir son las que representan su estilo y personalidad.

La sobreproducción de textiles, el sobreconsumo, la contaminación del agua, entre otras, son razones por las que “aportar al menos un granito de arena es importante”. Isabel cuenta, que aun sin estar involucrada en la industria de la moda, sabe de la alta contaminación que produce. Por esto Reusarte tiene la intención de seguir creciendo en el mercado nacional e internacional, eventualmente, como un método sustentable y creativo.

La compra y venta de segunda

es de primera

Grandes espacios que gestionan la comercialización de ropa de segunda mano han pisado fuerte los últimos años. El mercado nacional da la oportunidad de probar nuevos métodos de consumo que sean ambiental y socialmente conscientes. Ya se han visto algunas plataformas digitales que compaginan con esta ideología de moda circular, una de ellas es NiftyMark. Una aplicación pionera en el país que mueve la compra y venta de segunda mediante una comunidad social, consolidada en 2020 por Apri León, graduada en Marketing y Comunicación de Moda, y su socia Karen Rojas. Este proyecto se basó en el concepto de la aplicación estadounidense Rent the Runway, con el fin de vestir a la moda y con estilo circulando nuestra propia ropa. Al conversar con Apri, cuenta cómo en el país no existía una aplicación que masifique el nicho de compra y venta de prendas de segunda. “Quisimos impulsar la adquisición de prendas usadas que estén en buenas condiciones. Poco a poco fuimos investigando sobre cómo desarrollar esta app con la ayuda de programadores web y pudimos ya sacarla para IOS y Android”, explica Apri.

NiftyMark es una aplicación similar a Instagram, que permite la publicación de fotografías, el uso de hashtags, crear tu propio perfil y construir una comunidad de seguidores, por lo que el nicho de mercado es para jóvenes que sepan manejar redes sociales. Fue creciendo y conociéndose mediante la cuenta de Instagram, donde hacían reuniones en vivo y asociaciones con diseñadores para vender sus colecciones a través de la app. “Queremos hacer alianzas para ser nosotras un canal de ventas para estos diseñadores que no saben qué hacer con colecciones pasadas”. Esta también es una oportunidad para beneficiar al país económicamente, ya que el dinero circula con ropa que ya existe dentro de esta comunidad. “Hemos sentido que la pandemia nos ha ayudado a crecer porque, mientras algunas empresas quebraron, nosotros dimos la oportunidad, a muchos que se quedaron sin trabajo, a generar ingresos mediante la aplicación”, afirma Apri.

Hace poco, NiftyMark trabajó en una colección cápsula piloto con algunos colaboradores. Trabajaron con upcycling, costureros, insumos e hicieron una campaña de difusión con la ayuda de estilistas y comunicadores, todos con el fin de conectar el trabajo de profesionales con el mismo frente hacia la moda responsable. En realidad, el sentido de conversar sobre el desarrollo de estos proyectos y el alcance que han tenido, con las limitaciones de la covid-19, nos lleva a repensar en la forma que producimos y consumimos moda. Conviene profundizar en el cambio de sistema lineal económico a uno circular, pues es una alternativa que resulta más rentable local y globalmente, proporcionando nuevas oportunidades ambientales y sociales.

¿Te resultó interesante este contenido?
Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Si eres suscriptor de la Revista impresa, inscríbete sin costo para acceder a la edición digital.

Si eres suscriptor de la Revista impresa, inscríbete sin costo para acceder a la edición digital.

Recibe contenido exclusivo de Revista Mundo Diners en tu correo