Millennials descubren.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Millennials descubren.

Por María Fernanda Ampuero.

Ilustración: Maggiorini.

Edición 439 – diciembre 2018.

Firma--AmpueroSupongo que está en nuestra naturaleza: desacreditamos a las generaciones que nos siguen porque bailan música que no entendemos, visten como ya no podemos vestirnos, se las arreglan (demasiado) bien sin nosotros y nos llaman carcamales porque todavía somos quienes pueden poner las reglas.

Cuando éramos adolescentes mi hermano mayor y yo, mi papá —que lo sabía todo y lo que no sabía se lo inventaba— no nos entendía ni intentaba hacerlo. ¿Para qué? Él era el adulto y nosotros unos pendejos.

Nuestros casetes de Depeche Mode o de The Cure no tenían ningún valor para él. Ninguno. A él lo que le gustaba era Mocedades y Enrique Guzmán y cargaba unos portacasetes gigantes en el carro cuando nos íbamos de viaje. Ahí no había democracia, sino una dictadura férrea contra nuestros gustos. Su desdén por la música de nuestra juventud era tan brutal que mi hermano todavía recuerda el día en que, tonto él, le pasó un casete de rock latino para que mi papá lo pusiera en el carro después de seis horas de boleros y tangos.

—Papi (voz temblorosa), ¿puede poner este casete?

—A ver, pasa.

Lo que siguió fue brutal. En pleno páramo mi papá abrió la ventana del carro y aventó con todas sus fuerzas el adorado casete de mi hermano, ese que le había costado sangre y lágrimas grabar sin que se metiera la voz del locutor de 96.5 o de I99. Todavía recordamos ese momento con estremecimiento. El resto del viaje fuimos en silencio, maldiciendo a Papá Noel por habernos regalado ropa en vez de walkmans.

Todo el mundo fue en algún momento el joven bobo que no sabe apreciar la música de verdad, el arte de verdad, el sacrificio de verdad, la vida de verdad. Mi abuelo seguramente se moría de iras al ver a mi papá con el pantalón pata de elefante y mi papá odiaba nuestra afición por la ropa de moda en los ochenta (“yo no voy a pagar por ropa desteñida, carajo”).

Hoy todo el mundo habla de los millennials, la generación que tiene entre quince y veinticinco y que ha vivido toda su vida en la era digital, es decir, conectados a Internet. Esos chicos y chicas son objetos de grandes mofas (Millennials descubren es una cuenta de Twitter que los ridiculiza) porque su mundo no es el nuestro (como el de mi papá no era el de mi abuelo) y viven las dos realidades, la virtual y la analógica con igual intensidad. Son rápidos, son globales, son eficientes y, también, son insoportables porque, así como los mayores desprecian a los que vienen detrás, ellos nos miran como si fuéramos australopitecus comiéndose la carne cruda a mordiscos animales.

Por mi parte yo envidio profundamente a los millennials: todas las inquietudes que destrozan la cabeza de un adolescente se pueden resolver con Google (¿esto es normal?, ¿soy normal?), sea cual sea tu tribu o tu inclinación pueden encontrar hermanos en cualquier parte del mundo, las cosas del nacimiento sexual que no nos atrevíamos a preguntar a nuestros padres o profesores las responden de forma divertidísima la serie Big Mouth o el libro Amiga date cuenta, nada es bueno o malo, los géneros pierden esas fronteras tan tajantes, se pueden comprar la ropa del estilo y la talla que quieren en Internet, aprenden lo que sea en un tutorial de YouTube.

No soy boba, no estoy idealizando la tecnología. Sé que hay espantos innombrables detrás del anonimato de la red, pero también sé que los había en nuestra juventud y nadie nos hablaba de ellos porque los adultos preferían callar a hablar de cosas que consideraban vergonzosas.
Yo, por mi parte y como tía de una millennial, me muero de la envidia de todas las cosas que saben y de la libertad sexual, ideológica, estética, idiomática y emocional con la que cuentan. Son unos genios. Cuando veo la increíble madurez de mi sobrina me comparo con ella a su edad y hasta me da pena por esa mariafernandita adolescente que tenía tantas preguntas y solo a su hermano para responderlas, otro adolescente confundido.

También le envidio a mi sobrina los viajes en el carro de mi hermano porque él, que recuerda a fuego el incidente del casete, siempre le deja poner su música y hasta se pega unos reguetones —él que es tan Soda Stereo— para estar más cerca de su hija millennial

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

BOCATA Link

Juegos online

Nunca antes, como en este 2020, se dispararon las descargas de aplicaciones. Gracias a ellas, se alivió el confinamiento y algunas se quedaron en casa.

En este mes

El hombre que fue otros

Por José Luis Barrera Edición 457 – junio 2020 Un nombre a la medida Incluso antes de trasladarse a Francia, la madre de Roman Kacew

En este mes

David Rojas, autodidacta al servicio del arte

Por Martín Córdova. Fotografía: Pancho Feraud. Edición 457 – junio 2020. Los músicos ecuatorianos son, casi por obligación, artistas independientes que en su mayoría dependen

Columnistas

Un eterno presente

  Por Rafael LugoIlustración: Tito MartínezEdición 457-Junio 2020 Además de matar a Dios, el sabio Friedrich Nietzsche escribía poemas de inusitada sensibilidad que hablan a

También te puede interesar

Huilo Ruales

La excuelita

Por Huilo Ruales   1 Dos canchas de básquet y una de índor, más los contornos para carreras, los baños y el kiosco de las

Ana Cristina Franco

El amor apesta (pero no lo bastante)

Por Ana Cristina Franco Chavela Vargas dijo que el amor es un invento de una noche de borrachera. Sería lindo pensar así, pero no, eso

Columnistas

Leche negra de la madrugada.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 449 – octubre 2019. La línea 72, como siempre, tiene asientos vacíos. Me coloco al fondo, en el

Columnistas

Dogville o los inocentes criminales.

Por Gonzalo Maldonado Albán. Edición 454 – marzo 2020. La película transmite una angustiante sensación de claustrofobia. Aquella sensación se consigue porque todo el filme

Columnistas

Presagio.

Por Salvador Izquierdo. Ilustración: Diego Corrales. Edición 450 – noviembre 2019. Afuera del edificio donde vivo había una rata muerta. Echada en posición horizontal sobre

Columnistas

La nave mecanógrafa.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edicón 452 – enero 2020. Un buen tipo el director. Un hombre solitario y adusto, como su traje, como