Mi madre, la extremista
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Mi madre, la extremista

Por Jorge Ortiz
Edición 456 – mayo 2020.

Cuando llegó a Moscú, en mayo de 1960, con un pasaporte checoslovaco y una identidad falsa, fue recibido con honores de Estado. Era, al fin y al cabo, un adalid de la causa socialista, que en las semanas siguientes fue honrado, sucesivamente, con la Medalla de Oro, la Orden de Lenin y el título privilegiado de Héroe de la Unión Soviética. Todo lo cual (recibimiento y condecoraciones) ocurrió tras un velo de secreto absoluto y discreción total: había que celebrar al hombre insigne, pero había que hacerlo de tal manera que no se enterara nadie…

Y es que veinte años antes, en agosto de 1940, Ramón Mercader había asesinado en su refugio de Coyoacán, México, a León Trotski, partiéndole el cráneo con un piolet, un hacha de montañista, en acatamiento de una orden personal de Stalin (“Mi hijo, el asesino”, Mundo Diners 455, abril 2020). El crimen horrorizó al mundo. Antes de caer, agonizante, Trotski dio un alarido de espanto y dolor que alertó a sus guardianes. El asesino fue capturado de inmediato, mientras sus cómplices, que lo esperaban con un automóvil para la fuga, huían despavoridos del lugar. Mercader fue condenado a veinte años de cárcel. Cuando salió, en 1960, viajó a Moscú. Pero, con Stalin ya muerto, la dirigencia soviética prefirió evitar las celebraciones públicas. Y los homenajes fueron secretos.

Ramón Mercader había nacido en 1913, en Barcelona, en una familia de la burguesía catalana. Pero el hogar paterno zozobró pronto, afectado por la enfermedad de su padre y, sobre todo, por los vaivenes emocionales de su madre, Caridad del Río, que se dedicó a la vida bohemia, se enredó en amores al paso, se unió a círculos anarquistas, cayó en la adicción a la morfina y fue encerrada en un manicomio. Al salir, en 1925, se emparejó con un piloto comunista francés y, con él, Caridad se fue a vivir a Francia, llevándose a sus cinco hijos.

La fidelidad de Caridad del Río Hernández a la URSS fue correspondida. Hasta su muerte, la “madre del asesino de Trotski” recibió una pensión de Moscú y el día de su defunción, en 1975, la embajada soviética en París se hizo cargo de su funeral en el cementerio parisino de Pantin.

Ramón quería ser maître de hotel, por lo que en 1928, cuando el piloto abandonó a su madre y ella se regresó a Barcelona, él se quedó en Toulouse, estudiando y ganándose la vida como podía. Eran tiempos difíciles, con el mundo sumido en la pobreza y el abatimiento que dejaron la Primera Guerra Mundial y la pandemia global de ‘Gripe Española’. La pobreza era masiva, el desempleo también. En ese ambiente de escasez y desesperación, la radicalización política fue rápida y las calles se volvieron violentas y hostiles. En 1931, cuando fue proclamada la República Española, Mercader volvió a Barcelona.

Para entonces, Ramón ya era un comunista de hoz y martillo: la prédica de su madre, cuyos naufragios emocionales la habían llevado a una militancia marxista rotunda y extrema, había dado sus frutos. Y en esos años de convulsión, en los que España se acercaba día tras día al precipicio de una guerra civil, Caridad y Ramón, cada uno por su lado, se dedicaron al activismo más resuelto y radical. En junio de 1935, Ramón fue apresado y encerrado en la cárcel. No se amedrentó: salió en febrero de 1936 dispuesto a luchar arma en mano por la revolución que, en esos meses turbulentos, parecía inminente.

Cuando estalló la Guerra Civil Española, en julio de 1936, se unió a la Columna Durruti para combatir contra los militares sublevados, donde se reencontró con su madre, que también estaba en las trincheras del frente de Aragón. Allí, Caridad fue herida. También Ramón, unas semanas después. Madre e hijo volvieron a encontrarse, convalecientes, en un hospital de Lérida. Con el alta médica, Caridad se fue a Francia para cumplir alguna misión encomendada por la NKVD, el servicio secreto soviético, que la había reclutado en 1934 o 1935. Ramón volvió a las trincheras hasta abril de 1939, cuando terminó la guerra con la derrota de la República.

Por entonces habría ocurrido un diálogo que habría trazado para siempre el destino de Mercader. Ramón hablaba con su madre:

—Ahora que la guerra terminó, quiero quedarme a vivir en España.

—Tú no quieres nada. Ninguno de nosotros quiere nada. Sólo hacemos lo que quiere el Partido.

—Me niego.

—Métete esto en la cabeza de una puta vez: tú no piensas, sólo obedeces; tú no actúas por tu cuenta, sólo ejecutas; tú no decides nada, sólo cumples; tú no piensas, yo tampoco pienso, el camarada Stalin piensa por todos nosotros.

Sea como fuere, Ramón viajó a México, sedujo a Sylvia Ageloff, una estadounidense que era asistente de Trotski, y con ella entró en la casa de Coyoacán. De acuerdo con lo previsto, Mercader mató a Trotski, pero fue capturado ahí mismo. Entre los cómplices que lo esperaban afuera, que huyeron en cuanto las alarmas sonaron, estaba su madre… 

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Columnistas

¿Qué pasará mañana cuando te hayas ido?

Por María Fernanda Ampuero El otro día vi un documental que explicaba que la talidomida, ese fármaco alemán espantosamente famoso por causar miles de malformaciones

En este mes

El cubo de Rubik

Es considerado el juguete más vendido del planeta, con más de 350 millones de ejemplares. Este año se cumplen cuatro décadas desde su lanzamiento y

En este mes

Un resto inaccesible al consuelo

Por Daniela Alcívar Bellolio Edición 459 – agosto 2020.Ilustraciones: Shutterstock No hay palabras que puedan presentar con justicia este texto, pero lo intentamos: si hay

En este mes

Los gatos y los escritores

Por Julia Gutiérrez. Fotografía: Shutterstock. Edición 459 – agosto 2020. En todos los tiempos los escritores se han sentido fascinados por los felinos. La literatura

BOCATA

Ray Bradbury

El escritor estadounidense inspiró a varias generaciones de lectores a ir más allá de los límites del planeta Tierra y soñar con la exploración espacial,

También te puede interesar

Arqueología

Lecciones para buscar tesoros

Por Soraya ConstanteFotografía: ShutterstockEdición 457 –  junio 2020 Para encontrar, dicen, hay que buscar. Pero lo cierto es que no todo el que busca encuentra.

Entretenimiento

Mi hijo, el asesino.

Por Jorge Ortiz Edición 455 – abril 2020. Eran tiempos revueltos y de incertidumbre enorme, en los que el mundo se desbarrancaba hacia otra gran

En este mes

Retratos centenarios

Texto y fotografías: Jorge Vinueza Edición 459 – agosto 2020. En el centro del parque Centenario se encuentra, desde hace mucho tiempo, un personaje que

Entretenimiento

La gira del carrusel.

Por Catherine Yánez Lagos. Fotografías: Paulina Vallejo. Edición 417 – febrero 2017. Las festividades deciden el dónde y los recursos del dueño hacen posibles las

Entretenimiento

El demonio y Whitney Houston

Por Eduardo Varas Esto no es una historia de amor. Peor de amor propio. Pero hay mucho de eso, sobre todo porque para algunos ‘expertos’