Skip to main content

María José Argenzio, contra el oro y el linaje.

por Daniela Merino

Edición 450 – noviembre 2019.

Con nombre y apellidos, madera talla, papel japonés con aplicaciones de orete y cortinas de terciopelo, 2017.
Con nombre y apellidos, madera talla, papel japonés con aplicaciones de orete y cortinas de terciopelo, 2017.
Fotografía: archivo María José Argenzio.

Argenzio no es un apellido ecuato­riano. María José lleva sangre italiana en sus venas. Hace poco obtuvo su pasaporte que le permite entrar a cualquier país de Europa, entre otras múltiples ventajas y privilegios que tienen los europeos y que todos conocemos. Esto es algo de lo cual se puede sentir muy orgullosa. Algo de qué jactarse. Para su familia ha sido un gran triunfo reafirmar en papeles que su verdadero origen está en el viejo conti­nente.

Desde que era niña, María José re­cuerda a su familia, más que nada del lado paterno, en una búsqueda constante de un linaje azul, de ese origen puro que clara­mente los separe de los otros. Ha sido una obsesión imposible de ser disuelta en el tiempo, a pesar de la fuerza con que la rea­lidad se pinta a su alrededor.

Has llegado al límite de artículos gratis para este mes.
¡Lee sin límites! HAZTE PREMIUM o Iniciar sesión

Etiquetas:

Autor

Acerca de Daniela Merino

Quito, Ecuador, 1977. Artista visual y docente. Fotografía Documental, International Center of Photography, NY. Máster en Estudios de Cine y Nuevos Medios, The New School, NY. Crítica de cine y arte para revista Mundo Diners. Artista en Arteducarte desde 2015. Ha expuesto en Ecuador, EEUU, México, Inglaterra y Japón.
SUS ARTÍCULOS