Skip to main content

Mamá, ¿qué te gustaría ser si vivieras?

por María Fernanda Ampuero

Por María Fernanda Ampuero
Edición 462-Noviembre 2020

Firmas001a 2
IMG 1304

A Quino, por mi feminismo.

Por supuesto que conocía a Mafalda: sus viñetas estaban por todos lados; Bernard, el de El show de Bernard, la tenía sobre su piano y la idolatraba, pero, sobre todo, esa niña preguntona, regordeta y de pelo extraño era una copia argentina de la niña preguntona, regordeta y de pelo extraño que era yo.

Unas vacaciones nos mandaron a mi hermano y a mí a Machala a visitar a nuestros tíos recién casados y resultó que mi tío Ricardo, una de las personas que yo más he amado en la vida, tenía la colección completa de las historias de Mafalda y también las otras viñetas de Quino, aquellas que eran puro arte, pura rebelión, pura conciencia social.

Nunca olvidaré la devoción con la que me lancé a esos libros, ¿los recuerdan? Eran rectangulares y cada portada tenía un color. Leí Mafalda como se lee una novela. Casi puedo verme en esa casa diminuta de mis tíos completamente poseída por la historia de esa niña, su globo terráqueo, su tortuga Burocracia, su hermanito que no podía pronunciar la r (¿se acuerdan que le querían enseñar a decir tortuga y fue tan frustrante que al final el muy malcriado preguntó: “¿y si mejod la pateo?”?) y, sobre todo, su grupo de amigos.

Esas vacaciones me cambiaron la cabeza para siempre.

A cuántos de nosotros les habrá pasado lo mismo, ¿no? El rechazo y la burla que causaban el clasismo y el racismo de Susanita, la gracia triste del capitalismo feroz de Manolito, las ansias de cambiar el mundo de la chiquitita Libertad, el agobio tan grande como la vagancia de Felipe (no hay mejor imagen para los ultimahoristas como yo que la de Felipe sentado en la silla en todas las viñetas diciéndose que ya va a hacer los deberes) y la candidez de niño filósofo existencialista de Miguelito. 

[rml_read_more]

A todos siento que los conozco como si en verdad los hubiera conocido en carne y hueso. Como si hubiera sido amiga de Mafalda, hubiera ido a su casa, le hubiese hecho carantoñas a Guille y hubiese dado con ella vueltas al globo terráqueo preguntándome también dónde le duele.

Creo que cada vez que he conocido a alguien nuevo en la vida le he pasado el mafaldómetro y le he comparado con todos los personajes a ver con cuál hace match. Y claro, he conocido susanitas, manolitos, felipes, miguelitos y libertades, estas últimas son las amigas que llamo hermanas. Cuando conocí a mi amor, que es gallego como don Manolo, me daba mucha gracia que cada vez que se cortaba el pelo le pasara lo mismo que a Manolito: volvía de la peluquería con el pelo ya creciéndole. Sin embargo, él era un miguelito.

Quizás lo más importante que me dio Mafalda, de tanto y tanto que me dio, fue la conciencia feminista. La viñeta en la que Mafalda le pregunta a su mamá que está atareadísima lavando la ropa: “mamá, ¿qué te gustaría ser si vivieras?”, caló hondísimo en mi corazón de niña.

¿Por qué la mamá de Mafalda no vive? ¿Y la mía? ¿Mi mamá vive?

Jamás he dejado de pensar en esa viñeta. Me prometí a mí misma que, pasara lo que pasara, yo viviría, y eso fue gracias a Mafalda, a su creador Quino y a la pregunta más aterradora que se puede hacer una mujer: “¿estoy viviendo?”.

¿Y ustedes, amigas, están viviendo?

Autor

Acerca de María Fernanda Ampuero

(Guayaquil, 1976). Escritora y periodista. Su último libro es Sacrificios Humanos (Páginas de Espuma, 2021).
SUS ARTÍCULOS