Los pezones de Paulina
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Los pezones de Paulina

Por María Fernanda Ampuero

LOS-PEZONES-DE-PAULINA

Me parece que fue García Márquez quien dijo que no hay nada más hermoso en la creación que una mujer hermosa. Yo suelo estar casi de acuerdo con esa frase. Digo casi porque ver a un hombre hermoso leyendo hace que reverbere en mí aquella locura estética de la que hablaron los griegos.

Pero al ver a Paulina desnuda, tuve que estar de acuerdo con García Márquez.

Paulina Obrist fue portada de diciembre de la revista SoHo y sus fotos, del maravilloso Juan Reyes, me provocaron eso que se llama síndrome de Stendhal, la enfermedad buena que produce el goce estético.

Esto es lo que cuenta que sintió el escritor francés en su libro Nápoles y Florencia, un viaje de Milán a Reggio: “Saliendo de Santa Croce, me latía el corazón, la vida estaba agotada en mí, andaba con miedo a caerme”.

Fue lo que experimentamos todos los que vimos a Paulina en SoHo.

Miento. No todos.

Los que compartimos la portada en Facebook tuvimos que aguantar primero la censura de la gente que se piensa de bien y es de mal, y luego la de la propia red social que simplemente la sacó de nuestros muros “privados” porque era, así dijeron, contenido inapropiado.

Si la ira fuera morada, ahorita yo sería una uva.

Verán, una mujer que seguro está convencida de que es la crème de la crème, o sea una señora, carajo, no esa chica suelta de cascos que posa en tetas, le dijo a un amigo que por qué ponía esas cosas —“esas cosas”, o sea la portada de SoHo— en su Facebook si sus nietos podían verlo.

Horror. Pezones. Escándalo.

Digo yo, que soy maliciosa, que lo primero que habrán visto los nietos de esa señora serían unos pezones, unas tetas, ¿o no?

Entonces, ¿qué es lo que repugna y atemoriza del cuerpo de una mujer que, libremente y desde el poder, decide posar sin ropa? ¿Señora: en verdad los preciosos pezones de Paulina son una amenaza?

Cómo me gustaría que esa misma reacción, tan visceral, surgiera frente a las imágenes de obscena —sí, ahí sí obscena— desigualdad, de trabajo infantil, de violencia contra las mujeres, de niños trabajando. Eso, señora mía, debería aterrorizarle que vieran sus nietos.

Mientras más vieja estoy, menos entiendo una hipócrita sociedad que se escandaliza con el posado de una mujer bella, pero no con que haya gente que tenga el 90 por ciento de la riqueza mientras el diez por ciento hace malabares para vivir.

Esa energía para censurar a Paulina, a nosotras, las que somos como ella, sería valiosísima para exigirles a los Gobiernos el cambio, para redistribuir la riqueza empezando por nuestras casas, para repensar el trato que le damos a quien trabaja con nosotros, para no escandalizar a nuestros hijos y nietos con nuestra complicidad ante la maldita violencia de la desigualdad social.

Para ser, no sé si me explico, una buena persona y no una persona de mierda.

Yo prefiero que este país esté tapizado de pezones, de todos los colores, formas y tamaños, libres pezones en libres tetas de cualquier forma y condición: pezones costeños, serranos, amazónicos e insulares. Pezones jóvenes y viejos, míos, que yo me ofrezco, y mi mamá también.

Prefiero ver en pelotas a todas las mujeres de este país y a las emigrantes y a usted también, señora, a que sigamos viendo gente que lucha por conseguir un maldito dólar al día para dar de comer a sus hijos, y que esto pase año tras año, sin que nosotras digamos ni una sola palabra, sin que eso sea lo que de verdad nos horrorice.

Y, ¿sabe qué?, sáquese el sostén, señora, va a ver qué delicioso se siente.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

En este mes

Ojo en la hoja

Al oeste del EdénEn un lugar de Estados UnidosJean SteinAnagrama, 2020, Kindle El poder del dinero o el dinero que da poder. Esa es la

Columnistas

El cuento de la criada o la distopía actual

Por Anamaría Correa Ilustración: María José MesíasEdición 460-Septiembre 2020 ¿Quién es capaz realmente de descifrar los intricados recovecos de la psiquis? No bastaba con estar

BOCATA

Inteligencia artificial+algoritmos

Fotografía:ShutterstockEdición 460-Septiembre 2020 Una fórmula ganadora y prometedora en el campo de la composición musical. La composición, ejecución y grabación musical se impregnaron de tecnologías

Arte

Jaime Andrade en cuatro tiempos.

Por Milagros Aguirre Andrade. Fotografías: Daniel Andrade y archivo JAH. Edición 460 – septiembre 2020. I La infancia es un lugar feliz que habita en

También te puede interesar

María Fernanda Ampuero

Tú no eres una mujer

Por María Fernanda Ampuero Mi ginecóloga se llama Carmen. Carmen se levantó, dio la vuelta a su escritorio, se sentó a mi lado y me

Columnistas

España.

Por María Fernanda Ampuero. Ilustración: Maggiorini. Edición 444 – mayo 2019. Llevo muchos días pensando en España. Extrañándola. Mi España, mi tierra durante casi quince

Columnistas

¿Con qué reemplazamos las sonrisas

Por María Fernanda Ampuero Edición 458-Julio 2020 Ilustración: Mauricio Maggiorini Soy una persona sonriente. A veces quisiera no serlo tanto, yo qué sé, verme seria

María Fernanda Ampuero

Ir a la batalla con una sonrisa

Por María Fernanda Ampuero Leo Cómo ser mujer de Caitlin Moran porque todo el mundo está leyendo Cómo ser mujer y quiero saber por qué.

María Fernanda Ampuero

Actos de fe

Por María Fernanda Ampuero “La fe es la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve” (Heb, 11:1)

Columnistas

La última mujer sobre la Tierra

Por María Fernanda Ampuero Ilustración: Mauricio Maggiorini Edición 457-Junio 2020 El pasado Domingo de Ramos mi hermano me envió una foto de mi mamá con